Barghouti: “Israel es la peor ocupación de la historia y el apartheid más duro”

De izquierda a derecha, Haizam Amirah Fernández, Shlomo Ben Ami, Manuel Torres Aguilar y Mustafa Barghouti.
El pacifista palestino comparte mesa de debate en la Universidad de Córdoba con el ex ministro israelí Ben Ami y el analista Haimza Amirah

El médico y pacifista palestino Mustafa Barghouti ha repasado hoy la historia del viejo conflicto territorial de Oriente Medio y ha descrito el régimen de Israel como la “peor ocupación de la historia y el apartheid más duro”. Lo ha hecho en el curso de la segunda jornada del congreso “Córdoba, ciudad de encuentro y diálogo”, que ha organizado la Universidad de Córdoba (UCO) y la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA) y que esta mañana ha abordado el “Diálogo y la paz en el Mediterráneo” con la presencia del ex ministro israelí Shlomo Ben Ami y el analista del Instituto Real Elcano Haimza Amirah Fernández.

Barghouti se ha acompañado de varios mapas para ilustrar la ocupación creciente de territorio palestino desde que en 1948 fracasara el plan internacional de partición. El activista y médico ha comparado la deriva del acuerdo de paz de Oslo con la formación de “bantustanes” al modo en que Suráfrica dividió el territorio de la población negra para facilitar su control. De hecho, en su intervención ha hecho continuas alusiones al régimen segregacionista de Pretoria con ejemplos de la situación actual de Palestina.

“Hay carreteras segregadas solo para judíos”, ha protestado. “En Suráfrica ni siquiera había. Y si nos detienen a los palestinos circulando por esas carreteras nos pueden condenar a seis meses de cárcel. ¿Qué Estado se puede conseguir así?”, se ha preguntado ante la mirada atenta de su colega Ben Ami, ex dirigente del Partido Laborista israelí y miembro del grupo negociador que más cerca estuvo de lograr la paz bajo la presidencia de Ehud Barak.

Barghouti subrayó las, a su juicio, profundas diferencias entre palestinos y judíos en cuestiones básicas como el reparto del agua, un bien escaso en Oriente Medio. “A un palestino se le permite 50 metros cúbicos de agua al año, mientras que un colono puede tener hasta 2.000 metros cúbicos”, lamentó. También aludió al constante “quebranto de los derechos humanos en Palestina” por parte del Ejército israelí. “Hoy ya no se puede ocultar como hacía Israel en el pasado”, dijo. “Israel tiene el Gobierno más racista de su historia. Y se está convirtiendo en un estado fascista, cuando el 82% de la población apoya el racismo y la discriminación, y respalda los asesinatos extrajudiciales”, declaró en un salón de actos de la UCO con bastante público. Barghouti arremetió contra la política de asentamientos, que, desde 1993, se han incrementado en casi 600.000 habitantes y hacen inviable la creación de un Estado palestino. “Y un Estado democrático no puede ser judío”, precisó.

Ben Ami, por su parte, se mostró partidario de reactivar las negociaciones de paz desde una mesa “multilateral” y desdeñó que EEUU pudiera apadrinar las conversaciones si no está dispuesto a ejercer su capacidad de “torcer el brazo”. “Obama es ya muy fatalista sobre Oriente Medio. Se van dejando una zona hecha añicos y ese vacío lo está ocupando Rusia”, reflexionó. Ben Ami se mostró favorable a buscar una “solución internacional al problema palestino, a través de una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU, que establezca parámetros precisos”.

“El problema palestino no tiene solución en un diálogo bilateral”, sentenció. En su opinión, además, el estado binacional llevaría camino de convertirse en una “tragedia”, porque se crearía una “situación surafricana” donde la mayoría demográfica no tendría opciones de ocupar cargos en el poder“. ”Y la creación de los dos estados“, abundó, ”sería la salvación del proyecto sionista“. Ben Ami también examinó la recomposición del tablero regional en los últimos años y calificó de ”éxito“ el acuerdo logrado por Obama con Irán. ”El enemigo natural de Irán no es Israel“, indicó, ”sino el mundo árabe“. ”Y para Netanyahu (primer ministro israelí), el acuerdo con Irán fue una mala noticia porque la amenaza nuclear era el pretexto de su agenda política, especialmente para no negociar con los palestinos“.

Desde su punto de vista, las relaciones entre Arabia Saudí y EEUU se han deteriorado considerablemente a raíz del acuerdo con Irán y tras la caída de Hosni Mubarak, aliado de Ryad en la región. “Y Arabia Saudí se está acercando ahora a Rusia”, sugirió.

Finalmente, Haimza Amirah analizó la situación de los países árabes tras las revoluciones desatadas en 2011 tras la revuelta de Túnez. Atribuyó al régimen de Bashar al Assad la mayoría de los muertos en Siria por su “represión salvaje” y aseguró que Daeh pertenece a la “interpretación minoritaria islamista que viene de Arabia Saudí”. “Cinco años es un periodo muy corto de tiempo para sacar conclusiones de la transformación social de la primavera árabe”, zanjó.

Etiquetas
stats