Denuncian destrozos en el Bejarano causados por las vacas de una propiedad cercana

Las vacas en el venero del arroyo Bejarano

La asociación Acción Ecologista Guadalquivir ha denunciado los destrozos que las vacas de una propiedad del entorno del arroyo Bejarano han causado en este oasis del entorno natural protegido de la Sierra, en el término municipal de Córdoba.

La Fuente del Elefante, convertida en una 'porquera' de cerdos

La Fuente del Elefante, convertida en una 'porquera' de cerdos

Las vacas, que pertenecen a una propiedad cercana que cuenta con entre 40 y 50 cabezas de ganado, han accedido al primer venero del arroyo Bejarano, destrozando la vegetación a su paso y el estado natural del entorno del arroyo.

El aprovechamiento ganadero en la zona sí está permitido, si bien los ecologistas reclaman que se controle el número de cabezas de ganado que pueden acceder al arroyo, de manera que se eviten los daños causados a su paso como ahora.

Los hechos denunciados han ocurrido esta pasada semana, con las vacas accediendo al primer venero del arroyo para beber, deambulando y comiendo por la vegetación del entorno, como muestran las fotografías difundidas por los ecologistas y miembros del colectivo A Desalambrar.

Esta situación "no es nueva", explica a Cordópolis Bartolomé Olivares, de la asociación Acción Ecologista Guadalquivir, que señala cómo en reiteradas ocasiones, las vacas han encontrado "cortadas" las vallas de su propiedad y han podido así acceder libremente a parcelas repobladas por los ecologistas en el Bejarano. "Lo venimos denunciando desde hace tiempo".

Esto ha hecho que la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) haya tomado cartas en el asunto en varias ocasiones ya - "Tragsa ha repuesto las vallas, han denunciado al propietario y le han pasado la factura"- por esos trabajos realizados para contener el acceso de las vacas, relata Olivares. Ahora, el ganado estaba metido en otra parcela aún no repoblada y con acceso libre al arroyo Bejarano.

"Espacio en peligro" sobre el que se pide un plan de gestión sostenible

"Es cierto que está permitido legalmente el aprovechamiento para el ganado de este espacio, pero no supone lo mismo el efecto de diez vacas que 60", indica gráficamente Olivares sobre el impacto medioambiental que un número importante de cabezas tiene sobre una zona como este arroyo, que cuenta con catalogación de Reserva Fluvial.

"Entre los pozos ilegales y el ganado, este espacio cada vez corre más peligro", denuncia Olivares que pone el foco en quienes son responsables de estos animales, para controlar su paso y no permitir el acceso a este enclave natural en gran número.

Los ecologistas apuntan así a "la presión mayor" que estas prácticas suponen para el Bejarano de un tiempo a esta parte, "arrasando la vegetación y metiéndose en el arroyo". Por ello, reclaman que se retome la mesa de trabajo junto a las administraciones competentes, para elaborar un plan de gestión sostenible conforme al grado de protección con el que cuenta este enclave natural.

Etiquetas
Publicado el
22 de mayo de 2021 - 06:00 h