El Gran Teatro oferta por primera vez una obra accesible a personas sordas, ciegas o con otras capacidades

Vista general del patio de butacas del Gran Teatro de Córdoba

La cultura solo podrá ser democrática cuando toda la sociedad pueda tener acceso a ella, independientemente de cuáles sean sus capacidades. Está en manos de todos seguir rompiendo barreras, que no siempre son arquitectónicas. En ello ha comenzado a trabajar el Instituto Municipal de Artes Escénicas (IMAE) de Córdoba que, por primera vez, el 1 de octubre ofrecerá una función de teatro accesible a personas sordas, ciegas o que presenten otro tipo de capacidades auditivas y visuales. Así, la obra Antígona estará disponible para toda la población, sin excepción.

Este es, sin duda, un proyecto que ha levantado toda la ilusión en el equipo del IMAE. Según explica a CORDÓPOLIS la jefa de sala, Carmen Muñoz, la entrada de Juan Carlos Limia en la gerencia supuso un análisis de la accesibilidad en los espectáculos. Poder, en definitiva, ofrecer cultura a toda la ciudadanía. Y en eso trabaja Teatro Accesible, una iniciativa que surgió en Madrid en 2011 con la misión de acercar la cultura a las personas con discapacidad. Su trabajo consiste en proveer a teatros, compañías y festivales de sistemas de ayuda auditiva y otros servicios de accesibilidad a la comunicación.

El público al que va dirigido todo el esfuerzo de Teatro Accesible es de lo más variado: personas sordas, ciegas, con discapacidad auditiva o visual, que hablen otro idioma, usuarios de prótesis auditivas, personas mayores, con discapacidad intelectual o con problemas de aprendizaje. ¿Y por qué se ha elegido la obra Antígona? Porque es uno de los espectáculos incluidos dentro del catálogo con el que cuenta Teatro Accesible. Para el próximo 1 de octubre -aunque la obra también podrá verse el día 2, pero no será accesible-, el Gran Teatro tendrá a disposición de los usuarios que lo deseen dos tipos de sistema de escucha, dependiendo de cuál sea la discapacidad auditiva: bien bucles magnéticos, para quienes tengan prótesis auditivas, o bien auriculares, para los que no tengan estos implantes.

A su vez, se instalarán pantallas con subtítulos adaptados, también dirigidas a este colectivo. A las personas ciegas se les proveerá de auriculares con los cuales podrán seguir la obra de teatro gracias al método de la audiodescipción. Asimismo, el público que haya visto mermada su capacidad auditiva debido al paso del tiempo, el IMAE le dotará de auriculares con los que podrá escuchar mejor la obra. Muñoz reconoce que aunque en los teatros "se suelen colocar micrófonos en el escenario o los llevan los mismos actores, es cierto que seguir el diálogo de una obra depende mucho del sitio que elija el público".

En esta prueba piloto, cuenta la jefa de sala, el IMAE contará con la colaboración de la Asociación de Sordos de Córdoba y de usuarios de la ONCE, quienes valorarán el servicio. El futuro de esta iniciativa dependerá del presupuesto destinado para el instituto y del número de personas que requieran de estos servicios con los que poder, de verdad, acceder a la cultura.

Información sobre la obra 'Antígona'

La compañía El Desván Producciones, en co-producción con el Festival Internacional de Teatro de Mérida y el Teatro Español, pusieron en escena en 2020 la tragedia de Sófocles Antígona, del autor y director mexicano David Gaitán. Continuó así la dinámica de colaboración internacional de esta compañía, iniciada en 2016, con la producción en México del espectáculo Dios, o no ser, también de David Gaitán y siguió más tarde con el estreno de El Otro de Miguel de Unamuno en versión de Alberto Conejero y dirigida por el también mexicano Mauricio García Lozano.

La dirección de este nuevo montaje va íntimamente ligada con la voluntad de hacer los ajustes necesarios al texto (desde conjugaciones y modismos hasta acentos discursivos) en pro de una comunicación poderosa con quienes asistan a la sala. La democracia representativa, la transición que las fuerzas políticas de oposición tienen que atravesar una vez que consiguen el objetivo de ocupar el poder, la desinformación como estrategia para incidir en procesos democráticos, la popularidad como disfraz para discursos de odio, son algunos de los temas que con Antígona pueden abordarse en aras de dialogar elocuentemente con la sociedad española que potencialmente asistirá a la representación.

Etiquetas
Publicado el
28 de septiembre de 2021 - 06:00 h
stats