Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.

El PP asegura que la Junta vela por la calidad del agua, mermada por el descenso de los embalses

Embalse de Sierra Boyera visto desde la presa, en el Norte de Córdoba, cuando aún contenía algo de agua el pasado mes de marzo

Redacción Cordópolis

0

El secretario general del PP andaluz, Antonio Repullo, ha destacado este viernes que la Consejería de Salud y Consumo de la Junta de Andalucía implementa “sistemas de control”, que son “constantes”, para velar por la calidad del agua, la cual, según ha señalado, se ve afectada, de forma negativa, por el descenso en el nivel de agua embalsada.

En este sentido y en rueda de prensa en Córdoba, Repullo ha explicado que “el descenso de los niveles de los pantanos y de aquellos embalses que suministran de agua a diferentes zonas de Andalucía, pues, lógicamente, hace que pueda perder la calidad” que debe tener para el consumo humano, aunque, “evidentemente, los sistemas de depuración están para poder garantizar la salubridad, y los sistemas de control que tiene la Junta de Andalucía en relación a la calidad del agua son constantes”.

Eso, según ha subrayado, “hace que en ningún momento podamos dudar de que la calidad del agua que se recibe, por parte de los ciudadanos esté en mal estado. Para eso están las administraciones, para eso están aquellas empresas, unas públicas y otras no, que se dedican al suministro de agua, unas dependientes de ayuntamientos, otras dependientes de diputaciones”.

En este contexto, el secretario general del PP-A ha dicho no dudar de “la labor que se hace, desde el punto de vista técnico, por parte de las personas que son conocedoras de los niveles de salubridad que debe tener el agua de suministro”. Tanto es así, según ha resaltado, que “en cuanto se ha detectado que el agua no está a los niveles adecuados, pues automáticamente, desde las correspondientes delegaciones de Salud de la Junta se ha evitado que ese agua llegue al consumo humano, para que no haya ningún problema”.

En cuanto a la situación concreta del Norte de la provincia de Córdoba, donde 80.000 personas son abastecidas de agua potable mediante camiones cisterna desde el pasado abril, dada la contaminación del agua del embalse de La Colada, Repullo ha culpado a anteriores gobiernos socialistas en la Junta de Andalucía y en la Diputación de Córdoba, además de al actual Gobierno central, de no haber hecho “absolutamente nada”.

Así, según ha asegurado Repullo, los socialistas “tenían un conocimiento preciso de cuando no iba a haber agua en el Norte de la provincia”, y “se les insistió” por el PP “en que había una obra que podía solucionar ese problema a corto y medio plazo, y no quisieron” hacerla, en referencia a la conexión entre los embalses de Sierra Boyera y Puente Nuevo.

Etiquetas
stats