Save the Children lamenta que la Renta Mínima de Inserción “solo llegue al 4% de niños en pobreza severa”

Una familia.

Save the Children ha presentado este martes en Sevilla, en la Fundación Cajasol, el informe 'Renta Mínima de Inserción y Pobreza Infantil en Andalucía', donde denuncia que, después de un año y tres meses de la puesta en marcha de la Renta Mínima de Inserción (RMI) por parte de la Junta de Andalucía, esta prestación “solo llegue al 4% de los niños andaluces que viven en pobreza severa en Andalucía”.

Pese a ser la principal herramienta de lucha contra la pobreza infantil severa en Andalucía --sustituye al Ingreso Mínimo de Solidaridad-- la ONG critica que, de los 244.000 niños en Andalucía que viven en pobreza severa, solo 9.800 se han beneficiado de la RMI en 2018. Esto significa que hay 234.000 niños andaluces que se han quedado fuera del sistema y cuyas familias “no van a recibir una ayuda tan necesaria para garantizar mínimamente los derechos de sus hijos”, según apunta la organización en un comunicado.

El director de Save the Children en Andalucía, Javier Cuenca, ha lamentado que “el 15 por ciento de los niños en Andalucía esté sufriendo carencias materiales severas a diario porque eso significa que los estamos condenados a la exclusión en su presente y a ser adultos pobres en un futuro no muy lejano, ya que se estima que el 80% de los niños que hoy están en situación de pobreza pueden convertirse en adultos empobrecidos”.

La ONG recuerda que la OCDE ya alertó de que, en España, y, por tanto, en Andalucía, el ascensor social está roto. “Una familia en situación de pobreza necesitará de cuatro generaciones para salir de la misma, esto equivale a 120 años”, ha añadido Cuenca, que ha señalado que la pobreza severa es “no poder pagar el piso, la luz, la comida, los gastos educativos, gastos sanitarios como gafas, dentistas o no poder proporcionar actividades de ocio y tiempo libre o cultura a los niños”.

En cuanto al proceso para solicitar la RMI, Save the Children recuerda que recientemente el Defensor del Pueblo Andaluz en funciones, Jesús Maeztu, denunció los “retrasos” de la administración autonómica para tramitar las solicitudes presentadas de la RMI y resolverlas en tiempo y forma.

En esa línea, en el informe que presenta la ONG se pone de manifiesto que muchas de las familias solicitantes de la RMI “no han tenido asesoramiento e información adecuada” para afrontar el proceso administrativo, que los trabajadores sociales “no han recibido la formación necesaria” y que los servicios sociales comunitarios de los ayuntamientos “se han visto con escasez de profesionales” para atender adecuadamente y tramitar los expedientes. “Otras veces el tiempo de resolución se ha multiplicado por cinco según lo previsto en el decreto”, ha puntualizado.

Todos estos problemas, según la organización, “han supuesto que familias como la de Conchi, una madre con dos hijas de la barriada sevillana de Torreblanca, no hayan visto sus derechos reconocidos y hayan seguido viviendo con dificultades para afrontar los gastos diarios. En su caso, ella lleva un año esperando a que le comuniquen si tiene derecho o no a recibir la RMI. Mientras tanto, vive con menos de 300 euros al mes”.

En cuanto al impacto de la RMI en la reducción de la pobreza infantil severa en Andalucía, Save the Children ha lamentado que “el impacto es nulo” ya que, con el diseño actual de esta prestación, una familia compuesta por dos adultos y dos menores de edad “recibe una transferencia máxima de 580,87 euros al mes, siendo el coste medio de la crianza en Andalucía de 536 euros mensuales por cada hijo o hija a cargo”.

“Aunque todas las familias con hijos a cargo que tienen derecho a la RMI hubiesen recibido la prestación, la reducción de la pobreza infantil severa en Andalucía habría sido de un 0%. ¿Por qué? Pues porque la cantidad que transfiere la RMI es tan baja que no sacará a ningún niño o niña de Andalucía de su situación de pobreza”, comenta Cuenca, que ha considerado necesario que se prioricen a las familias con hijos a cargo aumentando la cantidad que reciben. “Solo así la administración pública andaluza cumplirá con su obligación de garantizar los derechos de todos los niños y niñas”, ha añadido.

RECOMENDACIONES PARA LA RMI

Como primer paso de urgencia, Save the Children pide asociar una prestación por hijo a cargo de 75 euros al mes para las familias que accedan a la RMI. Esta cantidad debería aumentarse a 100 euros mensuales en 2020. Además, señala la nueva Ley de Infancia y Adolescencia en Andalucía como una oportunidad para legislar en este sentido, ya que contempla un artículo que desarrolla una prestación específica para la infancia en situación de pobreza.

Cuenca ha considerado que una prestación social de ámbito andaluz dirigida directamente a la infancia en situación de pobreza severa sería una decisión que situaría a Andalucía como una comunidad autónoma “innovadora” respecto a la lucha contra la pobreza infantil. “Las administraciones públicas deben priorizar la lucha contra la pobreza infantil y deben tomar medidas urgentes y sostenibles en el tiempo para acabar con estas tasas de la vergüenza. Y eso pasa por invertir en infancia y trabajar en los presupuestos autonómicos con una mirada de infancia”, asegura.

“Desde Save the Children creemos que no podemos seguir manteniendo una prestación que funciona de modo ineficaz y que es absolutamente ineficiente para reducir la pobreza. Además, genera mucha más ansiedad y dificultades a las familias que la solicitan, la gran mayoría sin éxito, así como a los trabajadores de Servicios Sociales. Todo esto hace que la RMI se convierta en una trampa del sistema”, concluye Cuenca.

Etiquetas
stats