IU afirma que las UGC provocan “un deterioro de la calidad asistencial”

Una paciente en un hospital.

El responsable provincial de Organización de IU-Córdoba, Sebastián Pérez, y el miembro del Área de Salud de IU-Córdoba José Aguza han afirmado este jueves que la “productividad” y las Unidades de Gestión Clínica (UGC) son dos “males de la sanidad pública andaluza” y, en concreto, las UGC provocan “un deterioro de la calidad asistencial”.

En rueda de prensa y respecto a la primera cuestión, la productividad, Pérez y Aguza han explicado que “uno de los conceptos salariales más injustos e insolidarios que el SAS creó es el CRP, la famosa productividad, que solo crea descontento, malestar y discordia entre los trabajadores”.

Por ello, según han argumentado los responsables de IU, “al personal hay que retribuirle digna y correctamente por el desempeño de sus funciones, pero no por producir”, ya que “la productividad está asociada a mercantilismo y la sanidad y los servicios públicos, evidentemente, no lo son”; a pesar de ello, la productividad “es un concepto muy ligado a los objetivos de las Unidades de Gestión Clínica”.

Para Pérez y Aguza, se trata de “un modelo ampliamente rechazado por diversas asociaciones profesionales o de pacientes, así como por la mayoría de sindicatos, y han demostrado como se han reducido los recursos, la cartera de servicios o como se han masificado los servicios de urgencias, el progresivo aumento de las listas de espera, la reducción de pruebas diagnosticas y fármacos, y el número y tiempo de ingresos hospitalarios”.

Las UGC, en opinión de IU, también han conllevado el “incremento precoz de altas, el cierre de quirófanos, la reducción de camas y de la contratación para sanitarios”, llevando a “la deshumanización, provocada por el afán competitivo de la consecución de objetivos de la productividad y el progresivo mercantilismo del sistema”.

En definitiva, para los responsables de IU, “el balance de las UGC es totalmente negativo, al cambiar la calidad y asistencia por las necesidades de la economía, para ver quien ahorra más en su unidad a costa de reducir prestaciones y recursos, para cobrar mayor productividad”, lo que supone “un deterioro de la calidad asistencial, poniendo en riesgo la seguridad del paciente, con el desgaste y desmotivación de los profesionales”.

El objetivo real, a juicio de la federación de izquierdas, “es debilitar el sistema público, favoreciendo la reducción del gasto y la concertación con la sanidad privada, para beneficio de directores y gerentes, que están destruyendo el servicio público, llevándolo hacia un producto de economía de mercado, para provecho propio o de beneficencia para quienes no pueden pagarse compañías sanitarias privadas”, mientras que “IU siempre defenderá una sanidad pública, gratuita, universal y de calidad, y estará en contra de cualquier modelo mercantilista de la misma”.

Etiquetas
stats