Los bloques 13 y 14 de Los Jardines, “inhabitables”

Vecinos recogiendo lo más preciso de sus viviendas | MADERO CUBERO
El fuego del pasado martes en los bajos del edificio ha provocado daños importantes en cuatro pilares y dos vigas | Los vecinos han entrado hoy por turnos y un máximo de cinco minutos a por sus cosas de primera necesidad

"Inhabitables". Los daños en la estructura de los bloques 13 y 14 de la promoción Los Jardines de la Sierra, afectados por el incendio en un hipermercado chino el pasado martes por la noche, son más graves de lo que se valoró en principio. Esta mañana, los peritos y técnicos de la Gerencia Municipal de Urbanismo, junto a bomberos, han visitado el lugar y han llegado a la conclusión de que la estructura del inmueble está afectada y que el desalojo de las 30 viviendas va a ir para largo.

Según un primer examen de los técnicos, se han observado "daños estructurales" en cuatro pilares y dos vigas del inmueble, localizadas justo en la zona en la que el incendio alcanzó la temperatura más alta (hasta 500 grados centígrados, según los cálculos de los bomberos). Por eso, durante el día de hoy se ha permitido a los vecinos acceder a sus casas pero bajo unas condiciones muy especiales. Cada propietario de cada vivienda solo podía acceder acompañado de un policía local durante un máximo de cinco minutos y en turnos (dentro no podía haber más de tres personas a la vez).

Los vecinos se han organizado perfectamente y con paciencia han esperado su turno. La mayoría entraba para coger ropa, documentación, medicinas y objetos de primera necesidad. Algunos se llevaban también joyas y dinero en efectivo que tenían dentro de las viviendas. La mayoría está realojada en casas de familiares o otros se han ido a hoteles u hostales. No obstante, "los peritos nos han dicho que nos vayamos buscando un alquiler, que esto va para largo", aseguraba una de las afectadas por el siniestro del pasado martes.

Los bomberos ya han apuntalado los pilares y las vigas afectadas por la voracidad del fuego. Pese a ello, los técnicos aseguran que entrar a cualquiera de estas 30 viviendas no es seguro. Además, han instado a la comunidad de propietarios a contratar a un arquitecto para que redacte un proyecto de obras de emergencia que garantice que la seguridad del edificio.

En Córdoba ya existe un precedente de un caso similar. En 2010, el Ayuntamiento ordenó el desalojo de un bloque de viviendas de la calle Venerable Juan de Santiago, en la Fuensanta. Su estructura dejó de ser segura cuando los pilares colapsaron a causa de una corriente de agua. Los vecinos fueron realojados y tuvieron que contratar a un arquitecto para ejecutar un proyecto de obras de urgencia que garantizase la seguridad del edificio y que básicamente consistió en una inyección de hormigón en los pilares afectados.

Mientras, agentes de la Policía Nacional han iniciado hoy mismo la inspección de la zona siniestrada. Miembros de la unidad de la Policía Científica no han podido entrar en el negocio que ardió el martes, de unos 2.000 metros cuadrados, hasta esta mañana, ya que la zona permanecía aún muy caliente.

Y es que tras más de 14 horas de trabajos, los bomberos pudieron acabar con las llamas y el humo provocados por la combustión de miles de artículos y material que se almacenaba en el local siniestrado, de casi 2.000 metros cuadrados de superficie. Las fuentes consultadas por este medio aluden a que el del martes, ha sido el incendio más grave y difícil que han tenido que afrontar los efectivos del Parque de Bomberos de la capital cordobesa, que empezaron las labores pasadas las 22.12 horas.

Para hacerse una idea de la magnitud del siniestro, las cifras hablan por sí solas. Siempre según las fuentes consultadas por este medio, en las labores de extinción se tuvieron que gastar más de 30.000 litros de agua; los dos camiones cisternas no fueron suficiente y se tuvo que tirar de acometidas de agua. En total participaron 12 efectivos de Bomberos: ocho del SEIS y cuatro de El Granadal, que desplazaron un vehículo de apoyo para evitar que el parque de Bomberos de la capital quedase sin efectivos. A ellos hay que unirles cuatro conductores y una decena de dotaciones de Policía Local y Nacional que se encargaron de cortar el tráfico y atender y tranquilizar a los vecinos.

Otro dato que habla de la gravedad del suceso son las temperaturas que se llegaron a alcanzar en el interior del local siniestrado. Las fuentes consultadas señalaron que durante horas se superaron los 500 grados centígrados, un infierno alimentado por los miles de artículos y materiales inflamables que se acumulaban en el local. Junto a esto, fueron necesarios más de 25 equipos de respiración para que los efectivos pudieran trabajar en medio del intenso humo, así como cuatro mangueras con el diámetro habitual (25 centímetros) y otras dos mucho más amplio, 45 centímetros, ante la imparable combustión de los materiales y el ascenso del humo por todos los respiraderos del edificio.

Etiquetas
stats