Las cifras de Cáritas por el Covid: duplicó las asistencias y triplicó la atención a nuevas familias

Presentación de la actuación de Cáritas | ÁLEX GALLEGOS

Cáritas ha puesto este martes números a la atención que viene dispensando a personas en riesgo de exclusión social durante la pandemia del coronavirus y la crisis social y económica que esta ha causado. El número de atenciones que ha hecho Cáritas ha duplicado en los dos primeros meses del estado de alarma -14 de marzo al 14 de mayo- al que se venía haciendo en los meses previos de enero y febrero. Y el número de familias que por primera vez han necesitado la ayuda de Cáritas se ha triplicado en este tiempo.

El director de Cáritas en Córdoba, Salvador Ruiz, ha informado de las cifras que la atención social de esta entidad ha arrojado durante la pandemia del Covid-19, donde han seguido trabajando los 1.650 voluntarios de las 168 cáritas parroquiales con las que cuenta la provincia cordobesa.

“Las medidas necesarias ante la pandemia, como el confinamiento o la paralización de la actividad han arrojado importantes resultados de carácter social”, ha afirmado. “Esta crisis no ha afectado a todos por igual: aquellas personas que ya tenían una situación de vulnerabilidad social, les ha supuesto un avance y un empeoramiento en sus condiciones de vida. Casi se han hundido, por la pérdida de empleo y los mínimos ingresos que hayan podido recibir”.

En Córdoba, Cáritas ha mantenido “abiertas sus puertas, trabajando al límite de sus posibilidades para atender a las familias más vulnerables”,ha dicho el director de la entidad. En los dos primeros meses del estado de alarma se han atendido a 37.229 personas, duplicando el número de atenciones con respecto a los meses previso.

Nuevos perfiles de familias en riesgo de exclusión

Las familias que se han acercado a Cáritas demandando cubrir las necesidades más básicas “responden a nuevos perfiles: personas en desempleo del sector de la venta ambulante, limpieza hogar, camareras de piso, feriantes o que han sufrido un ERTE y no cobraban aún”, ha explicado Ruiz.

La ayuda más demanda ha sido la alimentación, pero también el pago de suministros, gastos de farmacia, higiene (mascarillas) o el alquiler de la vivienda. Cáritas ha mantenido además contacto y atención telefónica, ha repartido menús a domicilio en zonas de exclusión, ha facilitado ayuda escolar a menores con fotocopias de material o acceso a internet.

Con todo, el aumento del gasto de Cáritas en los meses de la pandemia ha sido del 70% con respecto al periodo previo. La mayoría del dinero procede de donativos y fuente spropias, además de entidades y organizaciones y el Banco de Alimentos.

Durante el estado de alarma, Cáritas ha mantenido a toda su plantilla de trabajadores, cambiando la actividad de algunos para elaborar menús y su reparto, o producir mascarillas o batas de protección.

El impacto de la crisis del Covid-19 en los ingresos de los hogares ha hecho que, a nivel estatal, 3 de cada 10 hogares no dispongan de ningún ingresoy que 450.000 personas en España residan en hogares sin ningún ingreso.

Demetrio Fernández: “Nos ha venido una riada de hambre”

El obispo de la Diócesis de Córdoba, Demetrio Fernández, ha hecho referencia a la actividade de Cáritas ya ha dicho que, en estos meses de la pandemia, “nos ha venido una riada de hambre”.

“Ha habido que atenderla como hemos podido”, ha dicho sobre la actuación de Cáritas al enfrentarse a cientos de personas con necesidade sde alimentación y otras primarias. “Cáritas está hecha de una masa moldeable, sensible, capaz de estirarse y salir al paso ante las necesidades de la gente”.

Por eso, para atender esas necesidades, Demetrio Fernández ha hecho un llamamiento a la población: “Que os rasquéis el bolsillo”, ha dicho gráficamente para poner el foco en la necesidad de fondos para la acciónde Cáritas y ha puesto como ejemplo la donación de un mes de la nómina que ha propuesto a los párrocos de la provincia.

Memoria 2019

Además, Cáritas ha dado a conocer la memoria de su actividad durante el año 2019, en el que atendió a 23.625 personas en la provincia de Córdoba, con el apoyo de 1.650 voluntarios. La inversión total de ese año fue de 5,6 millones de euros.

De un lado, durante 2019 Cáritas tuvo un gasto de 3,3 millones de euros (26% de fondos públicos y 74% de fondos privados), para cubrir las demandas de alimentación, empleo, vivienda, farmacia, formación, transporte, etc de las personas atendidas.

De otro lado, desde la empresa Solemcor, Cáritas ha acompañado a 1.126 personas, ha formado a otras 173 y ha conseguido la contratación de 114 personas en exclusión social, en las distintas actividades que desarrolla como la recogida de papel y cartón, reciclaje de aceite, taller, residencia de ocio y tiempo libre, hostelería, etc. Para ello destinó una inversión de 2,3 millones de euros.

Etiquetas
stats