El Ayuntamiento cerrará el año con un superávit de 21 millones

Alba Doblas, concejala de Hacienda, con la interventora antes del último Pleno | MADERO CUBERO

El Ayuntamiento de Córdoba cerrará el año con un superávit en sus cuentas de 2018 de 21 millones de euros, según las previsiones de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) en su Informe Complementario de Cumplimiento esperado de los objetivos de Estabilidad Presupuestaria, Deuda Pública y Regla de Gastos de las Entidades Locales. El año pasado, el Consistorio logró cerrar el presupuesto con un superávit de 27 millones de euros.

El superávit es clave para seguir financiando inversiones en los próximos ejercicios. Y para lograr la estabilidad presupuestaria que permita al Consistorio acudir a los mercados financieros a solicitar crédito. De hecho, este año el área de Hacienda podrá acometer inversiones extraordinarias de casi 18 millones de euros, principalmente para renovar la flota de autobuses de Aucorsa y comprar nuevos vehículos no contaminantes para Sadeco. Para el año que viene el Ayuntamiento cuenta con que el Gobierno aflojará los requisitos y podrá dedicar todo su superávit (21 millones de euros si se siguen confirmando las previsiones) a aumentar sus inversiones algo más.

No obstante, no todas las previsiones de AIRef con el Ayuntamiento de Córdoba son buenas. La autoridad de supervisión presupuestaria sigue insistiendo en que el Ayuntamiento va a incumplir de nuevo la regla de gasto. La regla de gasto es un mecanismo fiscal que sirve como instrumento de control del equilibrio de las finanzas públicas y está regulada por la Ley Orgánica de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera. El objetivo de la regla es mantener el gasto dentro de los márgenes de ingresos habituales esperados dada una legislación tributaria.

Ahora, AIRef obliga al Ayuntamiento a aprobar un Plan Económico Financiero (PEF) con un único objetivo: que vuelva a cumplir la regla de gasto. El Ayuntamiento se ha desviado en nueve puntos en el objetivo que se marcó sobre su propia regla de gasto. Así, se comprometió a gastar un máximo de 215 millones de euros, cuando finalmente lo ha hecho en 224 millones de euros. Esto supone el 74% del total de su deuda, cuando en sus presupuestos dijo que no gastaría más del 65%. Una vez que baje la regla de gasto del 75% el Ayuntamiento de Córdoba “deja de necesitar autorización del órgano de tutela para endeudarse”, precisa AIRef.

Etiquetas
stats