Un año de vacunas contra la Covid: de Manuel Prieto a los niños y la tercera dosis

Un año de vacunación en Córdoba: Manuel Prieto y un niño de 11 años

Hace justo un año, el 27 de diciembre de 2020, Manuel Prieto se vestía elegantemente con camisa y corbata sabiéndose el foco de atención de toda la provincia de Córdoba. A sus 77 años entonces, fue el primer cordobés en recibir la vacuna contra la Covid, en la residencia de las Hermanas de los Ancianos Desamparados, en la capital.

El inicio de la campaña de vacunación entonces significaba la esperanza contra las graves consecuencias que la pandemia estaba teniendo en número de hospitalizados y fallecimientos. Hoy, 365 días después, la vacunación ha ampliado la población diana desde los niños de 5 años en adelante y capea la sexta ola de la pandemia acelerando el ritmo de administración de la tercera dosis de refuerzo entre los grupos de población de mayor a menor edad.

Aquel 27 de diciembre en el que arrancó la campaña de vacunación frente al coronavirus fue un día esperado por varias generaciones de cordobeses, por toda la provincia, para empezar a cambiar la suerte y hacer frente a la pandemia que lo asoló todo en su etapa más dura y que, especialmente, se cebó con las residencias de ancianos. En una de ellas vivía Manuel y hasta allí llegaron las primeras vacunas contra la Covid19 que inocularon en Córdoba.

Las dosis que llegaron en primer lugar fueron las de Pfizer, luego las de Moderna, AstraZeneca y la monodosis de Janssen. Y cada una de ellas se fue destinando a un grupo de edad, a los grupos esenciales y, por fin a la población general, cuando el abastecimiento de dosis fue suficiente. Personas mayores y aquellas con patologías graves, sanitarios, profesores, policías y el resto de profesionales esenciales fueron pasando por la vacunación, hasta llegar a administrarse las dosis por grupos de edad, de mayor a menor.

Puntos cercanos de vacunación

En Córdoba se descartó la idea del vacunódromo como espacio para inmunizar a la vez a una multitud. La estrategia que se siguió fue la de implantar la vacunación de cercanía: en la capital los centros cívicos se reconvirtieron para ello y otros lugares como la planta baja del Ayuntamiento o un espacio del pabellón Vista Alegre. En la provincia, los centros de salud, otros espacios cedidos por los ayuntamientos y, también, las unidades móviles de la Junta, utilizadas antes para hacer cribados de Covid, se usaron también para la vacunación.

Un año después, en la provincia cordobesa se han administrado un total de 1.486.047 dosis de la vacuna frente a la Covid, hay 681.915 personas con al menos una dosis y son 656.390 las que cuentan con la pauta completa de la vacuna, según los últimos datos disponibles de la Consejería de Salud y Familias.

Además, la tercera dosis de refuerzo ya ha llegado hasta 217.933 cordobeses, de los que la mayoría son personas mayores de 60 años, en concreto, 176.860 de ellas ya tienen su tercera dosis puesta. Y, entre el último grupo de edad en incorporarse a la vacunación, los niños de 5 a 11 años, ya son 17.812 los que cuentan con al menos una dosis de la vacuna frente al coronavirus.

Vacuna para niños y tercera dosis para el resto

Así, ahora la vacunación avanza entre los niños de 8 a 11 años, bajando un escalón en la edad cuando se completa la mayoría del anterior. Y a la vez, la tercera dosis, la de recuerdo o refuerzo, ha hecho reiniciar el paso de toda la población para las inyecciones frente a la Covid. De nuevo, primero las personas mayores, y después están siendo profesionales esenciales por grupos de edad, de 60 años hacia abajo. Y así seguirá, según el anuncio del Gobierno y Salud, hasta las personas de 40 y 50 años.

Enfrente, la sexta ola de la pandemia. La incidencia de coronavirus entre la población de Córdoba es la mayor desde marzo de 2020, con más de 1.800 contagios en el último día con registros, el viernes 24 de diciembre. La tasa de contagio se ha situado en riesgo muy alto, con 820 casos por 100.000 habitantes en la provincia -con los últimos datos disponibles del pasado jueves-, mientras que en Córdoba capital se dispara hasta los 1.157 casos. Nunca en toda la pandemia se había registrado una incidencia tan alta.

Sin embargo, aunque creciendo en las últimas semanas, los ingresos hospitalarios son menos por los efectos de la vacuna. La mayoría de quienes se contagian ahora y están vacunados pasan la enfermedad con síntomas más leves y quienes tienen complicaciones son los no vacunados y las personas mayores con el sistema inmunitario debilitado. Actualmente, en los hospitales de Córdoba hay 93 pacientes ingresados, de los que 23 están en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).

Con todo, y teniendo en cuenta la alta contagiosidad de la variante ómicron del virus y la multiplicación de los contagios en estas semanas, Salud pretende acelerar el ritmo de la vacunación, para proteger a quienes antes no podían recibirla -los menores de 5 a 11 años-, y a quienes por grupo de edad, más necesitan la dosis de refuerzo.

Etiquetas
stats