Un profesor de la Universidad de Córdoba descarta que se haya localizado el templo de Hércules

Castillo de Sancti Petri y canal balizado para la navegación actual. B. Misma vista con la bruma apenas unos minutos después.

“Todo tiene un método y no hay ciencia sin método. La teledetección aplicada a la arqueología, tiene el suyo. Y, de no aplicarlo, se fomenta más la vocación de los buscatesoros que la de unos investigadores con responsabilidad patrimonial”. El profesor titular de Arqueología de la Universidad de Córdoba, Antonio Monterroso Checa, ha descartado el presunto hallazgo del santuario de Melqart-Hércules bajo un caño de la Bahía de Cádiz.

Esta semana, la presentación de una investigación en el Centro de Arqueología Subacuática de Cádiz ha ocupado minutos de televisión, horas de radio y muchas páginas publicadas. Los investigadores Ricardo Belizón Aragón y Antonio Sáez Romero, de la Universidad de Sevilla, divulgaron una “hipótesis” sobre el posible hallazgo del mítico templo fenicio-púnico de Melqart y de Hércules en Cádiz, en una zona entre Camposoto (San Fernando) y Sancti Petri, en Chiclana. Estos dos investigadores se han basado en las imágenes del LiDAR para determinar la existencia de una estructura ubicada a una profundidad de entre tres y cinco metros y de unas dimensiones de 300 metros de largo y 150 de ancho.

“El LiDAR no es un RaDAR, es decir, no atraviesa superficies porque es una luz emitida por un sensor activo a la cual se le mide su rebote. Como mucho unos centímetros, con suerte, bajo agua, pueden rescatarse, pero en una superficie indiscriminada. Con el agua, la luz emitida por el LiDAR hace efecto espejo, no traspasa y el procesamiento informático genera un pixelado aleatorio como solución. El RaDAR es una onda radio, que, si puede, en determinadas bandas de frecuencia, atravesar superficies. Son cosas distintas”, arranca Monterroso.

De hecho, este profesor de la Universidad de Córdoba publicó un artículo en la prestigiosa revista Spal de la Universidad de Sevilla en el que planteaba la ubicación del legendario santuario en el Cerro de los Mártires, así como las que anteriormente lo emplazan en el islote del Castillo de Sancti Petri. “Localizar un santuario en un medio marino y salinero errante no es fácil; quizás negar sus posibles ubicaciones pueda serlo más”, detalla Monterroso. “Conocemos los niveles de oscilación del mar y la cota de crecida de la marea en época fenicia-arcaica. Sabemos que, entonces, Cádiz eran tres islas y San Fernando otras dos; y que ninguna lengua de tierra las unía”, explica.

“El ya famoso edificio, en plan hangar aéreo, identificado como el templo de Melqart-Hércules no es más que parte del curso de la lámina de agua de un caño salinero de la bahía”, asegura, para sostener que la técnica usada para localizarlo, el LiDAR, no es válido en un caso en el que hay agua arriba. “El choque con el agua de la luz del LiDAR genera lo que se llama un artefacto: es decir, una mala triangulación de los puntos y un pixelado en forma de triángulos, que puede ser de lo más heterogéneo. Lo mismo ocurre con las rocas de las montañas: el LiDAR no lee bien su deformación y alturas y se pixelan producto anómalas triangulaciones”, concluye.

Monterroso plantea “seguir buscando Melqart-Hércules, con método, con la Universidad de Cádiz y Córdoba como garantes y el Ayuntamiento de San Fernando como patrón del sitio”, merced al acuerdo y al convenio que ya existe. “Todo ello con los sensores y experiencia que tenemos las universidades de Cádiz y Córdoba, que son un referente científico nacional e internacional en estos aspectos”, concluye.

“¿Qué hacemos ahora? Seguir buscando Melqart-Hércules, con método, con la Universidad de Cádiz y Córdoba como garantes y el Ayuntamiento de San Fernando como patrón del sitio. Por supuesto, por nuestra parte, también con la Junta de Andalucía como responsable de la tutela de la memoria de todos los andaluces, y con el Centro de Arqueología Subacuática como institución de absoluta referencia en arqueología de este medio. Todo ello con los sensores y experiencia que tenemos las universidades de Cádiz y Córdoba, que son un referente científico nacional e internacional en estos aspectos”, ha rematado Monterroso.

Etiquetas
stats