Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
Sobre este blog

¿Tienes algo que decir y lo quieres escribir? Pues éste es tu sitio en Blogópolis. Escribe un pequeño post de entre cuatro y seis párrafos a cordopolis@cordopolis.es y nuestro equipo lo seleccionará y lo publicará. No olvides adjuntar tu fotocopia del DNI y tu foto carnet para confirmar tu identidad. Blogópolis es contigo.

Una vieja estrategia

Fotografía de archivo en donde aparece el presidente de Argentina, Javier Milei. EFE/ Juan Ignacio Roncoroni

Herminio Trigo

0

Se ha dicho y escrito mucho sobre el incidente de Milei en su visita a su amigo Abascal y su gente. También se han puesto muchos calificativos al personaje, ninguno positivo, pero hay uno, que ya le pusieron desde pequeño, que no es cierto: no está loco. Es muy listo, conoce el hartazgo de los argentinos que no levantan cabeza desde hace muchas décadas, que han soportado varios golpes de estado, que han tenido dictaduras sanguinarias como la de Jorge Videla, que han visto que el radicalismo tampoco ha resuelto el endémico problema económico, que han soportado el “corralito” que limitaba la retirada de su dinero de los bancos y que el kirschnerismo de centroizquierda tampoco ha encontrado soluciones al problema de la economía, con un IPC en cifras de escándalo. Todo eso crea una situación desesperada, basta con subirse a un taxi en Buenos Aires y escuchar al taxista para entender el estado de ánimo imperante.

Ante este panorama, sin esperanza de que nadie resuelva el problema, surge el salvador. Siempre ocurre cuando hay un listo oportunista, en este caso con el símbolo de la motosierra, arremete contra todo lo existente y promete hacer una revolución desde “la Libertad”, justo lo que los argentinos reclaman.

Naturalmente para ser creíble tiene que cambiar todo, empezando por la imagen, a él no le cuesta nada ya que la tiene de fábrica. Arramblar con lo existente significa crear una situación muy próxima al caos. Destruir lo existente para construir un país nuevo, con nuevas reglas, desde la libertad por supuesto. Construir una raquítica administración pública, para lo que tiene que destruir la existente, porque lo importante es la libertad para que cada uno se busque la vida como pueda: el Estado social es un invento diabólico. Y hacer todo esto armando mucho ruido. Un extraño ejemplo de anarcoliberalismo, lo que le faltaba a Argentina.

Durante sus meses de mandato ha disminuido la inversión pública un 80%, solo en el primer cuatrimestre del año; en infraestructuras el 100%; en agua y saneamiento el 50%; en ferrocarriles el 98%… el PIB de marzo cayó 10 puntos. La inflación anual hasta el mes de abril ha sido de 289.4%. Está acabando a marchas forzadas con el Estado, como se había propuesto.

Sabe que las medidas que ha comenzado a aplicar son muy traumáticas y añaden aún más sufrimiento al ya existente. Y para acallarlo pone en marcha unas maniobras de distracción provocando conflictos con gobiernos y mandatarios de izquierda de otros países. Pedro Sánchez no ha sido el único, a Lula le ha llamado “zurdo salvaje que apoya a autócratas con las manos machadas de sangre”. A Gustavo Pedro, Presidente de Colombia le llamó “comunista asesino y terrorista que está hundiendo a los colombianos”. A Gabriel Boric, Presidente de Chile le ha acusado de “empobrecedor” con ideas incorrectas“. Ha acusado a López Obrador Presidente de Méjico de ”ignorante“…

No hay nada mejor para unir a un pueblo y distraerlo de sus sufrimientos que señalar un enemigo exterior. Esta táctica es muy empleada por la extrema derecha que potencia el sentimiento nacional que siempre está amenazado y sólo ellos defienden.

Recuerdo que en la huelga en Asturias de 1953, en plena dictadura y sufriendo una gran pobreza, el franquismo organizó manifestaciones en toda España al grito de ¡Gibraltar español! Fue a la primera manifestación que asistí, aunque era un niño me sacaron de clase para unirme a la protesta. De la huelga de Asturias ni nos enteramos.

Estos tipos necesitan provocar incendios para distraer a la opinión pública y que los problemas que les está provocando el desmantelamiento del Estado pasen a un segundo plano. El problema de este personaje es que está yendo demasiado lejos, aunque cuenta con que los argentinos están acostumbrados a sufrir calamidades sin cuento. También tiene a su favor el apoyo incondicional del capitalismo americano a cuyos dirigentes visita para que ocupen el lugar del Estado que él está desguazando. También cuenta a su favor un planteamiento nuevo para una derecha “que te invita a pertenecer, que lleva su carácter plebeyo en el pecho y que dice que puedes estar arriba conmigo. El perfume anticasta se respira en ese escenario” Esto frente a la derecha tradicional “la de te dejamos que te sientes en nuestra mesa pero nunca serás como nosotros” en palabras de la escritora argentina Tamara Tenenbaum. Lo que oculta es que esa visión de la derecha no existe, por más que logre que haya gente que se sientan atraída por la posibilidad de cambiar de status social mágicamente porque lo diga un personaje extravagante. Es una mentira más, lo único que permite al desfavorecido de la sociedad obtener algunos avances en igualdad es una opción política que defienda un espacio público fuerte y solidario.

El mundo que conocemos, y los avances sociales que con mucho esfuerzo se han alcanzado, se ponen en serio peligro con esta ola de extremistas y populistas que invaden el mundo y donde sus líderes, coinciden en los mensajes de defensas nacionalistas, agresividad verbal y mentiras. Mucho cuidado con “las derechitas cobardes” que donde gobiernan, a la chita callando, aplican medidas parecidas contra el Estado del Bienestar.

Es muy importante que tengamos en consideración estas realidades para emitir nuestro voto en las próximas elecciones europeas y seamos conscientes de lo que podemos perder.

Sobre este blog

¿Tienes algo que decir y lo quieres escribir? Pues éste es tu sitio en Blogópolis. Escribe un pequeño post de entre cuatro y seis párrafos a cordopolis@cordopolis.es y nuestro equipo lo seleccionará y lo publicará. No olvides adjuntar tu fotocopia del DNI y tu foto carnet para confirmar tu identidad. Blogópolis es contigo.

Etiquetas
stats