De recaudar fondos para su obra a llenar el Gran Teatro: el éxito de un musical hecho por cordobeses

Representación de 'Emily, la eterna prometida'.

Emily, la eterna prometida es una obra que pudo ponerse en marcha gracias a la apuesta de decenas de personas por la cultura. La compañía cordobesa Drama Cats Teatro quiso en 2017 dar vida a este musical, para lo que necesitaba unos 3.000 euros para la compra de material. El director de la obra, Jonathan Vázquez, decidió abrir una campaña de recaudación a través de Verkami y consiguió el presupuesto. Tres años después de su estreno en Lucena, el Gran Teatro acogerá su representación el próximo 1 de noviembre. Y lo hará por todo lo alto después de agotar entradas.

Drama Cats Teatro es una compañía formada por más de 50 personas en la que el objetivo principal es la divulgación del arte a través de la interpretación textual, musical y corporal. Fundada en 2015, la compañía ha recorrido varias ciudades de España con más de 15 espectáculos estrenados y, a lo largo de todo este tiempo, se ha consolidado como una compañía de teatro cordobesa de creación con un marcado de estilo propio.

Emily, la eterna prometida es la adaptación teatral de un cuento ruso judío sin autor llamado El anillo. En un pequeño y frío pueblo de Europa del este, el joven Víctor Van Dort (Roberto Vilches), hijo de una familia de pescaderos ricos, pierde los nervios y arruina su ensayo de boda con Victoria (Yumi Ruiz), hija de unos aristócratas en banca rota. Para que de nuevo los nervios no se apoderen de él, se dirige al bosque para aprenderse los votos repitiéndolos una y otra vez, con tan mala suerte de recitárselos a una aparente rama que resulta ser una novia cadáver, Emily (Ángela Gan). Secuestrado por el inframundo y accidentalmente casado con la muerta, Victor no ve el momento de marcharse para reencontrarse con su prometida, quien espera con angustia su regreso.

Escapar del mundo de los muertos no le será tan fácil. Emily lleva esperando durante muchos años su boda y no permitirá de ninguna manera renunciar a su nuevo esposo. Pero el mayor problema de Víctor será el tiempo. Los padres de Victoria están cansados de esperar y, en contra de la voluntad de su hija, han encontrado a Lord Barkis (Gonzalo Cortés), un nuevo sustituto con el que casar a su hija.

El musical está ambientado en la época victoriana y en él intervienen más de 50 profesionales entre actores, coro y cuerpo de baile. Tiene una duración aproximada de 120 minutos, llenos de canciones inéditas, y está enfocado especialmente a un público de entre los 12 y 30 años, aunque también pueden acudir familias. Con esta obra, Drama Cats Teatro ganó los premios a la Mejor Caracterización, Peluquería, Escenografía, Actor Protagonista y Vestuario en la Bienal de Teatro Musical de Andalucía 2017.

Etiquetas
stats