Gerardo Olivares: “'4 latas' la escribí, en cierta manera, para Jean Reno”

Gerardo Olivares | ÁLEX GALLEGOS

Gerardo Olivares asegura haber pasado página. Superado el mal sabor de Dos Cataluñas -el documental de Netflix codirigido por Álvaro Longoria destinado a explicar el conflicto catalán fundamentalmente para el público internacional- y tras el caramelo envenenado de ganar el premio Cinema For Peace en Berlín, que lo entregase con un discurso político el mismísimo Puigdemont y tenerlo, por tanto, que devolver, Gerardo Olivares ya anda enfocando a otras cosas. La principal, el estreno mañana viernes de su nuevo largo de ficción, la road movie por el desierto 4 latas, que con 180 copias -“algo que no está nada mal” para el director- también llegará a las salas de Córdoba.

4 latas es un filme con tintes autobiográficos que Olivares soñaba con rodar desde hace años. La idea era plasmar en una ficción las experiencias de sus viajes por el Sahara, uno de sus rincones favoritos del planeta y que pisó por primera vez con 16 años en compañía de su padre. “El Sahara para mí es un lugar que, primero, conozco muy bien, y segundo, que he estado un montón de veces. Me lo he atravesado por todos lados, por Argelia, Marruecos, Mauritania, por Egipto, por Níger, por Mali y siempre en el desierto me han pasado cosas o divertidas o tristes o maravillosas. Como decía Karen Blixen, en el desierto Dios y el diablo son la misma persona”, explica el director.

El actor hispano-francés Jean Reno protagoniza su primera película española, una comedia agridulce que cuenta la historia de un grupo de amigos españoles que, después de muchos años, se reencuentra para repetir un viaje que les cambió la vida por el África subsahariana. “Reno tiene 70 años y está muy bien, aún se le puede exigir en rodaje. Rodé con él en Italia [la película Hermanos del viento] y nos hicimos buenos amigos. Él fue un poco, de alguna manera, el que me impulsó a hacer la película. Yo le conté la idea y me dijo: si la escribes yo te la hago. Y, claro, tuve a Reno todo el día, todas las horas, todos los minutos de mi proceso de escritura solo cerrado en mi cabaña. Ahí estaba él. Y un poco la película la escribí en cierta manera para él”.

El actor nacido en Casablanca de padres gaditanos, nacionalizado en Francia y gran estrella internacional gracias a filmes como Leon, El gran azul o Los visitantes, volvía por primera vez a Marruecos cincuenta años después de su marcha “y se juntaron ahí muchas emociones”, relata Olivares. Junto a él completan el reparto el actor hispano-libanés Hovik Keuchkerian y los españoles Quique San Francisco, Susana Abaitua y Arturo Valls.

https://youtu.be/HwD1eJcZILI

La superpoderosa plataforma Netflix de nuevo apadrina una película del director cordobés, producida por Wanda Films, un hecho que para Olivares permite “abrir mucho el abanico de posibilidades y sobre todo internacionalizar el producto”. Es decir, “ahora un director de cine puede tener la posibilidad de que su película se vea en España, pero también en Estados Unidos, en Islandia, en Mongolia, Japón o Sudáfrica”, explica Olivares con entusiasmo. Una realidad que permitirá ver 4 latas primero en el cine y a los dos meses en la plataforma de streaming. “No son incompatibles”, apostilla.

La filosofía de esta road movie por el desierto lleva tatuadas las palabras de Unamuno: “No se viaja para llegar a destino, sino para huir de donde se parte”. El director confiesa que desde que le entró el veneno por recorrer el mundo, en un primer viaje en Vespa a Laponia cuando era un adolescente, ha viajado, de alguna manera, para huir. “Por inconformismo, por romper la rutina, por buscarte a ti mismo, por vivir la experiencia, por salir de tu zona de confort y vivir cosas que vas a vivir evidentemente”.

Etiquetas
stats