¿Cómo puedo empezar a ahorrar?

.

No vamos a obviar la situación económica que hemos vivido y vivimos. Es cierto que ahorrar no es fácil, pero tampoco es imposible.

Realicemos una pequeña reflexión. ¿Estás pagando un préstamo por la compra que hiciste de tu nuevo coche? Si la respuesta es afirmativa, quizás estés pagando cada mes unos 200€ de recibo durante 5 años para pagar el préstamo de importe 10.000€ de tu coche nuevo. Es decir, pagarás 2.400€ cada año, un total de 12.000€ en los 5 años, incluyendo una cantidad importante de intereses por importe de unos 1.600€.

¿Y si en vez de pedir el préstamo hubieses realizado el esfuerzo de ahorrar cada mes el importe que ahora estás pagando de préstamo coche?

¿Cómo conseguir el objetivo de ahorrar?

Podemos destinar parte de nuestros ingresos al ahorro o bien podemos intentar disminuir los gastos que mantenemos habitualmente. No es tarea fácil. Nuestros ingresos habituales son los que son y quizás no podamos incrementarlos, pero sí podemos incidir en los gastos cotidianos y, sobre todo, en los gastos innecesarios.

Tenemos en la actualidad obligaciones diversas de pagos de facturas mensuales, trimestrales, semestrales o anuales, de las que, por inercia y costumbre, ya no nos paramos a revisar su importe ni sus conceptos.

¿No nos paramos a revisar las facturas porque ya no recibimos por correo en el buzón la desaparecida factura en papel?

Pensemos en la factura del pago de la telefonía, por ejemplo. ¿Cuándo fue la última vez que revisamos la factura de la compañía del teléfono móvil? ¿Dedicamos algo de tiempo a revisar las facturas?

En muchas ocasiones sólo vemos un cargo en nuestra cuenta del banco por un importe concreto habitual que nos puede parecer normal sin detenernos a analizar si es correcto o no. Y esto en el mejor de los casos, es decir, si al menos dedicamos unos minutos a revisar los cargos que hemos recibido en nuestra cuenta bancaria podríamos descubrir si el importe de alguna factura no es normal. Pensemos cuánto tiempo dedicamos a revisar y comprobar que los pagos de nuestras facturas realizados son correctos.

Si deseamos ahorrar, empecemos por el principio, empecemos por conocer cuáles son los gastos que tenemos habitualmente y revisemos todas y cada una de las facturas.

Como caso anecdótico. ¿Has revisado si estás pagando en tu factura de tu compañía telefónica la tarifa y servicios que realmente contrataste en su día?

Revisa todas tus facturas, te ayudará a ahorrar. Aquello que no se ve, no se siente; el comprobar lo que pagamos nos puede ayudar a gastar sólo lo que necesitamos.

Y si hemos adquirido el hábito de revisar todas nuestras facturas, no nos olvidemos de revisar todos los pagos que hemos efectuado durante el mes con nuestra tarjeta de crédito. Tampoco es ya costumbre recibir en papel los cargos o compras que hemos realizado con nuestra tarjeta de crédito. Tendremos que entrar en el menú correspondiente de la web de nuestro banco para buscar, y posteriormente revisar, que todas las compras del mes pagadas con la tarjeta son correctas.

Un primer paso sencillo para empezar a ahorrar es conocer perfectamente a dónde destinamos nuestro dinero, qué pagos realizamos y si podemos reducir dichos pagos.

Etiquetas
Publicado el
23 de octubre de 2019 - 20:27 h
stats