'La Manada': pendientes de saber si vuelven a prisión y de juicio en 2019 por el caso de Pozoblanco

Protesta en Córdoba por la puesta en libertad de 'La manada' | ÁLEX GALLEGOS

Los cinco miembros de La Manada están a punto de conocer si vuelven a prisión, después de la vista celebrada la pasada semana en la Audiencia de Navarra para analizar las peticiones de las acusaciones que pedían su ingreso en la cárcel una vez que el Tribunal Superior de Justicia de Navarra confirmó el 5 de diciembre la pena de 9 años para cada uno de ellos por abuso sexual a una chica en los Sanfermines de 2016.

Tras la vista, celebrada el pasado 26 de diciembre, se esperaba que en pocos días se conozca la decisión: si el tribunal envía de nuevo a prisión a los cinco jóvenes -entre ellos un guardia civil que prestaba servicio en Pozoblanco-, o bien los mantiene en libertad a la espera de sentencia definitiva de una instancia superior.

Si el año 2018 ha sido en el que se conoció la condena impuesta en el mes de abril a los integrantes de La Manada por los hechos probados ocurridos en los Sanfermines de 2016, y también cuando los cinco jóvenes quedaron en libertad provisional en junio a la espera de sentencia firme, el año 2019 puede traer consigo su vuelta a prisión y, en todo caso, la fecha de juicio por los hechos ocurrido en Pozoblanco y por los que cuatro de los cinco integrantes del grupo están acusados también de abuso sexual contra una chica.

Procesados por abuso a una joven de Pozoblanco

En el caso de Pozoblanco, la jueza del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Pozoblanco concluyó la instrucción del caso en septiembre y ha procesado a cuatro miembros de La Manada por delitos de abusos sexuales, un delito contra la intimidad y un caso de maltrato del exmilitar.

En el auto acordó continuar la tramitación de las diligencias previas por los trámites del procedimiento abreviado "por si los hechos imputados" a los cuatro jóvenes pudieran ser constitutivos de presuntos delitos de abusos sexuales y contra la intimidad.

Además, tras la puesta en libertad por el caso de los Sanfermines, el pasado junio el mismo juzgado pozoalbense impuso a los cuatro investigados la prohibición de acercarse a menos de 500 metros de la joven de Pozoblanco y de comunicarse por cualquier medio con ella.

Vídeo grabado

Cabe recordar que el caso de La Manada en Pozoblanco saltó cuando el magistrado del Juzgado de Instrucción número 4 de Pamplona, que investigaba los hechos de los Sanfermines, vio indicios de que los mismos jóvenes supuestamente abusaron sexualmente en mayo de 2016 de la joven de 21 años, tras conocerla en la feria de Torrecampo y desplazarse a Pozoblanco.

Los acusados grabaron los supuestos abusos con un móvil y compartieron uno de los dos vídeos en un chat. El juez sostiene que "existen serios indicios de que podrían haberse utilizado sustancias específicamente destinadas para provocar la inconsciencia de la víctima".

En su resolución, el magistrado considera que "resulta indiciariamente acreditado" que A.J.C.E. ofreció a la denunciante acompañarla a su domicilio en un vehículo, donde nada más entrar y tras sentarse en el asiento del copiloto cayó "en un estado de profunda inconsciencia".

Según recoge el auto, en el vehículo se montaron también J.A.P.M., J.E.D. y A.M.G.E. y mientras este último conducía "todos ellos le tocaban los pechos" y A.J.C.E. le "besaba en la boca, riéndose entre ellos de la víctima". Según añade el magistrado, la llevaron luego hasta la localidad de Pozoblanco, donde se despertó "completamente desnuda en el asiento de atrás".

Etiquetas
stats