Galgos del Sur se persona en un caso de supuesto maltrato a 23 cabras y cinco perros

Estado de las cabras en la explotación de Aguilar de la Frontera.

La Asociación Protectora de Animales Galgos del Sur se ha personado como acusación popular en un caso de supuesta comisión de delito de maltrato animal cometido sobre 23 cabras y cinco perros en una explotación de ganado ubicada en Aguilar de la Frontera (Córdoba).

Según informa la entidad en una nota, los hechos se remontan al mes de septiembre de 2021, cuando, a raíz de un aviso de una protectora de animales al Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil por “las malas condiciones en las que se encontraban estos animales”, se realizó una intervención que concluyó con el decomiso de los animales con carácter inmediato.

Cuando los agentes accedieron a las instalaciones apreciaron el estado de “extrema delgadez” de los cinco perros y de la mayoría de las 23 cabras, localizando también en el lugar dos cadáveres de cabras, “que habían sido devorados por los propios perros”.

Según el atestado de la Benemérita, “en la finca no se apreciaba ningún tipo de alimento, ni agua para los animales”. “Bebían de forma desesperada, posiblemente por la falta de suministro de agua durante días”, recoge el informe.

Cabras sacrificadas

En cuanto a las instalaciones, los agentes reflejaron el grado de “insalubridad” de las mismas, “con presencia de excrementos y parásitos como pulgas y garrapatas, junto a multitud de elementos cortantes y peligrosos por su capacidad de causar lesiones a los animales”.

Además, indican que “todo el ganado caprino carecía de la correspondiente y obligatoria identificación mediante crotal”. Por ello, a pesar de que “en un principio las cabras fueron trasladadas a otra explotación ganadera”, la Delegación Territorial de Agricultura de la Junta de Andalucía ordenó su sacrificio, argumentando “la inexistencia de trazabilidad de los animales por su falta de identificación”.

En cuanto a los perros, se trata de dos galgos, un podenco y dos de cruce. “También carecían del preceptivo chip identificativo y no tenían las vacunas obligatorias”, haciéndose cargo de ellos una protectora de animales. Una vez repuestos y recuperados de todo el daño sufrido, fueron dados en adopción.

Interrogatorios

Las diligencias por este presunto caso de maltrato animal se instruyen en el Juzgado de Instrucción de Aguilar de la Frontera, donde la semana pasada comenzaron los interrogatorios de los testigos e investigados.

En su “compromiso por utilizar todos los medios a su alcance para conseguir que se haga justicia por estos animales”, Galgos del Sur ejerce la acusación popular, de la mano de la abogada Dulce Aguilera, del despacho jurídico Justicia Animales & Medio Ambiente, que está especializado en Derecho Animal y ha asumido la dirección jurídica del procedimiento.

Al respecto, Aguilera ha expresado “el dolor que supone encontrar animales en tales condiciones de crueldad y sufrimiento”, al tiempo que ha culpado a “la inacción y la falta de control de las administraciones de que este tipo de casos se sigan repitiendo, ya que no se persiguen con la debida contundencia”.

“Nos encontramos ante otro espeluznante y aberrante caso de maltrato animal en una explotación ganadera”, ha reprochado, para remarcar que “la falta de inspecciones y controles por parte de la administración está siendo el caldo de cultivo para que sigan sucediendo casos como este en muchas explotaciones, que se benefician de la inactividad del sistema”.

En este sentido, la letrada ha advertido de que, “aunque este tipo de casos de maltrato animal parezcan excepcionales, son muy habituales en este país”, a lo que ha añadido que van a “pedir la máxima condena que el ordenamiento jurídico permita” y trabajarán “sin descanso para que un caso de maltrato animal tan deleznable como este, que ha terminado con la muerte de muchos animales inocentes, no quede impune”.

Etiquetas
stats