Una película para chuparse los dedos y debatir después

.

https://youtu. be/sylegoBclYE

El cine antes de que Netflix y HBO encerrase a los espectadores en sus salones era comunidad. Las salas de cine eran lugares donde se bebía, se comía y hasta se fumaba. En Córdoba sobreviven espacios así. Los cines de verano de la ciudad son como una especie de fósil, un retrato de otros años que sigue teniendo éxito en el presente. Ahora, la Universidad de Córdoba, la Filmoteca de Andalucía y la Cátedra de Gastronomía quieren recuperar esos aromas (sin tabaco, por supuesto) donde se bebía, se comía, se disfrutaba y, también, se debatía.

Este miércoles, la Filmoteca de Andalucía ha estrenado Gastrocine, una deliciosa iniciativa de la Universidad de Córdoba. Primero, presentación del acto y proyección de la película. Para debutar se ha optado por Julieta de Pedro Almodóvar. La vigésima obra del director manchego, por la que Enma Suárez obtuvo un Goya en el año 2016. Cuando acabó la proyección, la Filmoteca se convirtió en un lugar de debate y gastronomía.

El vino de Montilla Moriles y lo mejor de Bodegas Campos fueron un menú en un improvisado ambigú tras un debate sobre esta polémica (¿cuál no lo es?) película de Pedro Almodóvar. El debate estuvo dirigido por Carmen Castilla, analista cinematográfica e impulsora de esta actividad. Castilla detalló la “experiencia multisensorial” que trasciende la pantalla, como resumen a una actividad que tendrá a partir de ahora continuidad en el tiempo.

Junto con Julieta, el ciclo se completa con la proyección el 21 de febrero del documental argentino Todo sobre el asado, dirigido por Mariano Cohn y Gastón Duprat y que en esta ocasión estará acompañado por las propuestas gastronómicas de Kisko García del “Restaurante Choco” que cuenta con una estrella Michelín. La última sesión tendrá lugar el 14 de marzo con la exhibición de la película del director mexicano Alfonso Arau, “Como agua para chocolate”, que tendrá como referencia gastronómica a Cristina Martínez.

Etiquetas
stats