La Diputación dice que se convierte en "un puente necesario" para implantar la eficiencia en recursos energéticos

Dolores Amo ante una caldera de biomasa en Almedinilla.

La vicepresidenta primera de la Diputación de Córdoba, Dolores Amo, ha destacado que la institución provincial "se ha convertido en un puente necesario" para implantar la eficiencia europea en el uso de los recursos energéticos, teniendo presente la máxima de que "anticiparse suele ser la mejor estrategia para evitar consecuencias indeseadas".

En este sentido y en declaraciones a Europa Press, Dolores Amo ha explicado que "las políticas de la Unión Europea (UE) ya han empezado a esbozar una línea marcada por una certeza: los recursos de los que disponemos son finitos". Por ello, las formas en las que se construye y desarrolla la sociedad europea van a ir marcadas por el concepto de la sostenibilidad y, por tanto, el uso eficiente de los recursos será clave.

En este contexto, según ha argumentado, "en la provincia de Córdoba, la Diputación se ha convertido en un puente necesario para que las hojas de ruta iniciadas por la Estrategia Europa 2020, y continuadas por el Pacto Verde Europeo, así como por el Plan Nacional de Recuperación, Transformación y Resiliencia del Gobierno de España, lleguen de manera reforzada a todos los municipios, en especial a los más pequeños".

Hay que tener en cuenta "que lo finito se agota, pero no solo en términos mundiales, sino también en lo más próximo, en lo local". De ahí que la estrategia de la institución provincial sea hacer un uso más eficiente de sus recursos, "primero renovando la tecnología de muchos servicios que prestan los ayuntamientos por una que optimice su utilización y, segundo, analizando cuándo se producen los consumos de esos servicios y buscando alternativas para optimizar su uso".

Estos objetivos "están impresos en los proyectos singulares Feder de Economía Baja en Carbono", que capitanea la Delegación de Asistencia Económica con los Municipios de la Diputación y que está dirigida por Amo.

De hecho, se han solicitado 134 ayudas para dar forma a estos proyectos y hasta la fecha hay 97 subvenciones concedidas. Entre esas, se están llevando a cabo 40 proyectos cuyo objetivo es cambiar las farolas actuales del alumbrado público por unas de tecnología eficiente en 32 municipios de la provincia y la primera estimación es que se van a sustituir casi 25.000 luminarias.

Así, en Pozoblanco, por ejemplo, con tan solo la primera fase de renovación de alumbrado, mediante la que se sustituirán 372 puntos de luz de los 3.230 existentes, se va a conseguir un ahorro energético de casi el 85 por ciento. Es decir, que la localidad pasará de consumir 282.280 a 42.495 kilowatios a la hora ,y eso en térmicos económicos supone que Pozoblanco se ahorrará casi 26.000 euros en su presupuesto anual.

El cambio de cerramientos en los edificios es otra manera de evitar la pérdida de energía. Por ahora, son 18 los centros educativos cuyas ventanas contarán con aislamiento térmico, y en colegios como el de Nuestra Señora de la Piedad de Iznájar eso va a suponer una minoración del gasto energético del 70,5 por ciento.

Aunque ya no se trata solo de optimizar, sino de usar energías que sean más respetuosas con el medio ambiente. Por eso, este programa incluye la sustitución de calderas de gas por unas de biomasa, como las que ya se han instalado en el Museo de Almedinilla o en la Residencia de Mayores de Fuente Tójar; la instalación de placas fotovoltaicas, como las del Mercado de Abastos de Villanueva de Córdoba, o la promoción de una movilidad urbana que favorezca la peatonalización, como buscan los proyecto que se llevarán a cabo en Moriles o en Villafranca.

Estos dos últimos casos, según ha subrayado Dolores Amo, "son un ejemplo, también, del papel que cumple la Diputación posibilitando que los pequeños municipios puedan desarrollar proyectos europeos de envergadura", ya que en Moriles el presupuesto inicial es de 900.000 euros y para el de Villafranca es de casi 780.500 euros.

