Lo que dicen las aguas residuales sobre la evolución del Covid en Córdoba

Investigadores de la UCO que analizarán aguas residuales en busca de Covid | ÁLEX GALLEGOS

El análisis de las aguas residuales permite conocer la presencia de Covid-19 en una población y actuar como centinela de la evolución de la pandemia, puesto que en las excreciones de una persona se puede ver el virus antes incluso de que esta presente síntomas de la enfermedad. Con el objetivo de anticipar la evolución del coronavirus, desde el mes de julio se toman muestras en la estación depuradora de aguas residuales (EDAR) de La Golondrina de Córdoba, que son analizadas por investigadores de la Universidad y cuyos datos forman parte de la treintena de estaciones depuradoras de todo el país que vigila el Gobierno a través del Ministerio de Transición Ecológica.

Es el denominado estudio de Control microbiológico en aguas residuales como indicador epidemiológico de alerta temprana de propagación de Covid-19, que ya lleva 20 semanas de análisis y muestra la evolución a lo largo del tiempo de la presencia de coronavirus en Córdoba a través de las aguas residuales. Los últimos datos del Ministerio de Transición Ecológica -consultados por CORDÓPOLIS- señalan que, en la última semana con análisis publicados -del 21 al 28 de noviembre-, la presencia del virus en Córdona ha aumentado con respecto a la semana anterior.

El análisis de las muestras de aguas residuales mide en "copias genóminas" el SARS-CoV-2 por litro (cg/l) y se transforman a escala logarítmica (log10 cg/l) para ofrecer los resultados. Y, así, las variaciones de la presencia del Covid en las aguas residuales se traducen en su evolución en distintas franjas: aumento significativo si es más de +1 unidad logarítmica, aumento si es entre +0,4 y +1, estable si es entre -0,4 y +0,4, disminución si es entre -0,4 y -1 y disminución significativa si hay una bajada de más de -1.

Con ello, los datos sobre Córdoba de la última semana de noviembre indican un aumento, con una variación de +0,4, es decir, en el rango que sobrepasa levemente la estabilidad en la evolución de la presencia del virus.

Los investigadores recuerdan que "esta técnica de análisis de las aguas residuales detecta el virus excretado por personas asintomáticas, presintomáticas, sintomáticas e incluso mal  diagnosticadas", por lo que es una fotografía real de la evolución del Covid en una población, antes de que se pueda detectar a través de pruebas a los pacientes.

Evolución en Córdoba durante 20 semanas

Así, el análisis de las aguas residuales de la EDAR La Golondrina de Córdoba a través de las muestras tomadas en 20 semanas desde la del 12 al 18 de julio dibuja la evolución de la presencia del virus en la capital, con semanas marcadas por el aumento, la estabilidad o la disminución del Covid.

Las etapas de aumento del coronavirus en las aguas residuales se ven reflejadas en varias semanas del verano -del 26 de julio al 8 de agosto- y con un "aumento significativo" en la semana del 16 al 22 de agosto.

Posteriormente, las semanas con estabilidad en los resultados se dieron entre el 6 y el 19 de septiembre, con una disminución en la semana posterior y otro periodo estable de cuatro semanas más, entre el 27 de septiembre y el 24 de octubre.

Es justo después, en la semana del 25 al 31 de octubre, coincidiendo con las dos semanas posteriores al Puente del 12 de Octubre en el que se ha visto que se produjo la eclosión de contagios de la segunda ola de la pandemia que ha sufrido Córdoba, cuando las muestras de aguas residuales arrojan un nuevo aumento de presencia del coronavirus.

Ese aumento se repite en la semana del 8 al 14 de noviembre y, a partir de ahí, con las restricciones que se toman para limitar los movimientos de la población y el toque de queda, como resultado se observa una "disminución significativa" de presencia del Covid en aguas residuales ya en la semana del 15 al 21 de noviembre. Un resultado que, sin embargo, en la última semana analizada con datos disponibles -la del 22 al 28 de noviembre-, ha vuelto a experimentar un leve aumento.

Cabe recordar que las muestras son tomadas en la EDAR de La Golondrina y son analizadas por un equipo de investigadores de la Universidad de Córdoba formado por expertos en Toxicología Ambiental, Ingeniería Química y Genética, que trabajaron desde el mes de julio en preparar el procedimiento de análisis y comenzaron en septiembre a analizar muestras congeladas de los meses de julio y agosto y muestras frescas semanales a partir de entonces.

A nivel estatal

A nivel estatal, los análisis de las aguas residuales de más de una treintena de depuradoras urbanas de todo el territorio señalan la evolución y cómo con las medidas del toque de queda, el cierre del perímetro de municipios y comunidades autónomas, además de las restricciones de ciertos sectores, arrojan como resultado que la segunda ola del Covid ha ido remitiendo en las últimas semanas.

El Ministerio de Transición Ecológica ha decidido publicar los resultados de los análisis en su web,"pues son una herramienta útil para el seguimiento y control de la pandemia, especialmente para comprobar la eficacia de las medidas en las posibles desescaladas, como control indirecto de la evolución de la situación sanitaria". Estos datos se enviaban hasta ahora semanalmente al Ministerio de Sanidad y a las autoridades sanitarias de las comunidades autónomas y organismos de cuenca.

https://cordopolis.es/2020/09/06/los-investigadores-de-la-uco-inician-los-analisis-de-aguas-residuales-de-cordoba-para-detectar-covid-19/

Etiquetas
Publicado el
9 de diciembre de 2020 - 03:27 h
stats