Dos empresarios de la noche, detenidos por incendiar el coche de un alcalde de Izquierda Unida

Un agente de la Guardia Civil en Fuente Palmera.

Dos empresarios vinculados al ocio nocturno son las dos personas arrestadas por incendiar el coche del alcalde de Izquierda Unida en Fuente Palmera, Francisco Javier Ruiz Moro, según han confirmado a este periódico fuentes de la investigación.

El suceso se produjo hace dos semanas, el pasado 24 de febrero. De madrugada, el alcalde comprobó cómo su vehículo que estaba estacionado junto a su vivienda estaba ardiendo. También fue afectado el coche de su mujer, aunque en menor medida. La intervención de los bomberos evitó que el fuego se propagase.

La investigación ha estado liderada por uno de los equipos especiales de la Guardia Civil para esclarecer delitos y robos en el campo, los famosos Roca. Los agentes han logrado unir todos los puntos que llevaban hacia dos de los empresarios del mundo del ocio nocturno de Fuente Palmera. Una vez arrestados, estos empresarios habrían reconocido los hechos en el propio cuartel de la Guardia Civil de Fuente Palmera, según las fuentes consultadas por este periódico.

El origen del presunto problema que ha derivado en el incendio del coche habría estado en la aplicación de la normativa para evitar la propagación de la pandemia, según las fuentes consultadas. Pero el alcalde, en declaraciones a este periódico, asegura que “no ha habido nada excepcional” en la tramitación del expediente, “ni precintos ni nada raro”, sostiene, sorprendido aún por el suceso, que ha desatado una enorme ola de solidaridad tanto en el municipio como fuera de él.

Medidas contra la pandemia

El Ayuntamiento sí que habría requerido a estos dos empresarios “como hemos hecho al resto de establecimientos públicos” del municipio para que “cumplan la normativa en aforo, en menores y en seguridad sanitaria”. “Resolvimos una autorización”, ha asegurado, y se abrió uno de los locales, un salón de bodas. Pero “no ha sido nada excepcional”, ha insistido.

El alcalde, además, ha defendido que en el municipio “no ha crispación” ni tensión política. “Tenemos nuestras diferencias pero en los plenos no hay visceralidad de ningún tipo”, ha sostenido.

Los arrestados podrían enfrentarse a una grave acusación: atentado contra la autoridad. A él se uniría el de daños e incendio, por lo que podrían enfrentarse a penas superiores a los cuatro años de cárcel.

Etiquetas
stats