La Fiesta de los Patios empieza con ronquidos

Dos turistas, profundamente dormidos en Orive. | MADERO CUBERO
El Palacio de Orive y Rey Heredia 22 estrena la siesta para los turistas en un ambiente de paz, con música y el sonido del agua de las fuentes de fondo

La verdad es que hacía sueño, sobre todo si antes el turista de turno se había metido entre pecho y espalda una buena ración de salmorejo. En el Palacio de Orive, un par de turistas británicos bostezaba sobre unas mecedoras. De fondo, el rumor del agua de las fuentes del Palacio y una música suave. Apetecía echar la siesta hasta sin haber almorzado. Pero no, las mecedoras estaban pilladas y sólo quedaban libres sillas de enea, donde hay que ser muy hábil para dormir.

Así se ha estrenado este año la Fiesta de los Patios de Córdoba, con una innovadora siesta que ha comenzado a atraer turistas con el reclamo de poder echar un sueñecito después de patearse la ciudad en un día más que caluroso. Sin embargo, las plazas eran limitadísimas y por tanto la siesta tampoco podría prolongarse. También los patios en los que se podía dormir eran limitados: los institucionales del Palacio de Orive y Rey Heredia 22. Pero el que podía dormir, dormía.

Aparte, ayer comenzó una fiesta con 55 patios a concurso, de los que 20 son de arquitectura antigua y 35 de moderna. Asimismo, se incorporan dos patios nuevos en Juan Palo, 8 y Maese Luis, 22. Fuera de concurso también participan otros diez patios.

El fin de semana llegará el turno de la plataforma digital que volverá a regular el acceso a los recintos privados. A diferencia del año pasado, sólo habrá que sacar ticket previo entre el viernes por la tarde y el domingo por la mañana, los días de mayor afluencia de público.

Etiquetas
stats