Bellido deja la puerta abierta a Vox para entrar en un futuro gobierno en Córdoba

El candidato del PP, José María Bellido | TONI BLANCO

El alcaldable del PP de Córdoba, José María Bellido, es, de todos los candidatos a la Alcaldía, el que arrancó antes la campaña hacia el ayuntamiento. Casi dos meses antes de que la alcaldesa Isabel Ambrosio anunciara que se presentaba de nuevo, Bellido ya había comenzado su periplo hacia Capitulares. En marzo de 2018, Adolfo Molina, presidente del PP, lanzaba la candidatura de Bellido, que fue posteriormente refrendada por las más altas instancias del partido.

Claro que, aunque hace apenas un año de aquello, el tablero político en Córdoba y España era muy distinto: el entonces presidente del PP y del Gobierno era Mariano Rajoy, y el PSOE apenas hacía ruido en la oposición, con unas encuestas que, una detrás de otra, mantenían al PP como líder indiscutible. En ese marco se inició la andadura política de José María Bellido como candidato a la Alcaldía, tras haber sido concejal desde 2004 y haber ejercido como Delegado de Hacienda y Administración Pública desde 2011 a 2015, bajo el mandato de José Antonio Nieto.

Así que 15 años después de entrar en el Ayuntamiento, Bellido acaricia la idea de ser el alcalde de Córdoba este domingo. "Yo quería esto. Tengo vocación política y esto es un sueño. Y estoy intentando que nadie me fastidie", confiesa al respecto en una entrevista con CORDÓPOLIS en la Plaza de la Corredera, en un hueco antes de reunirse con la Asociación de Empresarios de la Construcción de Córdoba (Construcor) el penúltimo día de una campaña que, según señala, ha transcurrido de manera plácida y propositiva, influida, a su juicio, porque la cercanía de las autonómicas y las generales ha hecho que "todo el mundo desfogue".

"Quien me conoce, sabe de todas maneras que no soy de campañas broncas y el resto tampoco lo están haciendo. Y eso es muy bueno. Los cordobeses lo que tienen que ver es qué ofrecemos cada uno, y con qué bagaje y con qué experiencia y cómo valoran esas propuestas y la capacidad de llevarlas o no a cabo", defiende el alcaldable del PP, que cree que lo más urgente que necesita la ciudad es "un rumbo". "Ahora mismo no lo tenemos", critica el candidato, que lamenta que el cogobierno de PSOE e IU no haya sido capaz de hacer "un proyecto para todos y en el que todo el mundo tenga cabida", y haya preferido abordar determinadas cuestiones "desde la ideología", lo que ha provocado, según su criterio, que "a la mitad de los ciudadanos se les ha dado la espalda".

"En las cuentas, experiencia tengo y los cálculos son realistas y ajustados"

El candidato del PP ha fijado su propio rumbo para la ciudad en un programa extenso y accesible para el ciudadano y que, a nivel económico, se sustenta en la promesa de una bajada de impuestos generalizada para los cordobeses, cuya necesidad defiende en el hecho de que el Ayuntamiento tenga "un tremendo superávit" de tesorería de "106 millones de euros". "Es mejor dejar más dinero en el bolsillo de los cordobeses si el Ayuntamiento no tiene capacidad de gastar tanto", resume el candidato, que al mismo tiempo incluye en su programa una medida tan ambiciosa como la construcción de 2.000 viviendas sociales.

PREGUNTA. ¿Cómo puede compatibilizar el Ayuntamiento la inversión que supondría construir 2.000 viviendas con una bajada de impuestos como la que plantea?

RESPUESTA. Hay margen de sobra para inversión. En estos momentos hay un exceso de tesorería de 30 millones de euros. Los dos grandes ejes de inversión en el programa que yo estoy diciendo suman en total 100 millones de euros para cuatro años. Son 25 millones de euros por año, y la bajada de impuestos de de 15 millones de euros al año. En las cuentas, experiencia tengo y los cálculos son realistas y ajustados. La bajada de impuestos siempre tiene una pequeña incertidumbre pero hay cifras reales.

P. Pero es que hablamos de 2.000 viviendas.

R. Sí, pero se construirán con colaboración público-privada. Este programa puede parecer ambicioso pero por comparación con el vacío de gestión, pero no porque las cosas que haya ahí son irrealizables. Lo que está puesto ahí se puede hacer.

