Las familias del colegio de Venta del Charco se concentran ante Educación y piden a la Junta que no cierre el centro

Concentración contra el cierra del colegio público Quercus

Las familias de los menores escolarizados en el colegio Quercus de Venta del Charco continúan con su lucha por evitar el cierre del centro, una medida adoptada por la Junta de Andalucía en base a los "criterios de expertos" que las familias lo comparten. No obstante, desde la administración andaluza siguen defendiendo que el centro "no se cerrará" sino que es una medida "provisional" hasta que haya más niños matriculados.

Por el momento, el centro cuenta con siete menores cuyas familias han solicitado matrícula, tres más de los previstos. Durante la concentración, la portavoz de las familias, María del Carmen Cano, ha explicado que la última reunión con delegada de Educación, Inmaculada Troncoso, tuvo lugar hace dos días "y no dijo nada nuevo. El colegio se cierra y punto". Las familias volvieron a mostrar su rechazo "contra los criterios que dicen que hay para cerrarlo, pero Troncoso no dijo nada más".

Por ellos, las madres y padres se han trasladado este viernes hasta la Delegación de Educación para pedir "que dejen abierto el colegio", una medida que va en contra de la lucha contra la despoblación, ha apuntado Cano. "Tanto que dicen que la gente se va de los pueblos, que lo dejen abierto porque hay jóvenes que con esta medida les están empujando a que se vayan y se asienten en otro sitio diferente". Además, Cano ha criticado que el consejero de Educación, Javier Imbroda, "hable de que los padres tienen derecho a elegir el colegio de sus hijos pero con este cierre, ¿dónde está la oportunidad?".

La alcaldesa de Cardeña, Catalina Barragán, ha asistido a la concentración, quien ha criticado que la decisión de la Junta "se ha hecho con nocturnidad, alevosía y sin contar con el consenso de las madres, padres y la comunidad educativa". La regidora también ha aludido a la despoblación que sufren numerosos pueblos de Córdoba, como la Venta del Charco, "y un colegio es un pilar fundamental, por lo qeu hay que hacer es tomar decisiones y medidas que vayan en contra" de esa falta de población.

Barragán ha asegurado que el cierre de cualquier centro educativo supone la apertura de "una grieta por la que empieza a irse la vida de los pueblos, la población empieza a envejecer y no hay relevo generacional" y ha defendido que los alumnos de la Venta del Charco "tienen los mismos derechos que otros niños a ir al colegio de su pueblo".

Por su parte, la parlamentaria de Adelante Andalucía, Ana Naranjo, ha recordado a Imbroda "el compromiso público" que hizo Imbroda "de que no iba a cerrar ninguna escuela rural" cuando "estas familias llevan más de un mes de movilización". "Nos preocupa la situación porque la escuela rural cumple un papel fundamental para asentar la población al territorio y porque estos niños tienen los mismos derechos y oportunidades que el resto de niños". Naranjo ha señalado también que en los últimos diez años "la Junta ha cerrado 13 escuelas rurales, una situación muy grave y problemática.

Etiquetas
Publicado el
9 de abril de 2021 - 14:02 h
stats