Todavía más difícil en Tercera

Jugadores del Ciudad de Lucena en la final del 'play off' de la 2019-20 | LOF

Si el nuevo formato es difícil de comprender en Segunda B, más complejo resulta aún en Tercera. El sistema es similar en ambos casos pero con matices importantes en el segundo de ellos. De ahí que los clubes y sus aficionados tengan que aplicarse para saber cuáles son las vías de ascenso y permanencia en la temporada 2020-21, en la que además, cabe recordar, existe una reestructuración de categorías. La Segunda B da paso a la denominada Primera RFEF -la Segunda B Pro de la que se hablara hasta hace no mucho- y también a la Segunda RFEF, que es precisamente el escalón al que suben los equipos de Tercera. De entrada, mientras llega el calendario por parte de la Real Federación Andaluza de Fútbol (RFAF), los cuatro representantes provinciales en la competición conocen a sus rivales y tienen entretenimiento con los distintos detalles del campeonato.

Desde hace algo más de una semana saben el Ciudad de Lucena, el Salerm Puente Genil, el Pozoblanco y el Córdoba B cuáles son sus adversarios la próxima campaña. Los cuatro conjuntos van a militar de nuevo en el Grupo X, si bien esta vez lo hacen en el subgrupo B. Porque al igual que en Segunda B y en no pocas categorías de otras disciplinas se produce división sectorial. Las escuadras cordobesas se van a enfrentar en esta primera fase -de tres en total para quien alcance el play off- a Sevilla C, Coria, San Roque, Gerena, Castilleja, La Palma y Utrera. En total, son once los equipos que van a formar parte de este curso regular, con una veintena de partidos por tanto.

En cuanto al formato de competición, que es el caso que ocupa, la primera fase se va a desarrollar, en efecto, en dos subgrupos dentro de cada grupo. Van a ser los tres primeros de cada uno -subgrupo- los que accedan al segundo tramo de la campaña en Tercera. También lo hacen pero por otro lado los clasificados entre el cuarto y sexto puesto del subgrupo. Mientras, los demás van a entrar en una etapa de campeonato destinada a luchar por la permanencia en Tercera. Al igual que ocurre en Segunda B, los puntos y los goles, tanto a favor como en contra, se van a arrastrar a la siguiente fase, con cálculo de coeficiente en los grupos de 21 o 23 escuadras.

Ya en segunda fase, en el apartado de ascenso se produce una bifurcación. Los tres primeros de cada subgrupo entran en una liguilla a seis -como es lógico- en la que los representantes del A se enfrentan a ida y vuelta con los del B. Son seis encuentros los que se disputan por tanto. Los dos clasificados en este caso, y de cada uno de los 18 grupos de la categoría, logran el salto a Segunda RFEF -actual Segunda B pero cuarta división en realidad-. Los otros cuatro rivales acceden, por su parte, al tercer y último tramo competitivo, que es el de eliminatorias de play off. A esta promoción entran, por otro lado, los dos mejores de cada grupo de los conformados por los equipos con una plaza entre la cuarta y sexta en la primera fase. El resto asegura su presencia un curso más en Tercera, ya quinto escalón del fútbol español.

El desafío de la permanencia se desarrolla en una fase en la que van a estar todos los conjuntos que en la primera terminaron tras el sexto clasificado. En el caso del Grupo X van a ser un total de nueve escuadras, cuatro provenientes del subgrupo B en que se encuentran los representantes cordobeses. El formato es el mismo que en el tramo por el ascenso, si bien el reparto de posiciones es diferente. Son cuatro los clubes, los cuatro primeros en la tabla claro está, los que van a salvar su rango -que es menor a partir de la 2021-22, como ya se dijo- de Tercera. Mientras, los otros cinco van a sufrir el descenso de categoría.

De vuelta a la opción de ascenso, el play off se va a celebrar con eliminatorias a duelo único. ¿Y quién ejerce de local? Pues en su feudo van a jugar los equipos con mejor clasificación. Primero se disputa una fase por cada uno de los 18 grupos de la división, en la que el club vencedor obtiene el billete para Segunda RFEF. Van tres ascensos de esta forma por cada competición para sumar los 54 totales y definitivos. En este tramo van a estar, cabe recordar, los cuatro conjuntos que en el precedente no fueron directos a superior categoría -esto es los que acabaron entre cuarto y sexto puesto-. También los dos primeros clasificados de la fase que no era ésta ni la de salvación –acuden como séptimo y octavo, claro-.

Etiquetas
stats