XXX Cata del Vino Montilla Moriles, la Cata 2.0

Esta tarde-noche (jueves) he estado de visita en la XXX Cata del Vino Montilla-Moriles, degustando unos vinitos y disfrutando del "fresquito" que no ha hecho durante el día. Inspirada y homenajeando a los Patios de Córdoba, la edición de este año se ha convertido en un auténtico evento 2.0.

Además de las redes sociales, sobre las que hablaré después, este año se cuenta con la tecnología de Intelify Intelify para disfrutar de servicios y contenidos.

Hemos llegado diez minutos antes de que abrieran, y viendo que comenzaba a juntarse un gran número de personas en la puerta hemos hecho uso del QR que durante las últimas semanas se había ido difundiendo a través de la red y medios de comunicación. Bueno además de la cantidad de gente también porque, reconozcámoslo, somos un poco techies y no podemos dejar de probar estas cosillas...

Así que como buenos early adopters que somos, nos hemos lanzado como os decía a la compra de los tickets mediante el QR que nos dirigía a la aplicación que Intelify ha preparado para la ocasión. El pago con Paypal, del que creo que ya he dicho en alguna ocasión me considero #muyfan, ha sido una grata sorpresa, y a eso añádele que por comprar el ticket con este sistema te regalaban una consumición más, por lo que la jugada ha salido redonda.

Una vez recibido el PDF con el QR correspondiente (que identifica que tu entrada está comprada), hemos accedido al recinto, previo paso por la taquilla donde hacen el primer escaneo del QR que nos han enviado desde la aplicación. Dos escaneos (era una entrada "doble") para hacernos entrega de nuestros dos catavinos y ¡para dentro!. Nos hemos quitado todo el mogollón de gente que se apelotonaba en las taquillas a la espera de comprar el tradicional cartón. Pocos eran los que acudían con su PDF impreso (puedes hacer uso también de la compra online de entradas desde el ordenador) y menos aún los que lo hacíamos vía móvil.

[Hago un inciso para comentar lo bonito que está decorado (¿es serigrafía?) el catavinos de este año... Será que los Patios me tienen a mí muy sensibilizada...]

Y una vez llegada la hora de catar tocaba decidir con qué bodega inaugurábamos este año. Fíjate tú la puntería, que hemos ido a dar con una de las pocas que no aceptaban QR (me han comentado que han sido 3 los únicos que no han querido participar en este nuevo proyecto tecnológico). Una lástima, pero sin problema ninguno hemos buscado una alternativa...

En nuestra siguiente parada, aunque muy novatos en la experiencia (nos decía el bodeguero que un sólo escaneo había hecho en la mañana), nos han atendido sin problema y hemos estado charlando sobre "esto de las nuevas tecnologías". Para mucha gente es su primer contacto con este tipo de plataformas, tanto clientes como bodegueros, y puede que cueste un poco al principio, pero yo creo que más antes que después, por no decir que ya mismo está siendo, será algo que esté a la orden del día.

El segundo vinito en la tercera bodega que hemos visitado. Aquí parece que estaban algo más familiarizados con el tema y manejaban con soltura el móvil para escanear el QR que le mostrábamos en pantalla. Con ellos hemos reafirmado nuestra experiencia de que resulta más fácil la lectura del código en papel que en otra pantalla, pero como hemos coincidido, será cuestión de cogerle la maña.

El recito además cuenta con unos tótems (columnas de arquitectura efímera de la que se usa en cualquier evento) con otros códigos QR que te daban acceso a contenidos sobre cómo catar distintos tipos de vino y otros para hacer georreferenciación de tu visita a la Cata publicando en tus redes sociales que te encuentras allí en ese momento.

Sobra decir que no podía estar Intelify allí sin llevar su MSP. Aún no tengo claro con qué se corresponden las siglas, pero la cosa es sencilla: situado frente a un precioso photocall se encuentra otro tótem de los que hablaba antes que cuenta con un tablet en el que te haces una fotografía que de forma instantánea se sube al álbum de fotos de la página de Facebook de la Cata. ¿Genial, no?

En cuanto a las redes sociales, creo que este año han fallado en algo. Quiero decir antes que nada que es mi opinión, y que en esto de las redes sociales nadie tiene la verdad absoluta. Como os decía, hay algo que no ha terminado de cuadrarme: el año pasado tanto en Facebook como en Twitter se contaba con sendos perfiles propios y exclusivos para la Cata del Vino Montilla Moriles desde los que se hizo a mi parecer bastante buen trabajo: Cata del Vino Montilla-Moriles y @catadecordoba. Obviamente al ser algo tan puntual, el resto del año la actividad ha sido casi nula, pero te invitaban a seguir a los perfiles del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Montilla-Moriles cuya actividad es continua durante el año: Consejo Regulador Montilla-Moriles y @vinosdomm.

Se aproximaba la fecha de la Cata este año y yo echaba en falta que los perfiles que el año pasado estuvieron dando tanto juego comenzaran a dar señales de vida. Y resulta que esperaba en balde porque han decidido continuar la dinamización y difusión del evento desde los perfiles del Consejo Regulador.

¿Por qué me parece mal? Creo que si has comenzado a crear una comunidad en torno a unos perfiles tal y como se hizo el año pasado y cuyos resultados creo no fueron malos, debería darse continuidad a dichas cuentas. Se trata de un hecho puntual y por tanto la actividad de las cuentas está limitada en el tiempo, sí, pero a mi entender la gente es consciente de ello y no creo que cause problema alguno. Dejando colgados los perfiles tal y como lo han hecho, la gente puede llegar a sentirse huérfana y quedar descolgada de la actividad que en realidad sí que existe pero en otras cuentas. Combinar ambos perfiles, Cata y Consejo, hubiera sido una buena estrategia ya que son independientes y complementarios pudiendo retroalimentarse respectivamente durante este espacio de tiempo que dura la cata así como las semanas previas y posteriores.

Aparte de esto, el movimiento en redes sociales ha sido estupendo, en gran medida por la siempre fantástica acogida que tiene la Cata entre los cordobeses. A eso añadamos que el hashtag oficial (#CataMM13), para mi gusto, es muy bueno: no excesivamente largo para lo que podría ser, suficientemente descriptivo tratándose de algo local y de gran conocimiento por parte del público en general y marcando la anualidad de la edición como suele hacerse en estos casos...

Ahora ya sólo queda esperar a que termine la Cata para ver las cifras que se vayan recopilando y a partir de ahí poder hacer balance de cómo ha salido todo en lo que al 2.0 respecta... ¡Yo ya tengo ganas de ver datos al respecto!

Sea como sea disfruten ustedes de la Cata, que sólo dura hasta el domingo ¡y hasta el año que viene no hay más!

Etiquetas
Publicado el
19 de abril de 2013 - 04:41 h