Sanitarios organizan una jornada de actualización y manejo del paciente con ictus

Equipo de la Unidad Ictus del Hospital Reina Sofía.

Profesionales de Atención Primaria, de la Empresa Pública de Emergencias Sanitaria (EPES) 061 y de los hospitales Reina Sofía de Córdoba y Valle de Los Pedroches (Pozoblanco) organizan un encuentro virtual entorno al manejo del ictus en el Día Mundial de esta patología. Cada año, este equipo de profesionales interniveles celebra un encuentro en el que analizan las medidas puestas en marcha, los márgenes de mejora y los retos que se platean en este campo de la medicina.

Según ha indicado la Junta de Andalucía en una nota, en esta ocasión, dada la situación de pandemia, este evento se celebra en formato virtual durante la tarde de este jueves y, en él, se abordan cuestiones como el Código Ictus, la atención integral de paciente, la fase prehospitalaria 'Retos derivados de la pandemia y cómo superarlos', el papel de la Atención Primaria en la prevención y seguimiento de pacientes y también habrá espacio para el testimonio de pacientes y para el análisis común de un caso clínico.

Se trata de un encuentro “muy importante”, según ha destacado uno de los organizadores, el neurólogo coordinador del Código Ictus en Córdoba, Roberto Valverde, “porque nos permite dedicar una jornada al análisis de lo que hemos hecho, a intercambiar puntos de vista y, sobre todo, a detectar márgenes de mejora para abordar mejor el manejo de nuestros pacientes”.

Una de las mesas del encuentro es precisamente para evaluar los retos derivados de la pandemia por Covid-19. En este sentido, el también responsable de la Unidad de Ictus del Hospital Reina Sofía, Roberto Valverde, ha resaltado que “no podemos bajar la guardia pues, aunque los datos de evolución nos marcan que estamos en buen camino, situaciones como la que hemos vivido en los peores meses de pandemia nos han mostrado una reducción en los ingresos por ictus leves por miedo del paciente a acudir al hospital”.

“Aunque esta situación ya se ha revertido, también tenemos que estar atentos a los pacientes con Covid-19, ya que la propia infección parece que favorece la formación de trombos y el ictus se produce precisamente por la trombosis a nivel cerebral”, ha subrayado el experto.

Los resultados de la puesta en marcha del Código Ictus, también es otro de los puntos que centra la jornada. Cuando una persona sufre un ictus, el sistema sanitario activa el Código Ictus. Esto significa que, en primer lugar, los profesionales del 061 tienen el objetivo de trasladar en el menor tiempo posible al paciente mediante helicóptero o ambulancia al hospital Reina Sofía.

Mientras, el médico del 061 avisa al neurólogo de la Unidad de Ictus del hospital para preparar la sala de TAC craneal, con el objetivo de perder el menor tiempo posible. En ese momento, el neurólogo de la Unidad de Ictus recibe al paciente en la puerta de Urgencias y le acompaña junto a los facultativos del 061 hasta la sala de TAC. Allí, se encuentran al mismo tiempo el neurólogo, el personal de 061, el radiólogo de guardia y el neurorradiólogo vascular para decidir el tipo de tratamiento urgente que va a recibir el paciente tras valorar las imágenes del TAC craneal.

“De esta manera se consiguen reducir los tiempos para que al paciente con ictus se le administre el tratamiento intravenoso o se le realice terapia endovascular urgente lo antes posible para salvarle la vida y reducir la probabilidad de secuela neurológica”. “Es muy importante recordar que el 'Tiempo es Cerebro' ya que por cada 15 minutos ahorrados hay un cuatro por ciento de reducción de mortalidad, un cuatro por ciento de descenso de sangrado cerebral y un cuatro por ciento de mejora de la independencia funcional tras el alta hospitalaria”, según Valverde.

La Unidad de Ictus del Hospital Universitario Reina Sofía es referente en el tratamiento endovascular urgente en pacientes con ictus agudo. Se trata de una técnica que los profesionales de neurorradiología comenzaron a utilizar en 2016 y que permite extraer el trombo de forma rápida y eficaz en los casos de ictus agudo, logrando que el 60 por ciento de los pacientes recuperen la clínica neurológica.

Además de ser reconocidos por la Sociedad Andaluza de Neurología, la aplicación de este tratamiento ha convertido a esta unidad en referente para las provincias de Córdoba y Jaén.

Dos años después, el hospital apostó por la creación de una unidad específica de atención a pacientes con ictus, lo que ha permitido ofrecer una atención especializada y rápida de personas con esta patología, consiguiendo tratar a más pacientes y logrando mejores resultados.

En este sentido, el neurólogo Roberto Valverde ha expresado que “está demostrado que, gracias a los medios tecnológicos y el personal sanitario especializado, hemos logrado reducir la mortalidad de forma considerable y, también, hemos aumentado de forma significativa la posibilidad de recuperación de las personas, reduciendo las posibles secuelas”.

Desde su puesta en marcha en junio de 2018, la Unidad de Ictus ha atendido a más de 1.500 pacientes que han requerido ingreso, con una media de dos ingresos diarios, y, en total, el hospital registra una media de 1.200 pacientes al año con esta patología. Además del tratamiento endovascular urgente, los neurólogos han realizado en estos dos últimos años, cerca de 500 trombolisis --tratamiento para diluir el coágulo-- en ictus graves, con recuperación parcial en más del 60 por ciento de los pacientes tratado, lo que ha permitido que en unos tres meses tras el ictus hayan podido llevar una vida independiente.

Según los datos que maneja la Sociedad Española de Neurología, el ictus afecta cada año entre 120.000 y 130.000 personas y unas cifras que sitúan esta patología como la primera causa de discapacidad en el adulto y la segunda de demencia.

Igualmente importante es la prevención, según señala el responsable de la Unidad de Ictus. En este sentido, Roberto Valverde ha destacado un aumento significativo de ictus en pacientes jóvenes debido al mal control de los factores de riesgo.

En este punto, el neurólogo ha recalcado que “la prevención se basa en el control de factores como la hipertensión, diabetes y colesterol, evitando los hábitos tóxicos como el tabaco, alcohol y otras drogas. Es fundamental tener una dieta equilibrada con bajo contenido en grasas y realizar ejercicio físico diario para eliminar el sobrepeso evitando el sedentarismo”.

Otra de las grandes herramientas para avanzar en el manejo de la enfermedad es la investigación. En este campo, el servicio de Neurología participa en múltiples ensayos clínicos de ictus a nivel nacional. El estudio más relevante consiste en la infusión de células madre en tejido cerebral infartado para acelerar la recuperación de pacientes con ictus reciente. De hecho, “nuestro hospital es de los que más pacientes aporta en investigación de ictus debido a su eleva actividad asistencial en el tratamiento del ictus agudo”, ha apostillado Valverde.

Etiquetas
stats