El Ayuntamiento resuelve el contrato de la obra de Regina y vuelve al punto de partida

Interior del antiguo convento de Regina | TONI BLANCO

Vuelta a empezar. O eso es lo que debe hacer el Ayuntamiento de Córdoba con el proyecto de rehabilitación del convento de Regina Coeli. La Junta de Gobierno Local ha resuelto el contrato con la empresa adjudicataria que renunció a realizar la obra sin iniciarla. Ahora, la empresa tendrá diez días para presentar alegaciones y el expediente se llevará al Consejo Consultivo para que resuelva definitivamente y el Ayuntamiento pueda volver a iniciar todo el proceso administrativo para sacar a concurso el contrato de la obra.

El Ayuntamiento ha decidido resolver el contrato "ante el incumplimiento" del mismo por parte de la empresa adjudicataria -Construcciones y Desarrollos Tudmir S. L.- y ahora se enfrenta a un proceso que puede durar meses hasta tener una nueva firma que se encargue de llevar a cabo la obra de restauración, rehabilitación y adaptación de la iglesia y antiguo convento de Regina Coeli.

El gobierno municipal espera que la resolución del Consejo Consultivo -paso necesario antes de iniciar de nuevo el procedimiento- "no se prolongue más allá del mes de agosto", ha confiado la cuarta teniente de alcalde y delegada de Hacienda, Alba Doblas. "Estamos convencidos de que incidirá sobre el incumplimiento" del contrato por parte de la empresa y a favor del Ayuntamiento.

"El compromiso del Ayuntamiento es que la obra se lleve a cabo a la mayor brevedad", ha explicado Doblas, pero ahora el calendario se abre de nuevo sin que haya una fecha aproximada para que la reforma de Regina Coeli se ponga en marcha.

Construcciones y Desarrollos Tudmir S. L. renunció al contrato de la obra en junio pasado, al expirar el plazo para que empezasen las obras y no hacerlo. El Ayuntamiento puso el caso en manos del área municipal de Contratación y de la Asesoría Jurídica, para determinar qué hacía ante tal situación. Ahora, ha decidido resolver el contrato, como primer paso.

Dudas y retrasos

La empresa fue la adjudicataria en marzo de este año del proyecto de reforma de este espacio, financiado a cargo del Plan Turístico de Grandes Ciudades, por algo más de 600.000 euros de presupuesto y un plazo de obra de seis meses. Sin embargo, Tudmir mostró sus dudas, transmitió al Ayuntamiento que quizás no le salieran los números y que para evitar empezar los trabajos y dejarlos después a medias, mejor no arrancar. Al concurso se presentaron un total de siete empresas.

La tramitación de estas obras se encontró con ciertos problemas cuando el Ayuntamiento de Córdoba se vio obligado a publicar por segunda vez en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP) el anuncio de este contrato, después de que el pliego de condiciones no estuviera disponible para las empresas cuando se publicó inicialmente el pasado 26 de septiembre. Después, el cambio de ejercicio presupuestario volvió a retrasar el concurso. Ahora, los problemas con la constructora obligan a aplazar, una vez más, el inicio de una de las grandes obras de este plan, financiado por la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento y firmado en el mandato anterior.

Las obras

Según consta en el pliego de condiciones, el objeto del contrato es la realización de la "obra de recuperación del valor patrimonial, artístico y cultural de la edificación de la nave de la iglesia" mediante "actuaciones de restauración, rehabilitación, conservación y puesta en valor de la antigua Iglesia de Regina".

Entre estas actuaciones destacan la limpieza, consolidación, protección y puesta en valor del artesonado mudéjar que cubre la totalidad de la nave principal de la Iglesia; la limpieza, consolidación, recuperación, conservación y puesta en valor de pinturas murales existentes en los paramentos verticales de la nave principal; la reconstrucción y puesta en valor del coro y sotocoro y restauración de la escalera de caracol, además de la recuperación, limpieza, consolidación y restauración del pavimento del sotocoro.

Asimismo se harán tareas de rehabilitación de carpinterías y cerrajerías de la envolvente de la iglesia, además de la recuperación del espacio libre en un acceso oriental a la iglesia a través del sotocoro, creando una zona de encuentro de visitantes de la iglesia.

De igual forma, se deberán eliminar aquellos elementos que alteren los espacios de la edificación tradicional religiosa -tabique de separación coro con nave principal, perfiles metálicos, tabicado de ventanas, etc-, se pondrá en valor y se recuperará la cripta de la iglesia, además de permitir a personas con movilidad reducida el acceso desde el coro a la nave principal y viceversa. La empresa adjudicataria deberá "dotar a este espacio de unas condiciones idóneas para poder ser utilizado como lugar de encuentro, tanto para ciudadanos como para turistas", reseña el pliego de condiciones.

Etiquetas
stats