Los cordobeses respiraron valores de ozono en 2021 por encima de los límites legales

Panel informativo sobre la calidad del aire

Los cordobeses respiraron aire contaminado por ozono por encima de los niveles permitidos por la normativa de la Junta de Andalucía durante el año 2021. Esa es una de las conclusiones del informe elaborado por Ecologistas en Acción analiza los datos recogidos en 800 estaciones oficiales de medición instaladas en toda España.

El gran problema de la capital y la provincia está en el ozono troposférico. El problema se da principalmente en verano y, curiosamente, en las afueras de la ciudad. La mezcla del calor con el tráfico provoca unas altas concentraciones de ozono que da los niveles más altos fuera de la ciudad precisamente. Ahí está el caso de la estación de medición de Villaharta, que en 2019 superó durante 78 días los valores máximos recomendados por la OMS en lo que a concentración de ozono se refiere. Es la concentración de ozono más alta y duradera de toda Andalucía.

El informe de Ecologistas en Acción señala que en la provincia de Córdoba las superaciones afectaron a toda la ciudad y también al entorno de Puente Nuevo, donde se localiza Villaharta o Villaviciosa de Córdoba. En concreto, los cordobeses respiraron aire contaminado por ozono por encima de los valores permitidos durante 29 días del año 2021, según el informe de Ecologistas en Acción. El nivel máximo legal de superación del umbral de contaminación es de 120 micro gramos por metro cúbico. El año pasado, las estaciones Al Nassir y de la Asomadilla, las dos de la capital que pueden medir el ozono en aire, llegaron a superar los 160 micro gramos.

Los efectos adversos sobre la salud de este contaminante se manifiestan como irritación en los ojos, superficies mucosas y pulmones y se relaciona con inflamaciones de las vías respiratorias, morbilidad y mortalidad y nacimientos prematuros, afectando fundamentalmente a personas con dificultades respiratorias, afectadas de asma, personas mayores y población infantil.

Las principales vías de actuación para reducir la contaminación del aire pasan por la reducción del tráfico motorizado disminuyendo la necesidad de movilidad con un urbanismo de proximidad y potenciando el transporte público y los medios no motorizados como la bicicleta o el tránsito peatonal; la reconversión ecológica del transporte interurbano desde la carretera a un ferrocarril convencional mejorado y socialmente accesible; el ahorro y la eficiencia energética; la recuperación de los estímulos para la generación eléctrica renovable, etc.

El Ayuntamiento de Córdoba no dispone de un plan actualizado para el control del ozono en la ciudad. Cuando se superan los umbrales no se activa una orden que limita el tráfico en la ciudad, por ejemplo.

Más datos del informe

Durante 2021 la calidad del aire en España y Andalucía ha mantenido la mejora sustancial ya observada durante 2020, con una reducción notable de los niveles de dióxido de nitrógeno (NO2), dióxido de azufre (SO2) y ozono troposférico, y más matizada de los de partículas en suspensión (PM10 y PM2,5), en sus mínimos de la última década, según señala Ecologistas a nivel nacional.

El informe de Ecologistas en Acción toma como referencia los nuevos valores máximos de contaminación recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el objetivo a largo plazo para proteger la vegetación de la Unión Europea. De acuerdo a esos niveles, el aire contaminado afectó en 2021 a la totalidad de la población y el territorio andaluces. “Si se toman los estándares de la normativa, más laxos que las recomendaciones de la OMS, la población que respiró aire contaminado por encima de los límites legales fue de 350.000 personas, en las zonas de Córdoba, Puente Nuevo (Córdoba), Bailén y Villanueva del Arzobispo (Jaén). Y la superficie expuesta a niveles de contaminación que dañan la vegetación alcanzó 80.000 km2, el 92 % del territorio andaluz”, exponen.

“La estabilidad atmosférica primaveral activó los episodios de contaminación por partículas, en su mayor parte procedentes del norte de África. El invierno en cambio resultó inestable y húmedo, favoreciendo la dispersión y deposición de los contaminantes típicos de esta estación (NO2 y partículas). El relativamente moderado calor estival contribuyó al descenso del ozono, pese a la intensa ola de calor de mediados de agosto”, señala el documento.

“Los factores esenciales para explicar la mejoría de la calidad del aire durante 2021 son la restricción general de la movilidad y la contracción económica derivadas de las medidas adoptadas para combatir la Covid 19, con la dramática situación sanitaria y social que hemos vivido en los dos últimos años. El cierre de las centrales térmicas de carbón de Carboneras y Puente Nuevo también ha contribuido a la disminución de las emisiones”, exponen.

Por otra parte, el informe señala que el episodio de contaminación que se registró en el año 2015 en el Parque Joyero de Córdoba no se ha vuelto a repetir. Entonces se detectó cadmio en el aire respirado en la zona.

Etiquetas
stats