La solución para subir y bajar escaleras sin esfuerzo y con seguridad

Son diversas las causas por las que en algún momento de nuestras vidas todo lo que miramos se convierte en un auténtico obstáculo difícil de salvar. Así es, las barreras arquitectónicas son el principal motivo de que muchas personas vean muy limitada su existencia. El riesgo de caídas y el temor a otros peligros, suponen una amenaza real y constante que disminuye poco a poco la calidad de vida. No obstante, debes saber que existen soluciones adaptadas a estas circunstancias y que ofrecen unos extraordinarios resultados, devolviendo el movimiento, la independencia y la autonomía a quien las usa, hablamos de las sillas salvaescaleras. Veamos a continuación de qué se trata. ¡Acompáñanos!

Qué es una silla salvaescaleras 

Las sillas salvaescaleras, son elementos mecánicos adosados en sillas, que se desplazan por un raíl instalado a lo largo del recorrido de una escalera y que se usan para trasladar personas (una por trayecto) entre plantas de diferentes alturas. Además, están complementadas con varios sistemas de seguridad como controles de presión, cinturones y sistemas de bloqueo para detener la silla en caso de incidencias, que garantizan un óptimo funcionamiento exento de riesgos.

Quién puede usar una silla salvaescaleras

Cualquier persona con problemas o no de movilidad, cansancio, fatiga, pérdida de equilibrio, falta de fuerza, dolor en las piernas, lesiones permanentes o pasajeras..., todo el mundo debería tener instalada una en casa si tiene escaleras y no dispone de ascensor.

Cabe destacar, que son aptas tanto para viviendas como para espacios públicos y que son adecuadas para todo el mundo ya que su manejo resulta muy fácil e intuitivo, pudiendo ser controlado en todo momento por el propio usuario.

¿Dónde se puede instalar una silla salvaescaleras? 

Antes de nada, decirte que la instalación no requiere obras de adaptación previas y se instalan en unas pocas horas. Esto se traduce lógicamente en un gran ahorro de tiempo y dinero que nuestro bolsillo sabrá agradecernos.

Asimismo, pueden conectarse a la red eléctrica como cualquier electrodoméstico, incluso algunas funcionan con baterías que garantizan su operatividad aunque se produzca un corte eléctrico.

Por lo demás, indicarte que se pueden instalar en cualquier tipo de escaleras, independientemente de su grado de inclinación, longitud, o si son rectas, o tiene cambios de pendiente o no lo tienen.

  • Se pueden acoplar en uno o varios tramos de escalera, tanto rectos como curvos, puesto que se adaptan con sencillez a diversas geometrías de escaleras.
  • También es posible colocarlas en espacios interiores y a la intemperie, con acabados especiales para tal fin.
  • De igual modo, gracias a su diseño permiten su aplicación en escaleras realmente estrechas, incluso en escaleras de caracol.
  • Además, uno de sus puntos fuertes es que son plegables, algo muy favorecedor si no dispones de mucho espacio.

Como puedes observar, son muchos los beneficios que ofrecen, aunque eso sí, es muy importante recalcar que es recomendado realizar revisiones periódicas para asegurar el correcto funcionamiento, incluso si no se usan de forma regular.

Tipos de sillas salvaescaleras

En el mercado existen diferentes modelos de sillas salvaescaleras para que puedan adaptarse al espacio donde se quieren instalar. La clasificación más común es: sillas salvaescaleras rectas, curvas, de interior y de exterior. Sin embargo, es posible encontrar mayor variedad como por ejemplo, las sillas adaptadas a escaleras de caracol (una variante de las curvas) o la sillas acuáticas para piscina (sillas grúa). 

1. Silla salvaescaleras rectas. Están diseñadas para ser instaladas en escaleras rectas que tengan entre 3 y más de 90 peldaños, pero lo habitual, son tramos de entre 4 y 18 peldaños, entreplantas o plantas completas. Son las más fáciles de instalar dada la simplicidad del tramo. 

2. Silla salvaescaleras para escaleras curvas. Son construidas a medida en función de la geometría de la escalera, teniendo en cuenta su tamaño, altura, amplitud y otras características. Su colocación requiere una mayor dificultad ya que el sistema mecánico del motor es más complejo.

3. Salvaescaleras para escaleras exteriores. Están fabricadas para resistir a los cambios meteorológicos. Son resistentes a la humedad, al frío y al calor, y siempre están limpios y secos gracias a la capa protectora.

Precio y presupuesto de sillas salvaescaleras 

Obtener un precio y presupuesto concreto de cada silla salvaescaleras depende de varios factores. Si bien es cierto que gran parte de la silla ofrece un precio estándar, no es menos cierto que detalles como la forma, medidas o tipo de escalera hace que el precio varie.

Si deseas comprar una silla salvaescaleras, desde aquí te recomendamos que solicites el asesoramiento de un experto equipo de profesionales como el que encontrarás en VALIDA, una empresa segura y confiable, líder en sillas salvaescaleras que cuenta con una amplia trayectoria en el sector. 

En VALIDA hallarás la gama más amplia de sillas salvaescaleras, personalizables y con los mayores sistemas de seguridad. Tú solo tendrás que decidir cuál quieres y ellos harán el resto.

¡Y por si no fuera suficiente! Te ofrecen un asesoramiento y un presupuesto totalmente gratuito ¡a coste cero!

Solo tienes que entrar en su web y contactar con ellos en un solo clic. ¡Estarán encantados de atenderte!

Etiquetas
stats