Cuatro denunciados por caza ilegal de ciervos en la provincia

Una de las inspecciones de la Guardia Civil por caza ilegal.
En tan sólo 72 horas se han intervenido cinco reses abatidas ilegalmente

La Guardia Civil ha denunciado a cuatro personas por cazar especies no autorizadas y desarrollar modalidades de caza mayor no autorizadas. También han intervenido tres armas de fuego y cinco ejemplares de ciervo. Las intervenciones comenzaron durante la celebración de una batida de jabalí autorizada en el término municipal de Villaharta. Una dotación del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil de Peñarroya-Pueblonuevo comprobó que algunos cazadores disparaban sobre especies cuya caza no estaba autorizada. También se encontró el cadáver de una cierva a la que se le había extraído las partes útiles para consumo.

Por otro lado, teniendo conocimiento de la conflictividad existente en diversos acotados del término municipal de Obejo, sobre todo en la comisión de prácticas de “línea de retranca” –ubicación de cazadores no autorizados detrás de las armadas dispuestas en las modalidades autorizadas-, los agentes realizaron batidas y apostaderos por las zonas más proclives. Como resultado, se detectó a una persona oculta junto a su arma municionada, con la intención de abatir reses que pudieran escapar y rebasar a las armadas dispuestas por la organización de la montería.

Posteriormente, durante una identificación de vehículos procedentes de una batida de jabalíes en Obejo, los agentes comprobaron que en el interior de uno de ellos se transportaban las extremidades y lomos de una cierva abatida ilegalmente por parte del conductor de vehículo. Por otro lado, el Seprona localizó a un grupo de cazadores que habían matado a tres ciervos, por lo que se consideró que se hallaban participando en un gancho no autorizado.

Etiquetas
stats