Perfil

Antonio Hurtado, el político de la pajarita que pasó de 'eurodelegado' a azote del caso Colecor

El diputado nacional del PSOE por Córdoba, Antonio Hurtado, en una foto de archivo.

En todos los sondeos internos en los que ya trabajan los partidos cordobeses, el diputado del PSOE Antonio Hurtado siempre aparece como uno de los políticos más valorados de la ciudad. Delegado, concejal y diputado, Antonio Hurtado (Aguilar de la Frontera, 1961) lleva en política desde 1994. Singular en su vestimenta, con su pajarita y el sombre cordobés cada vez que llega el Mayo Festivo, el político socialista fue elegido este domingo en primarias como el candidato del PSOE a la Alcaldía de Córdoba.

Por su longevidad política, Antonio Hurtado ha estado en todos los frentes posibles. Ha sido gobierno y ha sido oposición. Fue delegado de Economía de la Junta a finales de los noventa y primeros años del siglo XXI, cuando el PSOE andaluz era una todopoderosa máquina de ganar elecciones autonómicas. En su cargo enseñó a los cordobeses el euro, la moneda que iba a sustituir a la peseta. Su labor didáctica, su siempre presente calculadora de conversión, hizo que popularmente se le conociera como el eurodelegado, por su trabajo en los dos años en los que hubo que hacer una intensa campaña ciudadana para dar a conocer la nueva moneda. Ya entonces se convirtió en un político muy popular.

En 2003, acompañó a Pepe Mellado en la candidatura del PSOE a la Alcaldía de Córdoba. Los socialistas venían de compartir un primer mandato con Izquierda Unida tras convertir a Rosa Aguilar en alcaldesa en un pacto que desplazó al PP, que fue la lista más votada. Pero las aspiraciones del PSOE en 2003 (que venía de dirigir el urbanismo de la ciudad) pasaban por crecer electoralmente. Los socialistas se quedaron con los cuatro concejales que ya tenían mientras IU alcanzó una histórica mayoría. Hubo un pacto de gobernabilidad, pero no de gobierno. Mellado se marchó y Hurtado se quedó como portavoz del PSOE, apoyando a IU para sacar adelante presupuestos pero convirtiéndose en una auténtica pesadilla en su labor de oposición.

Entre 2003 y 2007, Hurtado lideró a unos socialistas que pusieron contra las cuerdas a Rosa Aguilar, principalmente por las famosas naves de Colecor, el plan que pretendía legalizarlas, la millonaria multa, la cercanía al constructor Rafael Gómez alias Sandokán y el fenómeno parcelista. Hurtado, un gran conocedor del Ayuntamiento de Córdoba por dentro, pudo ser el candidato del PSOE en 2007. Así estaba previsto. Pero en un movimiento interno que sorprendió a propios y extraños fue desplazado por Rafael Blanco. El PSOE volvió a repetir con cuatro concejales pero esta vez IU perdió apoyos y se tuvo que repetir el pacto de gobierno con los socialistas. Hurtado abandonó la política municipal.

Al poco de abandonar el Ayuntamiento, Antonio Hurtado dirigió la empresa provincial de vivienda de la Diputación, Provicosa. Pero en 2008 se convirtió en senador, liderando la candidatura del PSOE a las generales de entonces. En 2011 se presentó como candidato al Congreso de los Diputados y años después compartió candidatura y campaña electoral con la que fue su gran rival entre 2003 y 2007, Rosa Aguilar, ya en el PSOE.

Tanto en el Senado como en el Congreso de los Diputados Hurtado ha destacado por su gran actividad parlamentaria. El político cordobés ha sido uno de los que más preguntas ha registrado, según consta en los diarios de sesiones. Ha formado parte de una infinidad de comisiones parlamentarias, especialmente económicas, y ha estado presente también en la política local cordobesa, con una gran actividad interna en el PSOE.

Ahora, casi 20 años después de su debut, vuelve a la política local como candidato a la Alcaldía de Córdoba. Sucede a la exalcaldesa Isabel Ambrosio y aspira a aumentar el apoyo socialista, convertido desde 2015 en el partido hegemónico de la izquierda cordobesa en la capital, una vieja aspiración socialista desde que en 1979 el PCE obtuviera más votos y Julio Anguita se convirtió en alcalde.

Hurtado quiere plantear una campaña de tú a tú con el actual alcalde, José María Bellido, desde una oposición basada en la gestión, el conocimiento del funcionamiento interno del Ayuntamiento y de la administración. En su contra puede jugar precisamente la política nacional, de la que ha formado parte durante los últimos 15 años.

Etiquetas
stats