Un misterioso objeto cae del cielo en La Rambla

Un objeto extraño sobrevolando La Rambla.

Un misterioso objeto ha caído del cielo este sábado 26 de marzo en la localidad de La Rambla, despertando la curiosidad de los vecinos y autoridades. A la hora de publicar estas líneas, se desconoce la procedencia de lo que sea que ha caído en el municipio, sin causar daños de ningún tipo.

La imagen la ha captado una vecina, Ana Belén Montilla, y la ha publicado en sus redes la radio municipal Onda Pasión. En el vídeo, de apenas unos segundos, se ve una bola de fuego en trayectoria descendente (y cayendo en espiral) sobre un paraje de la localidad.

La Policía Local de La Rambla ha señalado a este periódico que ha identificado el lugar donde ha podido caer el objeto. Se trata de La Matallana. No obstante, se desconoce su procedencia, aunque se descartaría que se tratara de un objeto pirotécnico, dado que estos suelen trazar una trayectoria ascendente y no descendente.

Según las fuentes consultadas, la persona que ha grabado el vídeo dice que, antes incluso de ponerse a grabar con el móvil, el objeto tenía un color “naranja” (propio de cuando un objeto entra en la atmósfera), y que luego ya adoptado un color blanco, dejando el trazo de humo.

¿Un trozo de avión? ¿Un satélite? ¿Basura espacial?

Mientras se averigua si quedan restos del mismo, en el pueblo se especula con qué podría ser, sin evitar las referencias irónicas a la guerra en curso en Ucrania o incluso a los OVNI. Desde la Policía Local no se atreven a conjeturar la procedencia del objeto. Por el momento, no se ha notificado ningún avistamiento de bola de fuego o resto de cometa en Andalucía este sábado. Otras opciones son que se trate de un trozo de avión, de satélite o un trozo de basura espacial.

La basura espacial engloba cualquier pieza o resto dejado por el ser humano en el espacio. Estos desechos espaciales pueden ser tan grandes como un satélite inactivo, similar al tamaño de un automóvil, o tan pequeño como una escama de pintura. El verdadero peligro es la velocidad a la que se mueven estos objetos, más de 28.000 kilómetros por hora, y que los convierte en auténticos proyectiles. En la actualidad, según la Agencia Espacial Europea (ESA), hay alrededor de 900.000 objetos con un tamaño de entre 1 y 10 cm, y unos 34.000 más grandes de 10 cm. Muchos de ellos pueden observarse en este mapa interactivo.

El año pasado hubo revuelo en torno a un trozo de un cohete chino que cayó sin control a la tierra, y que finalmente cayó en el océano cerca de las Maldivas. Para este hipotético caso -la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés) asegura que la probabilidad de recibir un rayo es diez millones de veces mayor que la de sufrir la colisión de este satélite chino-, se ha de saber que lo primordial es no tocarlo.

Por dos motivos: En primer lugar, por las altas temperaturas a las que se ha sometido durante su descenso y por la presencia de hidrazina, un compuesto químico utilizado como combustible y que es altamente corrosivo. En segundo lugar, para no crear un conflicto diplomático, ya que el Tratado sobre el espacio ultraterrestre establece que debe ser España el responsable de la custodia de los restos.

Por el momento, la única persona que ha sido golpeada por restos del espacio (que se sepa) fue Lottie Williams, una ciudadana de Oklahoma a la que le cayó encima en el hombro un fragmento del cohete Delta II, en 1997. Resultó ilesa.

Etiquetas
stats