#Heroínas sin capa | Costurera: “Lo que ha funcionado es el sistema de vecindad”

Antonia Nieto, coordinadora de las costureras 'Batas para Héroes'.

La mujer que ven en la imagen que acompaña esta información se llama Antonia Nieto, pero en su lugar podría haber estado cualquiera de las decenas de personas que, de manera voluntaria, pusieron sus conocimientos, sus máquinas de coser y su tiempo a disposición de quiénes más lo necesitaban para poder luchar contra el coronavirus. Antonia ha sido la coordinadora de un grupo de 70 costureras -la gran mayoría mujeres pero también tres hombres-, que forman parte de ese batallón de voluntarios que han producido todo tipo de material de protección para los profesionales sanitarios en esta crisis, cuando estos no tenían lo necesario para enfrentarse a la pandemia.

Batas para Héroes fue el nombre que le pusieron a este grupo de costureras que, hasta la semana pasada, ha hecho más de 3.000 batas protectoras para los profesionales sanitarios del Hospital Reina Sofía. "Este tipo de cosas te hace ver que la gente es maravillosa y que la generosidad, la entrega, no entiende de barrios", cuenta sobre esta experiencia donde, como dice, "lo que ha funcionado es el sistema de vecindad", el ayudarse los unos a los otros por una causa común.

Todo empezó al inicio del estado de alarma, cuando los profesionales del Reina Sofía recibían cada día a más pacientes con Covid-19. En apenas tres días, el grupo inicial que creó Batas para Héroes contactó con el Imibic y se ofreció a coser las protecciones. Bajo la supervisión de este organismo de investigación médica, hicieron el patrón de la bata y los cubrerostros, y con la ayuda del material plástico de la empresa Plastienvase, se pusieron manos a la obra.

"Trabajo y horas de mucha gente"

Incluso una de las costureras que impulsó el grupo -Elena Díaz-, grabó un tutorial sobre cómo deberían hacer las batas y, a partir de ahí, se llegó a conformar ese batallón de 70 costureras que, en sus domicilios, han echado horas y horas para entregar el material cada día. "Detrás de esto está el trabajo y las horas de mucha gente".

Antonia ha sido la encargada de cooordinar todo este trabajo, de mantene el contacto con las costureras y con el Imibic, hasta donde, a través de Correos, enviaban cada día las batas que habían podido hacer para llevarlas a Reina Sofía. Tres millares de batas de plástico hechas en apenas seis semanas y, ahora, siguen su tarea "con un material más resistente", más adecuado para higienizar y reutilizar por parte de los sanitarios.

"Ha tenido un sentido terapéutico"

El sentimiento de poder ser parte de la cadena de ayuda a quienes peor lo han pasado en esta crisis sanitaria se mezcla también con sensaciones de autoayuda entre estas costureras, explica Antonia. "La gente estaba agradecida por poder ayudar" e, incluso, en muchas ocasiones, colaborar como costurera "ha tenido un sentido terapéutico. Había gente que estaba pasando esto sola, preocupada y con los hijos lejos, y ponerse a coser las batas les ayudaba". "A mí esto me da la vida. Tengo una ilusión", cuenta Antonia que le decían algunas de las costureras que han formado parte de esta experiencia.

Pero, sobre todo, la recompensa a este gesto solidario ha estado en la respuesta de los destinatarios de esas Batas para Héroes. "No paraban de agradecer nuestra tarea, nos mandaban fotos, vídeos", relata Antonia, sobre ese objetivo conseguido de "ser útil" en una situación tan límite como la que esta crisis sanitaria ha traído. Y ese objetivo, el de formar parte de la cadena de ayuda necesaria en el peor momento, lo han cumplido.

Etiquetas
Publicado el
6 de mayo de 2020 - 04:41 h
stats