El 'podemólogo'

El podemólogo es fácil de identificar. Expone, a quien le quiera escuchar, todas las teorías políticas de qué es Podemos, de dónde vienen sus votos, quiénes son, en qué se van a convertir y/o cuánta gente los va a votar en las próximas elecciones. Ojo, el podemólogo aún no sabe si esta nueva formación se presentará a las elecciones municipales o no, y en su caso a quién le quitará más votos. El podemólogo les dirá, dependiendo de a qué partido represente o con el que simpatice, que a su formación no le hará daño el efecto Podemos, que será "a los otros", que "todavía no se han dado cuenta de lo que se les viene encima". Etcétera.

Pero si hay algo común a todos los podemólogos que han crecido como setas en los últimos meses es que ninguno lo era antes. Ninguno pronosticó lo que iba a pasar en las elecciones europeas, cuando un partido que se había constituido dos meses antes cosechó más de un millón de votos. A toro pasado, los podemólogos le dirán que ha sido culpa de Planeta, de que en todas las tertulias de la Sexta no ha parado de salir Pablo Iglesias pidiendo el voto. Evidentemente, lo dicen ahora, porque antes o no se dieron cuenta (más que probable) o no le hicieron caso.

Sobre el futuro de Podemos hay tantas teorías como podemólogos tiene España. Pueden desde desaparecer, no presentarse, convertirse en una estrategia del propio PP para romper a los partidos tradicionales de la izquierda, hasta directamente arrasar en las urnas y acabar gobernando ayuntamientos, comunidades autónomas y hasta el país, si se ponen.

Es probable que, como me ha dicho un amigo, "lo que sea Podemos no lo sepan ni ellos mismos" porque están en pleno proceso de constitución. Pero lo que es seguro es que todo el mundo habla de ellos. Con o sin razón. Pero todo el mundo habla de ellos. Algo ha pasado (no está pasando) y algo ha cambiado (no está cambiando).

Etiquetas
Publicado el
9 de septiembre de 2014 - 05:58 h