Al amparo de la Fuensanta

Numerosos cordobeses acudieron este domingo al tradicional paso por el manto de la imagen | Los cultos en honor a la copatrona continuarán hasta el próximo miércoles

Apenas una semana atrás, las calles de Córdoba se convirtieron en escenario de una nueva muestra de devoción. Numerosos cofrades asistieron entonces a la procesión de Nuestra Señora de la Fuensanta, que a diferencia de otros años, tuvo lugar dos jornadas antes del gran día en torno a la venerada imagen. La salida de la talla, que lo fue por partida doble tras el traslado matinal a la Mezquita-Catedral, marcó el inicio de un tiempo dedicado a la copatrona de la ciudad. Un tiempo que todavía no terminó y continuará con los cultos extraordinarios en su honor. Entre las diferentes citas se cuenta una de las más tradicionales en este mes de septiembre en el Santuario de la Fuensanta. Ésta no es otra que el paso de los niños, que también se abre a personas de otras edades, por el manto de la Virgen.

No son pocos los que en un día como el de este domingo, exactamente siete después de su brillante salida procesional en esta ocasión, deciden visitar el centro del popular barrio al que la copatrona de la ciudad da nombre. En el presbiterio de de su santuario, Nuestra Señora de la Fuensanta aguardó la llegada de todos cuantos fieles desearon buscar su protección. Lo hicieron desde primera hora de la mañana, pues las puertas del templo abrieron a las 10:00 para permitir que los devotos pudieran realizar el paso por su manto, de blanco radiante. De esta forma, Córdoba trata de estar más próxima si cabe a la Virgen. Tanto que acude a su propio hogar, que en realidad lo es de todos.

La tradicional visita, dirigida especialmente a los más pequeños, continuó también en horario vespertino, hasta las 19:00, unos minutos antes de que comenzara el rezo del Santo Rosario y el ejercicio de la Novena que desde el pasado martes -8 de septiembre- se celebra en el Santuario en honor a la copatrona. De nuevo, vivió la Virgen de la Fuensanta un intenso día de devoción y, por supuesto, de emociones más o menos contenidas. Un día en el que además hubo misa por los enfermos y los impedidos. Los cultos seguirán hasta el próximo miércoles, cuando tras el último ejercicio de la Novena tendrá lugar una procesión eucarística con la talla por el patio del templo y la plaza de la Fuensanta.

Etiquetas
Publicado el
13 de septiembre de 2015 - 20:25 h