Mujeres cristianas reclaman ante el Obispado una mayor presencia femenina en la Iglesia

Mujeres Cristianas de Córdoba se concentra por la desigualdad en la Iglesia.

Bajo el lema La revuelta de las mujeres en la Iglesia: hasta que la igualdad se haga costumbre, el colectivo Mujeres Cristianas Córdoba se ha concentrado este sábado ante el Obispado de Córdoba para demandar una mayor presencia femenina en la Iglesia. Es la primera vez que se celebra en la capital un acto de estas características ya que el año pasado los manifestantes se unieron a la cita que se celebró ante la Catedral de Sevilla. En el manifiesto, tanto las mujeres como los hombres asistentes han rechazado "la profunda discriminación de las mujeres en una institución que se está quedando al margen de las conquistas sociales en igualdad y corresponsabilidad".

Una de las integrantes del colectivo, María Isabel Herrera, ha descrito la pluralidad de personas que se acercan a la Iglesia y ha denunciado "un espacio de reconocimiento" en una institución "que está bastante encorsertada y con unos patrones muy patriarcales y masculinas". Así, ha afirmado que las voces de las mujeres "no son reconocidas ni valoradas y hay espacios donde hay realmente un techo de cristal, tal y como ocurre en otros ámbitos". Esta falta de representatividad no es sinónimo de ausencia ya que, según ha comentado Herrera, "las mujeres somos un porcentaje muy elevado dentro de la Iglesia".

En los espacios de decisión, alude Ana Altamiro, "apenas hay mujeres". En este sentido, el colectivo ha denunciado la desproporción entre el número de teólogas preparadas y los puestos que ocupan como docentes en las facultades de Teología y en otros puestos de responsabilidad. La institución arrincona, desprecia y silencia a las mujeres que la sustentan; la hegemonía masculina se legitima y se perpetúa sin ninguna autocrítica". La inexistencia de un sacerdocio femenino es otra de las cuestiones que el colectivo reivindica.

Como algo anecdótico, cuenta esta mujer, "el Vaticano ha firmado recientemente un documento mediante el cual se hacía oficial que las mujeres podía subrir al altar, pero nosotros llevamos bastantes años haciéndolo, gracias a Dios; momentos como lectura o acompañar en la liturgia". Eso sí, "a la parte de celebrar actos no hemos llegado y soñamos con esa igualdad real".

Por su parte, Carmen León ha manifestado que las manifestantes se sienten "Iglesia y son mujeres feministas" y ha lamentado que la falta de avances sociales dentro de la institución esté agolpando a muchas personas a no acercarse a la religión. La moral sexual, ha continuado, es otro de los factores que están influyendo. Según ha explicado, "el año pasado se le entró una carta al Papa para apoyar sus intentos de cambiar algo.

Herrera insiste en que las mujeres cristianas reconocen "a Jesús de Nazaret como un compañero y un amigo. Si recurrimos al Evangelio, la relación que tenái con las mujeres era de igual a igual y las trataba como amigas. Pedimos a nuestros pastores que nos ayuden a poder tener esa visibilidad y llegar a través del lengua, que es muy importante".

Etiquetas
Publicado el
6 de marzo de 2021 - 13:18 h
stats