El Peñarroya no puede con el Cáceres

Lance de un encuentro del Peñarroya

Con la incertidumbre reinante siempre ante lo que pueda afectar -para bien o para mal- la presencia de un nuevo entrenador, el conjunto Climanavas Agrometal Peñarroya inició la contienda en el Pabellón Municipal Juan Serrano Macayo de Cáceres sin presión alguna, pues ésta debía recaer en el cuadro local, absoluto favorito de la misma por su condición de ser segundo en la tabla clasificatoria del Grupo D-B de Liga EBA. Y lo cierto es que cierta superioridad se palpó en el arranque, con un club cacereño muy entonado en el perímetro. Eso sí, no le perdía la cara al partido el equipo cordobés, que mantenía la batalla haciéndose fuerte en el juego interior (17-13 al término del primer cuarto). 

Esa consistencia bajo los tableros se hizo más notoria con el paso de los minutos, coincidiendo además con una mala racha en el tiro por parte del equipo de Juan Pablo Márquez. Así, el inicio del segundo cuarto se cimentó en un parcial favorable a los de Tripiana de 6-14, con Blake Terry como gran baluarte ofensivo del Peñarroya y acumulando buenas circulaciones de balón, además de hacer mucho daño en el rebote ofensivo. 

Con todo, volvió a recomponerse tímidamente el Sagrado Corazón, de nuevo auspiciado por el liderazgo exterior, aunque en ningún momento bajó la guardia el equipo minero, que era el que seguía dominando en el electrónico, ahora ya con una renta mucho más ajustada, por lo que el encuentro se machó al descanso con un 35-37. 

Esa igualdad se mantendría ya hasta el final, y se incrementó tras la reanudación. Yeison Yan se convertía en prácticamente único foco de anotación local, al tiempo que el Peñarroya lograba hilvanar con más criterio colectivo. Una eficiencia que permitió a los visitantes mantenerse siempre por delante, dejando unos últimos diez minutos de verdadero infarto (54-57).

Dicen que en los momentos decisivos aparecen las grandes figuras. Y vaya si ocurrió así en el último cuarto entre ambas escuadras. Terry por un lado y Yan por el otro dieron un absoluto recital anotador. Un duelo de muchos quilates, siendo absolutamente superlativo (y dependiente) en el caso del escolta dominicano, que facturó casi el 70% de los puntos de su equipo. En concreto, se fue hasta los 45, por los 22 del norteamericano. La paridad estuvo presente en todo momento, aunque diversas malas decisiones y un acierto inferior en los últimos minutos, hicieron que el choque acabara decantándose para el bando extremeño (76-69). 

Etiquetas
Publicado el
30 de enero de 2021 - 19:19 h
stats