“175, ven y cuéntanos”: El Alcoraz en el recuerdo

Celebración del ascenso a Segunda A en Huesca. | MADERO CUBERO
El 24 de junio de 2007, el Córdoba logró el ascenso a Segunda A en Huesca con Emilio Vega como director deportivo | La afición ideó un memorable cántico tras la 'invasión' de la grada oscense

Quizá no tuviera la magnitud que el ascenso rememorado hace apenas un par de días. Posiblemente no resultara tan mágico. La diferencia entre uno y otro está clara: el retorno a Primera necesitó 42 años de espera. Sin embargo, la tarde del 24 de junio de 2007 no dejó de ser importante tanto para el Córdoba como para su afición, que celebró entonces la vuelta, cuasi inmediata, a Segunda A. Aún cuando en la memoria colectiva continúa aquel partido de Las Palmas, del que se cumpliera un año el pasado lunes, el recuerdo de ese otro en Huesca permanece imborrable y de manera especial entre los aficionados del conjunto blanquiverde. Precisamente este miércoles hace ya ocho años, exactos, del duelo en el que El Alcoraz acogió la celebración califal por un salto de categoría que no por perseguido dejó de ser motivo de fiesta. El equipo volvía a ser de plata y además espantaba los fantasmas de un futuro incierto, que habría sido de no lograr el objetivo. Por cierto, el director deportivo entonces era un tal Emilio Vega Arias, al que Rafael Campanero había incorporado al organigrama del club de cara a esa temporada 2006-07.

El Córdoba afrontaba el choque en tierras aragonesas con una más que clara ventaja en la eliminatoria después de vencer en el duelo de ida por 2-0. Al equipo que dirigía Pepe Escalante le servía incluso la derrota, siempre que no fuera por una renta mayor de dos tantos. Por su parte, el Huesca trataba de generar un ambiente completamente hostil -en términos deportivos, se entiende-, con un estadio lleno hasta la bandera y escasa presencia de aficionados blanquiverdes. Es lo que buscó e intentó la entidad azulgrana, aunque no lo consiguió. La remesa de entradas para la hinchada visitante fue de poco menos de 200 -el número exacto nadie lo olvida por estos lares-, si bien los seguidores se afanaron en incrementar la cifra. Y ellos si alcanzaron su meta. Al final, fueron más de siete centenares los que se dieron cita en El Alcoraz, del cual llenaron -también de colorido y animación- uno de sus fondos. Tan memorable resultó ese primer triunfo, gracias al ingenio del cordobesismo, como el cántico que a lo largo de aquella calurosa tarde del 24 de junio de 2007 recordó a la directiva local que había más cordobesistas de los que pretendía. Aquella sencilla letra de "175, ven y cuéntanos" quedó como un himno oficioso para la posteridad.

Apretaba el calor cuando comenzó el encuentro, a las 18:30, algo que no impidió que el ambiente del vetusto estadio oscense fuera el de las grandes citas. El Córdoba y su afición se las prometían felices, pero al paso por el minuto 23, todo se tornó oscuro. Un error defensivo lo aprovechó Camacho para batir a David Valle. Surgía la duda en la grada que ocupaban los hasta entonces animosos seguidores blanquiverdes, entre los que también se encontraba Fernando Peña, entonces vicepresidente económico del club. El Huesca estaba fuerte sobre el césped y su hinchada se mostraba ruidosa. Otro gol local podía suponer el principio del fin. Pero al filo del descanso, todo cambió en un instante. En un lanzamiento de córner, Sorribas evitó con la mano que el balón entrara en su portería tras un rebote en el cuerpo de Julio Pineda. El árbitro lo vio -o mejor dicho, su asistente- e impartió justicia: decretó penalti y enseñó la roja al defensa. Fue en ese momento cuando el tiempo pareció detenerse. Dani se encargó de ejecutar la pena máxima. Lo hizo con frialdad, casi la misma con que el balón se introdujo en la meta defendida por Falcón, que a punto estuvo de parar. El lateral no había lanzado un penalti en un partido en toda su carrera deportiva.

El empate obligaba a los azulgrana a materializar tres goles más, una opción que a lo largo de la segunda parte se fue desvaneciendo lentamente. Comenzaba una fiesta sin fin, que también vivió el que hoy es director deportivo del Córdoba, Emilio Vega, que aquella temporada fue el encargado de confeccionar una plantilla de absolutas garantías. Aquel 24 de junio de 2007, con Javi Moreno fuera de combate por una lesión, El Alcoraz se convirtió en escenario de una gran celebración en blanco y verde. Entre la risa y el llanto de felicidad, el cordobesismo tocó el cielo donde no quisieron que pudiera verlo.

LA FICHA

HUESCA, 1: Falcón, Robert, Suárez, Rangel, Edu Roldán, Sorribas, Nacho Jara (Hernández, 50´), Rodri, Valdés, Camacho (Borja, 81´) y Roberto (Rudy, 66´).

CÓRDOBA, 1: David Valle, Dani, Pierini, Aurelio, Diego Reyes, Guzmán (Rubén, 86´), Juan Navarro (Endika, 57´), Esteban, Arteaga, Julio Pineda (Javi Flores, 77´) y Asen.

ÁRBITRO: Sánchez Maroto (Comité Vasco). Mostró tarjeta amarilla al local Rodri y a los visitantes Juan Navarro y David Valle. Expulsó con roja directa al local Sorribas (44´)

GOLES: 1-0 (23´) Camacho. 1-1 (46´) Dani, de penalti.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la vuelta de la eliminatoria final del play off de ascenso a Segunda A, disputado en El Alcoraz ante unos 6.000 espectadores y con presencia de unos 750 aficionados del Córdoba.

Etiquetas
stats