UGT critica el “progresivo desmantelamiento” de personal en los centros de Cultura en Córdoba

Interior de la Sinagoga de Córdoba | MADERO CUBERO

La Sección Sindical de UGT de la Delegación Territorial de la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico de la Junta de Andalucía en Córdoba ha criticado este miércoles el “progresivo desmantelamiento, en cuanto a personal se refiere, que se viene produciendo en los centros dependientes de esta Consejería” en Córdoba.

Según ha informado el sindicato, “es urgente que esta forma de proceder cese, a fin de no dejar caer los servicios que se prestan al ciudadano en estos centros, por lo que es prioritario cubrir las plazas de la Relación de Puestos de Trabajo (RPT)” en cada centro, pues se trata de “un abandono del servicio público que peligrosamente nos acerca cada vez más a una posible privatización del mismo”.

Para UGT, la carencia “endémica” de efectivos, a la que se suma la desdotación de plazas, unida al aumento progresivo de usuarios, supone una sobrecarga de trabajo para el personal existente, que ve mermados sus derechos laborales y pone en peligro el propio funcionamiento interno de estos espacios públicos“.

Esta situación deficitaria de efectivos, además, “se ha visto agravada hasta extremos máximos con la resolución y toma de posesión, el pasado 1 de octubre, del concurso de méritos del personal funcionario, lo que ha ocasionado que haya centros en los que departamentos enteros se encuentran sin personal o con un número claramente insuficiente para el trabajo que se genera”.

La situación “es insostenible en unidades como el Museo de Bellas Artes”, donde hay ocho plazas de 23 sin cubrir, y en el Conjunto Arqueológico de Madinat Al-Zahra, que está “sin ningún efectivo en Administración” y donde, de forma general, hay 18 plazas sin cubrir de un total de 45.

Ello es “especialmente significativo” en este último caso, ya se trata de “un yacimiento de más de 120 hectáreas, y una sede de 7.300 metros cuadrados, que cuenta con museo, cafetería, auditorio, tienda, biblioteca, aula didáctica, y almacenes, y que desde su declaración como Patrimonio de la Humanidad ha multiplicado por dos las visitas, las actividades asociadas, como la apertura nocturna o visitas al Salón Rico, por ejemplo”.

En cuanto al Museo de Bellas Artes de Córdoba, “se encuentra en igual situación, con todas las plazas técnicas y de Administración (seis) sin cubrir”, mientras que “el personal de atención al público es tan escaso que para dar los turnos de descanso se cierran salas de exposición”.

Mención aparte es el caso de la Sinagoga, pues “aunque su RPT se encuentra cubierta al 100 por 100 con dos vigilantes, es a todas luces insuficiente, como demuestra que para prestar al público un mínimo servicio de calidad se haya tenido que adscribir dos efectivos pertenecientes al Museo Arqueológico, situación que se prolonga en el tiempo desde septiembre de 2014, ocasionando el pertinente perjuicio a ambos centros de trabajo”.

A todo ello hay que añadir que próximamente “está prevista la apertura del Centro de Recepción de Visitantes (CRV), en el cual la Junta de Andalucía ha invertido una suma considerable y que necesitará la demandada ampliación de plantilla”.

Para UGT, “hay que destacar negativamente la situación de la propia Delegación de Cultura, con 37 plazas sin cubrir, con servicios totalmente abandonados, como el de mantenimiento, que cuenta con una plaza de encargado cubierta, pero sin personal a su cargo, por lo que cualquier trabajo que surja se externaliza con el consiguiente gasto extra”.

En la Biblioteca Pública y en el Museo Arqueológico “también padecen un alto porcentaje de plazas sin cubrir, aunque ambos centros están en espera de importantes cambios, la primera por traslado de sede y ubicación y el museo por las anunciadas obras de adecuación y restauración del palacio en el que se encuentra”.

Por último, significativa es también “la aparición de la empresa privada en el desarrollo del trabajo público en el C3A, y todo ello sin olvidar que, de modo general, las RPT en los distintos centros están ”obsoletas“, ya que, ”en la mayoría de los casos, datan de los años 90“ del pasado siglo, con lo que ”no se adecuan a las necesidades de personal actualmente imprescindibles para poder ofrecer al ciudadano una mínima calidad en el servicio público que se presta, por no hablar de que peligra el propio funcionamiento interno de los centros“.

Por todo ello, el pasado 4 de octubre desde la Sección Sindical de UGT se solicitó “una reunión urgente con la delegada territorial de Cultura y Patrimonio Histórico de la Junta de Andalucía en Córdoba, para tratar esta problemática, pero a día de hoy aún no hemos tenido respuesta”.

Respuesta de la Junta: un plan de choque para “un problema heredado”

Por su parte, la delegada de Cultura de la Junta en Córdoba, Cristina Casanueva, ha señalado que “se trata de un problema estructural heredado tras años de dejadez en material laboral dentro de los espacios culturales de la Junta”.

Así, desde la Delegación de Cultura señalan que son “conscientes del déficit de personal, por lo que se va a poner en marcha un plan de choque en la delegación y en Medina Azahara en material de personal, mientras trabajamos en el resto de trámites. En ocho meses es difícil solucionar un problema endémico de años, pero pedimos a los trabajadores de los espacios culturales confianza y paciencia”.

Etiquetas
stats