Comienza la campaña más reñida de Córdoba con la incógnita de cuál será la lista más votada y si gobernará

Candidaturas a las elecciones municipales al 26M

Pocas campañas electorales municipales ha vivido las ciudad de Córdoba más reñidas que la que acaba de comenzar a la medianoche del jueves al viernes. Pocas campañas electorales se aventuran tan decisivas como la actual, donde las mayorías pueden decidirse por un puñado de votos. E incluso la entrada o no de determinados partidos políticos en el que parece que será el Pleno más atomizado de la historia puede depender de los estrechos resultados de unas mesas electorales.

Esta medianoche, algunos partidos han tirado de la brocha pegajosa de cola de toda la vida para dar el pistoletazo de salida a dos semanas de locura. Otros han optado por las nuevas tecnologías, por los tiempos del Instagram (una herramienta que casi ningún partido usó en una ya lejana primavera del año 2015). Y todos están concentrados en lograr que sus mensajes lleguen a una ciudadanía que, aparentemente, está muy movilizada tras participar de manera masiva en las elecciones generales de hace una semana y media (votaron cuatro de cada cinco cordobeses con derecho a hacerlo).

La foto de salida de estas elecciones municipales es compleja, con varias batallas. Por un lado está la del partido más votado (clave a la hora de la futura votación al alcalde o la alcaldesa en el Pleno). Y por otro lado la de los bloques. Con varias incógnitas.

En la carrera por ser el partido más votado están el PSOE y el PP. Los populares lo fueron en 2015, algo que no les garantizó la Alcaldía. Entonces lograron 11 concejales. Ahora, tras la debacle de las elecciones generales, los populares siguen optando a lograr un voto más que el PSOE. Y es el gran reto del candidato, José María Bellido. Enfrente está la actual alcaldesa, Isabel Ambrosio. En 2015 se hizo con el bastón de mando tras lograr solo siete concejales. Ahora aspira a encabezar la lista más votada en la ciudad. El PSOE, en las generales de hace semana y media, lo logró en la ciudad por primera vez desde 2004. Las encuestas apuntan a que hay partido y que ser la lista más votada no es algo que esté ni mucho menos decidido.

Por otro lado están los bloques. En las generales, el bloque de la derecha (PP, Ciudadanos y Vox) logró 20.000 votos más que el de la izquierda (PSOE y Unidas Podemos). En estas municipales, el bloque de la derecha repite partidos (sin contar con Acción por Córdoba, con un exconcejal del PP como candidato). No está claro que se repitan los votos. El bloque de la izquierda es muy diferente. Se mantiene el PSOE pero Unidas Podemos se divide en tres: Izquierda Unida, Ganemos (o Ganemos fake) y Podemos. Si se repite el voto a bloques de hace una semana y medio, el PP, Ciudadanos y Vox podrían formar un gobierno tripartito. La clave está en saber si habrá o no trasvase de votos. Y sobre todo en el papel que puede jugar un partido como Ciudadanos, que ya pactó con el PSOE para que gobernase la lista más votada en la Junta de Andalucía. La incógnita en este asunto es absoluta.

A la izquierda del PSOE se abre otro escenario. ¿Quién será el partido más votado? ¿A dónde irán los votos de Ganemos si finalmente no se pueden presentar? ¿Qué fuerza tiene la marca Podemos? Y la más importante, ¿llegarán las tres a superar por sí mismas el 5% de los votos necesario para conseguir al menos un concejal? Unidas Podemos logró hace dos semanas poco más del 16% de los apoyos. Debería ser una división casi perfecta entre los tres partidos, en principio, para que lograsen superar ese 5%.

Etiquetas
stats