¿Quién dio la orden de desalojar la Mezquita?

Desalojo de los alrededores de la Mezquita Catedral | MADERO CUBERO
La Policía asegura que solo se decidió acordonar la zona y cerrar una puerta del monumento mientras que el Cabildo sostiene que fueron los agentes los que ordenaron el desalojo de los turistas

Poco después de que trascendiera que se estaban acordonando los alrededores de la Mezquita Catedral de Córdoba, fuentes policiales ya aseguraban que "probablemente" se estaba ante una "falsa alarma", y que se estaban tomando medidas preventivas pero tampoco excepcionales. Sin embargo, y pocos minutos después, la Mezquita Catedral estaba siendo desalojada de turistas y poco a poco la histeria iba en aumento. Pero, ¿quién dio la orden del desalojo?

Fuentes de la Policía Nacional aseguran que ninguno de sus altos mandos dio la orden. Las fuentes detallaron que el dispositivo que se había establecido no iba a ser muy excepcional. La orden consistía en cortar los accesos a los alrededores de la Mezquita (toda la Ribera se cortó al tráfico desde los puentes de San Rafael hasta el de Miraflores) y a la calle Torrijos. Las fuentes aseguran que se realizaron llamadas al Cabildo para que cerraran la puerta del patio de los Naranjos que da acceso a la calle Torrijos y para que las personas que trabajan en el Palacio Episcopal se desplazaran hacia el interior y no se asomaran por las ventanas.

Desde el principio, los agentes aseguran que podía tratarse de un vehículo mal aparcado, pero que como España está en alerta 3 tras los atendados de París había que hacer todas las comprobaciones. No obstante, minutos después de instalar los cordones policiales saltó la noticia: la Mezquita estaba siendo desalojada. Fuentes policiales aseguran que ningún mando dio esa orden, pero desde el Cabildo se asegura que sí, que recibieron la llamada de la Policía Nacional, y que cumplieron con sus instrucciones. Los turistas abandonaron el monumento por el lado contrario al que se halló el coche sospechoso.

A los pocos minutos de producirse el desalojo y ante unas excepcionales medidas de seguridad, los propietarios del vehículo acudieron a hablar con la Policía. Era una pareja de novios de viaje en Córdoba que habían pensado que allí se podía aparcar. Fueron ellos mismos los que abrieron el vehículo mientras multiplicaban sus disculpas a la Policía Nacional, que rápidamente comenzaba a recoger las cintas del dispositivo de seguridad y a desmovilizar a sus hombres. Al final, todo quedó en un susto. Pero falta por responder a una pregunta, ¿quién ordenó el desalojo?

Etiquetas
stats