P. Hombre, en este mandato no se han construido miles de viviendas, pero creo que durante el del PP tampoco. Durante los cuatro años que estuvo el PP, ¿cuánta vivienda pública se construyó, lo recuerda usted?

R. No, la cifra exacta no la recuerdo.

P. ¿Pero tampoco llegaron a ser 2.000 viviendas públicas, no?

R. No, pero hubo un programa de colaboración público privada que es a lo que iba. Aquí hay empresas en Córdoba con un carácter social que ya están haciendo estos programas. Cuando yo digo que voy a hacer viviendas a 90.000 euros y alquiler a 300 euros, es que ahora mismo empresas privadas ya están haciendo eso. Entonces, se puede. El modelo ya lo tenemos. Lo que quiero es llevar eso mismo a lo público porque se necesita. No podemos condenar a varias generaciones a que, para poder comprarse un piso, se tengan que hipotecar de por vida y pagando unas cifras desorbitadas.

El candidato del PP entiende que el problema para acceder a la vivienda está en estos momentos en la clase media de Córdoba que, según detalla, "no tiene para irse a una vivienda de lujo pero tampoco puede optar a viviendas sociales", y a la que quiere ofrecerle un producto que el alcaldable popular denomina "viviendas de primera oportunidad". Sobre el precio del alquiler en Córdoba, que también es una cuestión que afecta a miles de personas, Bellido explica que muchas de las viviendas de este parque público tendrán un alquiler accesible, pero respecto al resto de la ciudad se planta: "Yo ahí soy muy claro. Yo en el mercado privado no voy a entrar".

La excusa de la tasa de reposición es "una falacia"

A pesar de tratarse de una colaboración público-privada, un proyecto de esa magnitud, lo reconoce el candidato, requerirá un trabajo importante por parte del Ayuntamiento de Córdoba y sus trabajadores. Bellido, por lo tanto, anuncia que piensa contratar más. A su juicio, falta más personal público en la Policía Local, en los Bomberos, en el servicio de informática (Centro de Protección de Datos), en Servicios Sociales o en Hacienda, entre otras áreas, y asegura, al contrario de lo que llevan años diciendo desde el Ayuntamiento, que "contratar no es un problema" ya que "ahora hay tasa de reposición cien por cien".

P. Dice entonces que los argumentos del Gobierno son una falacia, por tanto.

R. Sí, vamos, lo es. Lo es desde el punto de vista de que se contradicen entre ellos. En Policía Local acaban de aprobar que se saquen 90 plazas. Si hubiera un problema de tasa de reposición no las podríamos sacar a concurso. Yo lo que te digo es que las trabas que había se han eliminado y que, si lo que dice el PSOE es cierto, van a gobernar en España...

P. La alcadesa le pidió a Pedro Sánchez que acabara con la Ley de Racionalidad.

R. Pues si eso es así, esto será Jauja. Por nuestra parte se trata de saber hacerlo y poder hacerlo. Es una cuestión de experiencia en la gestión, más que de voluntad.

Hablando de reclamaciones, Bellido adelanta que él tiene cuestiones sociales que son primordiales y que exigirá como alcalde a la Junta de Andalucía. Una de éstas, anunciada este jueves, es activar las ayudas de la empresa municipal de viviendas (Vimcorsa) para la instalación de ascensores en bloques que no los tienen y están pendientes. Además, también le demandará que agilice la climatización en los colegios públicos; que termine la variante oeste; que, junto al Gobierno de España, retome el proyecto viable de la Ronda Norte; y que lleve a cabo "todo lo relativo a la luz y agua de las parcelaciones", pidiendo que la modificación de la Ley de Ordenación Urbana de Andalucía se tenga en cuenta "la situación particular de Córdoba" en este asunto.

Aunque reconoce las peculiaridades de Córdoba en lo que respecta a las parcelaciones, no demanda un trato especial para Córdoba, que tiene uno los cascos históricos protegidos más amplios de Europa en dos cuestiones como la vivienda con fines turísticos y la regulación del vehículo de alquiler con conductor, que no aparecen recogidos en su programa electoral. No obstante defiende que el texto sí recoge varias medidas para luchar contra este fenómeno y para proteger el casco histórico, entre ellas la recuperación de la Concejalía de Casco Histórico y la puesta en marcha de un Plan de Usos.

