Arreglar el camino de acceso a Popea destrozado por un acto vandálico costará 10.000 euros

Postes destrozados en el acceso a los Baños de Popea en 2017.

El arreglo del sendero de acceso a los Baños de Popea que fue destrozado en un acto vandálico el pasado 24 de octubre costará a las arcas municipales -al bolsillo de todos- alrededor de 10.000 euros. Un total de 62 postes de madera que delimitaban el carril para vehículos del camino para senderistas en este acceso de la barriada periférica de Santa María de Trassierra, aparecieron totalmente destrozados entre el inicio del camino en el núcleo urbano y la mitad del recorrido, unos 350 metros.

El área de Infraestructuras del Ayuntamiento de Córdoba ha evaluado los daños provocados por este acto vandálico, que dejó destrozados en el suelo los 62 postes de maderas y un reguero de astillas, y ha calculado que el coste de reponer la delimitación de este camino que evita a la vez el aparcamiento en el acceso a los Baños de Popea, ascenderá al montante de 10.000 euros.

De hecho, el Ayuntamiento deberá ofertar un contrato menor para realizar esta obra de reparación, para la que aún no tiene fecha, y sobre la que se está planteando diversas opciones, según confirman a este medio desde el área de Infraestructuras. Las opciones que se barajan pasan por reponer los postes de madera como los que quedan en el resto del camino o bien instalar piedras de escollera como delimitación en este acceso muy concurrido por senderistas y vecinos.

El objetivo, en el que el Ayuntamiento “no va a cejar”, es seguir evitando que los vehículos accedan hasta los mismos Baños de Popea, delimitando así solo un carril de entrada y salida para las viviendas del entorno y un camino para ir a pie hasta este paraje natural de la sierra. “No es un camino para ir a aparcar a los Baños de Popea”, señalan.

El destrozo de los postes del camino fue denunciado a la Policía Local, que desde entonces está investigando los hechos. El destrozo causado y las huellas en el camino hacen suponer que “un vehículo o máquina de gran envergadura” pasó por encima de los postes, según la evaluación realizada por los técnicos de Infraestructuras.

Actualmente y hasta que se pueda arreglar el camino, este ha quedado delimitado por unas vallas metálicas y cintas para realizar provisionalmente las funciones de los postes destrozados. Estos postes se pusieron en el camino a los Baños de Popea en la pasada primavera, dentro de un proyecto del Ayuntamiento para adecentar la zona y delimitar el paso de vehículos y de personas a pie en un espacio muy transitado.

Etiquetas
stats