Música para mantener la unión del colegio con los alumnos y el barrio pese a la distancia

.

El lunes 18 de mayo, a las 9:30, de repente, la música volvió a emanar del colegio Cronista Rey Díaz, en el barrio de Santa Rosa de la capital cordobesa. Sonaba desde sus altavoces Memories, de Maroon 5, que destilaba la nostalgia y el recuerdo de los más de dos meses que el centro lleva sin sus alumnos por la crisis del coronavirus. El viernes 13 de marzo, el último día que hubo clases, los alumnos de 6º estuvieron cantando esa misma canción con un profesor en prácticas a la guitarra. Y esa pieza ha sido la elegida por el centro para comenzar una iniciativa con la que mantener la unión con los menores y con el barrio, que la escucharon de nuevo cuando esta semana se abría el colegio para el proceso de escolarización, recuperando la costumbre de poner música en días especiales.

La música que hasta ahora se ponía en días contados -el primer día de curso, el Día de Andalucía, los días previos a las vacaciones, etc- sirve ahora para mantener el contacto y la unión del colegio con sus alumnos y con el conjunto del barrio. A la hora de la apertura y el cierre del horario para los trámites de escolarización -9:30 y 13:30-, cada día, la música suena desde el Cronista Rey Díaz para decir que la vida sigue para alumnos y profesores. Es una manera de decir que “estamos aquí”. “Ver el centro vacío, tras tanto tiempo, es duro”, explica a este periódico la directora, Abigail Galindo.

El centro tiene una especial relación con la música, “un poso musical”, que le ha servido para ganar el concurso provincial en lenguas extranjeras Cantalenguas. “Utilizamos la música como materia pero también como poso emocional”, cuenta la directora de un colegio donde los propios alumnos, con ayuda de un padre, músico profesional, están componiendo las estrofas de lo que será el himno oficial del centro, que prevén estrenar el 22 de junio, el que será el último día de clase on line.

Porque así, a través de internet, los alumnos y sus profesores mantienen sus clases diarias y el contacto, pero ahora pueden escuchar desde las viviendas más cercanas al colegio la música que suena cada día. De hecho, en algunas ocasiones, son ellos mismos quienes eligen la pieza que sonará en el centro. A primera hora, piezas más tranquilas -“es temprano y empieza el día”, dice la directora-, y a las 13:30, “temas más moviditos y ritmosos a la hora de irnos”. Además, combinan los temas en inglés y en castellano, al ser un centro bilingüe.

Serrat, Ed Sheeran o Rozalen

En esta primera semana en la que parte del equipo directivo ha vuelto al colegio para el proceso de escolarización, los alumnos que viven cerca y los vecinos del barrio han podido escuchar temas como La Puerta Violeta de Rozalen, We are young de Fun - “la canción favorita de muchos niños del cole, hicimos un vídeo muy cañero con ella”-, Para la Libertad de Serrat -“en clase tocamos de cerca lo que decía Miguel Hernández en boca de Serrat y lo trasladamos a nuestra realidad Covid con los niños”-, Photograph de Ed Sheeran, -“pura nostalgia otra vez”-, Perfect de Ed Sheeran o Caminando por la Vida de  Melendi.

Y, también ha sonado una canción muy especial para los chavales, elegida por ellos especialmente para la visita de CORDÓPOLIS: Give me Music, una canción inédita creada por tres grupos de alumnos del centro con el apoyo del papá músico y con la que han participado y ganado el concurso Cantalenguas. Una pieza en la que se unen el castellano, el inglés y el árabe con varios instrumentos y las voces de los pequeños, más unidos que nunca a su colegio, pese a la distancia.

Etiquetas
stats