"De la gentrificación no hablamos porque no consideramos que haya gentrificación", reconoce el candidato popular, que añade que no considera que exista "un problema de convivencia de vecinos con turistas".

P. En cualquier caso, los vecinos sí que se han mostrado favorables a todo lo que suponga limitar las viviendas turísticas.

R. Pero vamos a ir por partes. Yo creo que el casco histórico de Córdoba tiene un problema concreto en el cogollito del turismo, que es el entorno de la Mezquita y la Judería. En el resto del casco yo francamente no lo veo.

P. Sí, y así lo remarcaba el informe. Pero también reflejaba que había unas 800 viviendas con fines turísticos en situación alegal.

R. Sí. Y te digo: tiene que haber una regulación de las VFT, pero tiene que ser como mínimo autonómica, cuando no estatal.

P. ¿Y qué le demandaría usted a esta normativa?

R. Tiene que estar claro que para que haya VFT, las comunidades de vecinos y de propietarios tienen que estar de acuerdo. Porque si no es un sinsentido ya que al final es un negocio. En segundo lugar, tiene que regularse, que estén inscritas en un registro, que cumplan los requisitos... Que compitan en igualdad. Es que si no es una competencia desleal hacia quien tiene un alojamiento turístico regulado, me da igual el que sea, y está pagando sus impuestos. Y donde sí que tienen que entrar los ayuntamientos es en la densidad. En hasta qué número se puede considerar que es aceptable en cada ciudad.

En lo que respecta al desembarco de empresas como Uber o Cabify, se posiciona en el mismo sentido. "Yo creo que la legislación tiene que ser autonómica, y de esa legislación hay partes que me preocupan mucho. Yo del contacto que he tenido con taxistas, me parece fatal que, ahora que viene la Feria, si quisieran todas las licencias de VTC de Andalucía, pudieran venir aquí a prestar el servicio. Eso no puede ser", remata Bellido que, a pesar de las diferencias exhibidas durante la pasada legislatura y a su reticencia a que se actúe desde la competencia municipal, parece estar en sintonía con las medidas que se han planteado para atajar tanto la proliferación de pisos turísticos como para defender el sector del taxi.

Sobre Gobernar con Vox: "Yo no puedo ponerle un tabique a miles de cordobeses"

El alcaldable del PP también coincide en gran parte con la visión que tienen sobre estos asuntos los candidatos de Ciudadanos, Isabel Albás, y Vox, Rafael Saco. Los tres partidos podrían escenificar este domingo un pacto de gobierno o de investidura si les dan los números, y así lo reconoce Bellido, que, para sorpresa del periodista, recurre a Julio Anguita para trazar dónde va a estar la línea: "En el programa".

"Yo creo que comparto mucho más proyecto de ciudad con Ciudadanos que el que Ciudadanos comparte con el PSOE. Yo me comprometo a apoyar a Ciudadanos si tuviera un voto más que yo, que no se va a dar el caso", arranca Bellido, que sugiere que Vox estaría "dispuesto a entrar en este tipo de acuerdos".

P. ¿Le permitiría entrar en un gobierno con ustedes?

R. Vuelvo a citar a Anguita. Proyectos y programas. Hay 29.000 cordobeses que votaron a Vox. Yo, cuando salieron elegidos cinco concejales de UCOR, defendí públicamente que habían sido elegidos democráticamente y que había que contar con ellos. Cuando a Ganemos no se le ha dejado presentarse, he dicho públicamente que me entristece que no sea así. Y te digo lo mismo con Vox. Yo no puedo vetar a nadie que tiene ese respaldo. Ni para participar en un gobierno, ni para que me apoye. Ahora, a lo que hay que llegar es a acuerdos programáticos.

P. ¿Está dispuesto a gobernar con ellos?

R. Creo que te lo he dejado claro.

P. Pues me gustaría más un sí o un no.

R. Yo no tengo inconveniente en que participen como estén cómodos, en el Gobierno o apoyando desde fuera. Yo no puedo ponerle un tabique a esos miles de cordobeses.

Etiquetas
stats