Decretan la clausura y sanción de la residencia de ancianos denunciada en Lucena

Fachada de la residencia de mayores Nueva Aurora de Lucena.

El Ayuntamiento de Lucena ha decretado el desalojo en 15 días de los ancianos de la residencia Nueva Aurora, su clausura para esta actividad e inicia un expediente de sanción para el centro. Así lo recoge el decreto firmado este jueves por el primer teniente de alcalde y delegado de Urbanismo del Ayuntamiento lucentino, José Cantizani, al que ha tenido acceso este medio.

La decisión del consistorio se toma después de que un informe técnico del área de Urbanismo concluyera que la residencia de ancianos no garantizaba las mínimas condiciones de seguridad y salubridad para las 44 personas mayores que actualmente se alojan allí, todos con distintos grados de dependencia y movilidad. Además, el centro no cuenta con las autorizaciones pertinentes, motivo por el cual el Defensor del Pueblo Andaluz ha abierto una investigación recientemente.

El decreto ordena a la titular de la residencia, la Asociación Nueva Aurora, que proceda al “realojo de los residentes” en otro inmueble, “concediendo para ello un plazo de 15 días”, que “se estima adecuado atendiendo las circunstancias singulares que concurren”. Además, y en cuanto se produzca el desalojo de los mayores, se ordena que “cese en el ejercicio de la citada actividad de residencia para personas mayores” en el actual inmueble, clausurándola como tal.

Asimismo, el Ayuntamiento lucentino inicia “procedimiento sancionador” a los responsables de la residencia, por todos los incumplimentos llevados a cabo. Les requiere, además, que en el plazo de dos meses proceda “a realizar las actuaciones necesarias a fin de adecuar a legislación vigente la actividad” de residencia de mayores, para poder volver a utilizar el edificio como tal.

La Asociación Nueva Aurora tiene ahora un plazo de diez días para presentar alegaciones a este decreto, así como documentos y justificaciones pertinentes. De todo ello, el Ayuntamiento dará cuenta a la Delegación Municipal de Servicios Sociales y Salud, a la Delegación Territorial en Córdoba de la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía y al Defensor del Pueblo Andaluz.

Cabe recordar que las condiciones de la residencia Nueva Aurora de Lucena fueron denunciadas por los familiares de una usuaria ante el Ayuntamiento, la Junta, la Fiscalía y el Defensor del Pueblo entre finales de 2016 y comienzos de 2017. Recientemente, el Defensor ha abierto una investigación de oficio porque el centro “carece de permisos y licencias” mientras que desde el Ayuntamiento de Lucena un informe municipal aconseja que los abuelos sean desalojados de la residencia porque no tiene “unas condiciones de seguridad y salubridad mínimas”.

Etiquetas
stats