La Ronda Norte, el diálogo y la ley

.

Las infografías publicadas sobre la Ronda Norte entre ayer y hoy, estas que muestro, dicen claramente una cosa: la piedra que salga muere, por ahora, sin ley que lo haya avalado. Se da por sentado que el paso deprimido frente a Hipercor va a hacerse y que se va a mover el aljibe califal de la actual glorieta sin opinión, aun, de la Comisión Provincial de Patrimonio; se da por sentado que la Avenida de la Arruzafilla puede ensancharse sin problema hacia el Canal, sin Resolución de la Dirección General de Bienes Culturales; y se da por sentado que se pueden plantar árboles a discreción en un entorno arqueológico como ese, sin el permiso, aún, del ramo de Arqueología de la Gerencia Municipal de Urbanismo. Todo ello se hará, siempre, lo quieran o no, tras haber realizado las actividades arqueológicas preventivas que prescribe la ley en los terrenos afectados. Sin embargo, las infografías ya nos dicen lo que, probablemente, pasará. Esto no es nuevo, ni es de este equipo político: esto ha sido así siempre desde 1985.

No tengo más ganas de Ronda, ya voy de recogida, aquí concluyo. El desprecio al patrimonio arqueológico es tal, por todos lados, que con lo único que se puede responder es con la palabra reversa. Luego presumimos de Córdoba. Se podría también armar la grande. Sin embargo, no creo que a nadie beneficie el conflicto. Me gustaría, soñaría, ver algún día un titular diciendo: "Los responsables de la Ronda Norte se reúnen con los sectores profesionales del patrimonio arqueológico de Córdoba". Ni lo vimos antes, en los 36 años de prehistoria, ni los vamos a ver ahora, en lo que llaman futuro.

¿Quieren decir estas imágenes que se ha actuado sin criterio? Pienso que no. La Junta tiene técnicos, la Gerencia también. El problema en uno y otro lado es que las decisiones y la responsabilidad son única y exclusivamente políticas, por mucho que los técnicos, los buenos técnicos de ambos sitios, puedan afanarse. No es problema de mi profesión, ni de corporativismo: el problema es que la política anula casi todo criterio, y más el adverso. Y más si se trata de piedras.

Igual que se dialoga con los vecinos, que tendrán sus cuestiones. Igual que se habla con el Movimiento Ciudadano, que tendrá las suyas, igual que se habla con tantos, alguna vez, merecería la pena hacer las cosas bien en sentido patrimonial: ver primero qué hay y someterlo a debate público con arqueólogos, arquitectos, urbanistas, paisajistas… más allá de las administraciones: porque el patrimonio no tiene, en su esencia, propiedad alguna por más que tenga titularidad cambiante.

La nueva Ronda, arqueológicamente, no va a ser ya la tragedia que se preveía cuando se diseñó por el Canal de Guadalmellato en su versión anterior. Ha quedado reducida, de nuevo, a la suerte de "vía estrecha" de aquel ferrocarril que una vez discurriera por Escultor Fndez. Marquez. No se si se ha reflexionado en este tiempo, no sé cuanto la pordiosera arqueología ha podido suponer algo, pero lo cierto es que no se atisba ya tanta masacre como se preveía. Alabo, desde el punto de vista patrimonial esta menor, muy menor, afección al patrimonio. Detesto que se pinte de Sunset Boulevard un patrimonio arbolado que ni siquiera ha tenido la oportunidad de expresarse.

Qué bonito sería tener un parque arqueológico en esos jardines del Canal. Precioso sería hacer una prospección geofísica y ver dónde se pueden plantar árboles y donde se pueden excavar y dejar restos. Maravilloso sería conjugar verde y piedra en ese entorno y dotar a la ciudad, por una vez, de ese parque arqueológico, libre, verde y lineal, que su casco urbano no tiene. La Sierra comenzaría a ser un ente patrimonial, entraría en los circuitos monumentales de Córdoba, diversificaríamos itinerarios, los negocios lo agradecerían y quizás hasta los vecinos también.

La papeleta ya no es, casi, de los arqueólogos en esta última versión: masacres mayores por desgracia hemos visto y vamos sedados. Es de esos vecinos, a los que les va a pasar el plomo bajo sus ventanas.

Por ellos, y por no partir Córdoba otra vez por el Norte, vaya también el mismo #NORONDANORTE, para este tramo, que decidí decir hace tiempo. Y no hay más hueco. No se puede saltar Santa Rosa y no se debe "tunelar" todo ese entorno. Rogaría al Movimiento Ciudadano se abstuviera también, si son tan amables, de plantear túneles e inversiones estrambóticas sin ni siquiera, de nuevo, contar con las piedras, la ley de Patrimonio Histórico Andaluz, el Reglamento de Actividades Arqueológicas, La Carta de Riesgo Municipal, la Carta de Erosión de la Historia y sus prescripciones y restricciones por zonas.

Primero, para todos, la ley: ya luego, noniná, ideas, ensoñaciones e infografías 3d.

@AntMonterrosoCh

Etiquetas
Publicado el
21 de septiembre de 2020 - 13:44 h
stats