¿Tormenta inesperada? Por qué se anegaron varias zonas de Córdoba este martes

Avenida Cruz de Juarez inundada | MADERO CUBERO

“Tanto Policía Local como Bomberos y Emacsa están actuando lo más rápidamente posible para atender las incidencias ocasionadas tras la inesperada y fuerte tormenta de esta tarde en Córdoba. Seguimos pendientes de la situación”. El alcalde de Córdoba, José María Bellido, publicó este tuit el martes a las 19:42 de la tarde. Solo unos minutos antes, una tormenta había dejado unas precipitaciones históricas sobre la ciudad, con un granizo de un tamaño considerable. Pero muchos tuiteros le respondieron en que la tormenta había sido del todo menos inesperada.

https://twitter.com/jmbellidoroche/status/1293241387023060995

A las 22:31 de la noche, el propio Ayuntamiento difundió un informe de Emacsa. El documento, firmado por el responsable del Subárea de Distribución, incidía en la tesis del alcalde. “Las lluvias registradas han sobrepasado las previsiones realizadas por la Aemet y los caudales de diseño de algunos colectores, provocando que, de forma transitoria, durante la tormenta, algunos puntos de la ciudad no pudieran evacuar las aguas”, detallaba. “La situación hubiese mejorado considerablemente de haberse ejecutado ya la obra contemplada en el convenio con la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir de 2013 para el encauzamiento de los arroyos de la sierra, ya que hubiese permitido evitar la entrada a los colectores de aguas de fuera del núcleo urbano”, explicaba el documento.

Pero, ¿fue una tormenta inesperada? ¿Qué margen de maniobra tenía el Ayuntamiento de Córdoba para evitar el colapso de la ciudad? Los bomberos de Córdoba recibieron una avalancha de llamadas y estuvieron trabajando achicando agua hasta la mañana del mismo miércoles. ¿Fue culpa de la Aemet? ¿De la Confederación? ¿O faltó previsión en el Ayuntamiento de Córdoba?

La Agencia Estatal de Meteorología puso en aviso amarillo a toda la provincia de Córdoba para el martes. No solo Córdoba, Jaén y la provincia de Sevilla tenían el mismo aviso por lluvias fuertes y tormentas, además de viento. El aviso amarillo preveía precipitaciones de hasta 15 litros en menos de una hora, tormentas y rachas de viento de hasta 70 kilómetros por hora. El aviso amarillo se activó el lunes a las 10:50 de la mañana, más de 24 horas antes de la tormenta.

El mismo martes, a las 12:00 del mediodía, el Ayuntamiento de Sevilla cerraba todos los parques públicos de la ciudad, pedían colaboración a la ciudadanía y recomenzaban extremar las precauciones en los desplazamientos. A esa hora, el grueso de las tormentas azotaba a Castilla La Mancha y Madrid. Un hombre ya había sido alcanzado por un rayo (herido) y el granizo había afectado a varios municipios manchegos.

https://twitter.com/EmergenciasSev/status/1293104410076295168

Todo comenzó a complicarse por la tarde. A las 16:37, Meteoclim, una empresa de servicios climáticos, daba la voz de alarma. Esta firma advertía de que una “fuerte tormenta” estaba recorriendo la provincia de Córdoba “acompañada de granizo” y señalaba las localidades que podían verse afectadas “en la próxima hora y media”.

https://twitter.com/MeteoClimServ/status/1293194894664781830

A las 17:25, Aemet cambió el color del aviso por la tormenta que se aproximaba a Córdoba. Fue naranja para la capital y el Valle del Guadalquivir. Aemet actuaba en este caso ante “fenómeno observado”. Ningún modelo meteorológico había previsto la tormenta sobre la ciudad de Córdoba.

Diez minutos después del aviso, distribuido por el 112 Andalucía en sus redes sociales y remitido a los medios de comunicación, comenzó el diluvio. Los primeros granizos de hasta cuatro centímetros de grosor precipitaron sobre la ciudad, en la que había unos 35 ºC en ese momento. La temperatura se desplomó rápidamente hasta los 19 ºC y al granizo le sucedió el diluvio. Llegó a precipitar con una intensidad de más de 100 litros en una hora (digna de un huracán).

La lluvia fue tan intensa que dejó un acumulado histórico. Jamás desde que hay registros había llovido un 11 de agosto. Y nunca en este mes lo hizo con tal intensidad o copiosidad. Fueron unos 60 litros, 47 de ellos en una hora. Muchos imbornales de la ciudad estaban repletos de hojas y colapsaron. Por redes sociales circularon vídeos de ciudadanos sacando la horajasca con sus propias manos para que el alcantarillado siguiese haciendo su función. Pero hubo puntos que no pudieron tragar.

https://cordopolis.es/2020/08/11/cordoba-presencia-el-dia-mas-lluvioso-60-mm-en-un-mes-de-agosto-en-mas-de-100-anos/

Un ejemplo es lo que sucedió en la avenida del Aeropuerto. Allí había dos registros de alcantarillas levantados por la fuerza del agua. O en Arroyo del Moro, convertido literalmente, en un arroyo. Esta es la información de Emacsa: “el colector que encauza el Arroyo del Moro ha entrado en carga al superar su capacidad de vehiculación”. ¿La consecuencia? Inundaciones en la avenida del Aeropuerto y la avenida del Corregidor.

¿Actuó tarde Aemet? La agencia activó el aviso amarillo el lunes y el naranja como “fenómeno observado”, sin que ninguno de los modelos que usa advirtiera de lo que iba a pasar en Córdoba.

¿Y la Confederación? Aparentemente, la mayor parte de la tormenta precipitó sobre la propia ciudad. El observatorio de Aemet del Aeropuerto marcó el máximo registro. Ninguno de los de la provincia anotó una precipitación superior. No constan informes ni reportes de arroyos desbordados, ni en la sierra ni en la campiña, ni tampoco de carreteras cortadas. El grueso de la tormenta, por tanto, cayó sobre la ciudad de Córdoba.

De hecho, este mismo miércoles por la tarde, Emacsa envió una nota de prensa matizando su informe. El comunicado decía así: “Ante las incidencias provocadas por las fuertes lluvias que se registraron en el día de ayer [por el martes] en la ciudad de Córdoba, Emacsa recuerda que está trabajando de forma conjunta con la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) para acometer con la mayor celeridad posible las obras de encauzamiento de los arroyos de la sierra, minimizando de esta forma incidencias como las que se registraron en varias zonas de la ciudad”.

Etiquetas
stats