Además, la Diputación cuenta con iniciativas que van a permitir a los municipios generar un diagnóstico de los usos que hacen de su consumo de energía, del consumo de agua o de la recogida de la basura, de la mano del proyecto Enlaza, también cofinanciado por el fondo Feder.

Se trata, según ha aclarado por su parte el delegado de Programas Europeos, Víctor Montoro, de "aprovechar las infraestructuras que tenemos y aplicar la tecnología del 'big data'. Ampliamos la obtención de datos, los recogemos y se hacen más públicos", por ejemplo, "del llenado y temperatura de los contenedores, lo que nos permitirá actualizar la ruta de recogida de los mismos, e igualmente con la sensorización en el tratamiento del agua", es decir, "vamos a conocer cómo se comportan las instalaciones y así vamos a mejorar la capacidad de gestión".

Con la misma filosofía de Enlaza, se ha gestado Córdoba Distrito Smart, un plan agrupado de iniciativas relacionadas con la 'Smart Cities', que incluye a la totalidad de los municipios menores de 20.000 habitantes y que busca ofrecer una mayor cohesión territorial, usando las nuevas tecnologías como mecanismo para ampliar la eficiencia en los servicios públicos.

Este proyecto "presenta siete líneas básicas en las que aplican las nuevas tecnologías, como son la sensorización, la salud, el riego inteligente, estaciones medioambientales, dispositivos de proximidad, sensorización de edificios y analíticas y vídeos".

Estos dispositivos suministrarán datos a la plataforma inteligente provincial, permitiendo el desarrollo de operaciones de 'business intelligence' y 'big data', así como elaborar cuadros de mando adaptados a las necesidades de cada ayuntamiento o entidad supramunicipal, y que orientaran en la toma de decisiones que se deban tomar en cada momento.

En definitiva, según ha indicado Montoro, "con los sensores recopilamos datos que nos permiten anticiparnos a los hechos y buscar alternativas", mientras que "con el sistema de riego inteligente perseguimos optimizar el consumo del agua, regando solo lo necesario, según las variables de humedad, climatología, etcétera".

Con fondos propios de la Diputación, también la Delegación de Medio Natural promueve la implantación de una tecnología que permita la optimización en el uso de pozos públicos de titularidad municipal, pues, según ha señalado el delegado del Área, Francisco Palomares, "es una necesidad velar por el uso eficiente del agua", lo que requiere implantar una tecnología adecuada que permita el control automático de ese uso mediante un sistema que racionalice en lo posible el gasto y el consumo".

Movilización económica

En total, se han recibido 97 resoluciones favorables de los proyectos singulares Feder que favorecen el tránsito a una economía baja en carbono, aunque se han solicitado hasta 134. El presupuesto total de todas esas iniciativas asciende a más de 41 millones de euros, de los que los fondos europeos aportan el 80 por ciento.

Enlaza, Córdoba Municipios Inteligentes cuenta con una partida de 4,8 millones de euros, que seon aportados en un 69 por ciento por el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital, a través de Red.es, y en un 31 por ciento por la Diputación de Córdoba, con la cofinanciación del Fondo Europeo de Desarrollo Regional.

Córdoba Distrito Smart se divide en Zona Norte y Zona Sur. Así, 'Córdoba Distrito Smart Sur' cuenta con un presupuesto aceptado de 700.422 euros, y ha conseguido una subvención de 560.338,33 euros (el 80 por ciento), mientras que 'Córdoba Distrito Smart Norte' dispone de un presupuesto aceptado de 789.330,99 euros y ha obtenido una subvención de 631.464 euros.

La asignación presupuestaria de la línea de subvenciones para optimizar el uso de pozos de titularidad municipal asciende a 72.000 euros, y es una línea de ayudas dirigida a ayuntamientos de menos de 20.000 habitantes.

Etiquetas
Publicado el
7 de junio de 2021 - 04:18 h