FLORA 2022

De asistente de Flora a ganadora del Patio Talento: Kokon entre el laberinto y la naturaleza

Kokon, ganadora del Patio Talento de Flora 2022

María Eugenia Diego reconoce que se ha perdido por las callejuelas de Córdoba en su camino hacia el Palacio de Orive. Y hay algo en la manera en que lo cuenta, que lleva a pensar en la posibilidad de que se haya despistado a drede, buscando pistas y señales en una ciudad que ya conoce -ha sido asistente de producción del festival Flora en 2019, y participó en las actividades paralelas en 2021-, pero que sigue buscándole las cosquillas.

Kokon gana la convocatoria Patio Talento Córdoba Ciudad de las Ideas de Flora

Kokon gana la convocatoria Patio Talento Córdoba Ciudad de las Ideas de Flora

“De Córdoba me siguen impactando las calles laberínticas y los juegos de temperatura que ocurren cuando cambias de calle, esos árboles que desbordan las tapias, ese juego de laberinto contra la naturaleza que hay en la ciudad”, reflexionará después, María Eugenia Diego, más conocida en el mundo del arte floral como Kokon, flamante ganadora de la convocatoria de Patio Talento 2022, lo que la convierte en una de las artistas a concurso este año.

El camino ha sido natural, explica la joven, nacida en Zamora, y que viene del mundo de la arquitectura. “Ha sido acumulativo, un proceso muy bonito y natural, estando cada vez más cerca de este lado, que es el que yo quería, pero, a la vez, en paralelo a mi crecimiento en lo floral”, señala, antes de recordar que en 2021 también participó en el Patio Talento. No hubo éxito entonces. A la segunda, sí. Y doble alegría: le ha tocado su patio favorito de Córdoba, el del Palacio de Orive.

El patio favorito

Kokon lleva desde temprano escrutando (recordando) la disposición arquitectónica, geométrica y lumínica del Palacio de Orive. Está acompañada de la directora general de Flora, María Van den Eynde, y del director artístico, Emilio Ruiz. También les acompañan dos asistentes. Hace tres años, Kokon era una de ellas.

Fue en 2019 cuando la artista asistió en el montaje y la producción de Campo estático, la impactante instalación que llevó a cabo el colectivo tailandés PHKA en el Palacio de Viana. Ya entonces, María Eugenia se escapaba a Orive, su sitio favorito. Por la blancura, la luminosidad y la limpieza de sus formas. “No es un patio complejo geométricamente, y eso me ha gustado, que la propuesta tuviera que ser aquí. Porque me encaja bastante de lo que yo había diseñado”, explica la ganadero de la Patio Talento 2022, que presentó una propuesta adaptada a este espacio.

Una propuesta de la que no dirá gran cosa para mantener el suspense. “Yo soy una mezcla entre lo arquitectónico y lo floral. Esta instalación será una conversación entre ambos mundos. Está inspirado entre lo contemporáneo y la tradición”, explicará Kokon sobre una instalación con la que competirá con lo más granado del arte floral -Maurice Harris (Estados Unidos), Cordero Atelier (España), Yuji Kobayashi (Japón) y Emma Weaver (Reino Unido)-, y con la que buscará generar un punto de “enigma, fascinación y juego”.

Lo efímero frente a lo eterno

¿Cuánto queda de la arquitecta en la propuesta de la artista floral? Kokon dice que todo. Aunque reconoce que las flores le han enseñado a compensar la grandilocuencia de la arquitectura. Así, lejos de la idea de eternidad que va vinculada a la construcción, “las flores nos enseñan que, a pesar de ser efímeras, vuelven a nacer de una manera distinta”, reflexiona la creadora, que aparcó su trabajo en un estudio para entrar en la floristería de Loewe.

No hubo epifanía en aquel cambio. A Kokon no le cayó una flor en la cabeza, sino que aprendió sobre las flores trabajando. “Ha habido muchísimos momentos de duda y todavía los tengo, porque salir de la arquitectura al mundo del arte genera muchas dudas. Pero ha sido un camino en el que he empezado a sentir que me entusiasmaba mi trabajo, y que trabajar con elementos vivos me gusta”, señala la artista, que, aunque evita los calificativos superlativos que suelen asociarse al trabajo con las flores, sí que reconocerá que es un material que requiere mucha atención.

“Son elementos delicados, y eso te obliga a trabajar con cierta pausa. Hay una conexión muy bonita”, dirá María Eugenia Diego, que recuerda que en el confinamiento hubo un incremento de la venta de plantas porque la manera que conocemos para crear entornos agradables es a través de las plantas. “Es porque estamos tan vinculados a la naturaleza que, aunque en las ciudades se promueva menos, ese sentimiento y ese instinto está ahí. Hemos vivido mucho más tiempo en la naturaleza que en las ciudades”, puntualiza la flamante ganadora del Patio Talento de Flora, antes de volver a las laberínticas calles de Córdoba.

Etiquetas
stats