Denuncian que se ha “arrasado” un solar en Miraflores que servía como reserva de biodiversidad

El solar de Miraflores tras el paso de las máquinas.

Varios colectivos han denunciado que las máquinas desbrozadoras y retroexcavadoras han “arrasado” en los últimos dos días el solar contiguo al Centro de Creación Contemporánea de Andalucía (C3A), con la particularidad de que este descampado es una reserva de alimento en el meandro del Guadalquivir que contenía más de 70 especies y de que una de ellas tenía un carácter único: la Astragalus Boeticus, una leguminosa que sólo crecía de forma natural en Córdoba en este emplazamiento.

Este martes 26 de abril comenzaron los trabajos en el solar. Fuentes de la Gerencia de Urbanismo de Córdoba han indicado que se está trabajando en convertirlo en un aparcamiento para residentes, atendiendo las demandas de los vecinos de la zona. La próxima semana, de hecho, hay prevista una reunión para abordar el uso de este espacio entre Urbanismo (propietario de los terrenos), el Área de Movilidad y los vecinos de la zona.

A título previo, se han realizado trabajos de desbrozado y poda de toda la vegetación (que casi alcanzaba el metro de altura), así como de alisado del terreno, que ha quedado como un erial. Sin embargo, diversos colectivos han denunciado a este periódico que el solar en cuestión era de alto interés por su biodiversidad y por su papel como reserva de alimento para las aves que pasan por Córdoba, paran en el río Guadalquivir y en los Sotos de la Albolafia (monumento natural ubicado a unos metros).

Una leguminosa difícil de encontrar

Desde hace meses, tanto la Sociedad Cordobesa de Historia Natural, como el colectivo Plata, diversos profesionales y la fundación TBA21 (gestora del C3A desde este mes) han estado trabajando en proyectos en este y otros espacios de la zona con la idea de reservar espacios naturales dentro de la ciudad. De hecho, en la exposición Futuros abundantes que se inauguró a principios de mes hay una serie de collages con imágenes obtenidas de este mismo solar por parte del artista mejicano Abraham Cruzvillegas.

La actuación urbanística tiene una especial afección a nivel ecológico ya que este solar es el único espacio de Córdoba donde crece de forma natural el Astragalus boeticus, una leguminosa que se utilizaba como sustituto del café en el siglo XIX y principios del XX y que se conocía como “el café de los pobres o garbancillo”.

La Astragalus boeticus tiene presencia en el norte de África, sierras de Andalucía e incluso en Mallorca, peo sin embargo, en Córdoba solo de manera excepcional está ubicaba en el descampado citado en Miraflores, donde se ha estado estudiando desde la primavera de 2021, tras detectarla Rafael Tamajón, biólogo miembro de la Sociedad Cordobesa de Historia Natural.

Esta aparición, dada su peculiaridad, se incluyó en el proyecto europeo ¡Vives en una Ciudad Agrícola!, que está llevando a cabo el colectivo Plata y que ha subvencionado la Fundación Carasso, y que, por suerte, pudo recolectar semillas de la Astragalus boeticus del descampado y sembrarlas en otro espacio. Según señalan desde Plata, sólo han crecido cuatro plantas que, en estos momentos, el único “banco de semillas” de esta legumbre, junto a algunos ejemplares que Rafa Tamajón depositó en el Banco de Germoplasma del Jardín Botánico. 

“La catástrofe ecológica acontecida en el solar de Miraflores debería servir para agitar las conciencias (...) No podemos seguir habitando Córdoba desde el antropocentrismo. No estamos solos. El futuro es multiespecie o no hay futuro”, remarcan desde este colectivo.

Etiquetas
stats