Ven, siéntate y me lo cuentas

.

Como quien se deshace de una parte de su ser. Como quien desnuda su alma. A veces, los secretos esconden las miserias más profundas del ser humano. O los deseos más anhelados. Revelar un secreto puede suponer una traición y, a su vez, una liberación. Pero para la cantante India Martínez significa, ahora, una huida hacia la felicidad.

Si te quedas, te cuento un secreto. Y el Teatro de la Axerquía obedeció. Las más de 3.000 personas que abarrotaron el teatro fueron testigos de cómo la cordobesa iba confesándose poco a poco. Ha tardado pero, al final, lo ha conseguido. No ha sido hasta el séptimo disco de su carrera, Te cuento un secreto, cuando la cantante ha decidido abrirse a su público; despojarse de todos aquellos temores y prejuicios que han marcado, de una manera u otra, sus anteriores álbumes.

India llevaba dos años sin actuar en Córdoba capital. No lo hacía desde La Noche Blanca del Flamenco de 2015. Ahora sabemos que, desde ese momento, se encontraba refugiada en su estudio para que a base de prueba y error, salieran cada una de las canciones que componen Te cuento un secreto.

Enérgica y positiva, la artista cordobesa deleitó al público que, en algunas ocasiones, se encontraba en silencio. Apenas murmuraba. Y si cantaba, lo hacía al oído de la persona que tenía al lado. Porque los quejíos de India hacen que cierres los ojos y te limites simplemente a escuchar. Una realidad está clara: la música de esta artista se incluye dentro del perfil pop. De hecho, este disco lo potencia aún más. Sin embargo, no es menos cierto que India no ha bebido del pop; lo ha hecho del flamenco y de la copla que ha escuchado desde niña en el barrio de Las Palmeras. “No podía haber nacido en otro lugar”, afirmó la artista en el concierto.

Además de los éxitos de este último disco, como La última vez, Aguasanta o Te cuento un secreto, India versionó la canción Gris, que canta en el álbum junto con Prince Royce. Eso sí, no estuvo sola. Las más de 3.000 voces presentes en La Axerquía se “subieron al escenario” e hicieron las voces de Prince Royce.

Rompiendo temores y miedos -con ese objetivo nació Te cuento un secreto-, India cogió su guitarra e interpretó la canción Corazón hambriento. En más de una ocasión ha reconocido su recelo a tocar este instrumento en público. Pero, ¿cómo no hacerlo en su tierra? Tras esta interpretación vinieron otras: 20 vidas, Hoy, Todo no es casualidad y Olvidé respirar, momento en que los móviles dejaron de grabar y se convirtieron en pequeñas luces que hicieron brillar aún más a la cantante.

Pero la guitarra no fue el único instrumento que India tocó en su concierto. La sorpresa vino al final de la noche cuando la artista contó con la colaboración de alguien muy especial: el cantante Pedro, de tan sólo 10 años, y que ha participado en la última edición de La Voz Kids. Juntos interpretaron 90 minutos en una unión de voces que supuso el éxtasis del público. Precisamente fue la interpretación que Pedro hizo de la canción 90 minutos la que permitió entrar en el concurso.

“Como saltar desde un paracaídas”. Así se sintió la artista al tener delante a su “tierra”. Porque los secretos pesan menos si se cuentan a través de la música. O si tienes enfrente a unos ojos que te salvan del naufragio de la sinceridad.

Etiquetas
stats